Hace 44 años Rafael Caldera allanó y cerró la UCV

El 31 de octubre de 1969, ingresaron al recinto las Fuerzas Armadas de Cooperación Nacional y la Policía Metropolitana / Dos años la Casa que Vence la Sombra permaneció allanada e intervenida / Hugo Chávez le regresó a la UCV el Jardín Botánico.

Rafael Antonio Caldera Rodríguez, fundador del Comité de Organización Política Electoral, Copei, luego de ganar las elecciones en diciembre de 1968 a un candidato adeco, asumió por primera vez la Presidencia de la República  el 11 de marzo de 1969, siete meses después ordenó el ingreso de la bota militar, formada en la Escuela de las América, a la Universidad Central de Venezuela (UCV) y a otras instituciones universitarias del país, en medio de una cruel represión.

Caldera, en sus aspiraciones presidencialistas había participado en cuatro comicios electorales sin poder conseguir los objetivos. En diciembre de 1968, derrota por 32 mil votos, a Gonzalo Barrios, candidato de Acción Democrática, partido que venía de dos administraciones (Rómulo Betancourt y Raúl Leoni) que superaron en represión a la dictadura depuesta al final de la década de los 50.

La represión desatada por los gobiernos de Betancourt, en primera instancia y su continuador, Raúl Leoni, obligó como hecho inevitable, que organizaciones y movimientos de masas en todo el país estructuraran formas de defensas, siendo los movimientos guerrilleros una de esas expresiones.

Es así como el gobierno de Caldera, impulsor de la concepción socialcristiana, que representaba Copei, llega a Miraflores con un discurso pacifista, pero, contrariamente a esas banderas, la lista de estudiantes, campesinos, dirigentes vecinales y obreros asesinados superó los diez años antes.

La universidad estaba activada, el Movimiento por la Renovación salía de los muros de la Casa que Vence la Sombra y eso le aterraba a todos los integrantes del Pacto de Puntofijo y a sus jefes del exterior.

Fue el 31 de octubre de 1969 cuando se concretó el allanamiento y cierre de la UCV, caía la tarde cuando ingresaron al recinto los efectivos de la Fuerzas Armadas de Cooperación Nacional y de la Policía Metropolitana. Sin embargo, la ciudad universitaria estaba sitiada desde el día anterior, sitio que impedía la entrada o salida de cualquier integrantes de la comunidad ucevista.

El Presidente “pacifista” dio la orden de ejecutar la acción cuya planificación se había reservado el nombre de Operación Canguro, dirigida por el general Homero Leal Torres con la participación de más de 3 mil efectivos militares y policiales (Fuerzas Armadas de Cooperación, la Infantería de Marina, el Cuerpo de Cazadores, la Policía Metropolitana, la Disip, la entonces Policía Técnica Judicial (PTJ) y Tránsito Terrestre).

Tanques y tanquetas se sumaron a la acción ‘pacifista’ al recinto educativo. El Jardín Botánico y el Gimnasio Cubierto se convirtieron en puntos estratégicos de los planificadores, así como control del Hospital Universitario de Caracas y de las instalaciones de la Escuela Técnica de los Chaguaramos, hoy espacio de la Facultad de Ciencias ucevista.

Esta acción en Caracas no era aislada, en Mérida, en Maracay y en Maracaibo el régimen había movido sus piezas. Batallones del cuerpo de cazadores del Ejército había tomado los alrededores de la Facultad de Medicina e Ingeniería de la Universidad de los Andes y el rectorado de la Universidad del Zulia. También, en Maracay, diversas unidades militares y de la policía reprimieron una manifestación de estudiantes que dejó un saldo de heridos y detenidos.

El gobierno copeyano de seis meses en el poder, justificaba el ingreso a la UCV, de la bota militar, como una “toma preventiva” de los espacios del Jardín Botánico y el Gimnasio Cubierto, con el objetivo de capturar a supuestos francotiradores que se hallaban apostados en ese lugar. El recinto universitario tuvo que esperar por dos años para la recuperación de la dignidad perdida.

Días después el presidente Caldera justificaba ante los medios de comunicación el allanamiento, señalando que intentó por todos los medios evitar el uso de la fuerza policial del Estado para intervenir la universidad.

La UCV tuvo que esperar 31 años, con la llegada del Gobierno del Comandante Hugo Chávez, para recuperar el Jardín Botánico. Fue el 20 de diciembre del año 2000 cuando el Gobierno Bolivariano entregó el tesoro botánico.

Con el allanamiento y cierre a la Universidad se incrementó una campaña ante la opinión pública que ya se venía desarrollando.

En un discurso pronunciado el 3 de septiembre de 1970, el rector Jesús María Bianco quien había acompañado el proceso renovador, señalaba que la violación de la autonomía era “un objetivo irreductible de la estrategia de dominación foránea”.

 

Venezolana Televisión

Volver