La huelga universitaria que ejecuta FAPUV con el pleno respaldo de las autoridades rectorales mantiene paralizadas a diez universidades venezolanas (LUZ, UDO, USB, UPEL, UC, UNEXPO, UCLA, UCV, ULA, UNET), y continúa su desarrollo fortalecida con el referéndum fraudulento que organizaran la semana pasada. Al respecto puntualizamos:

  1. Los estudiantes son los grandes perdedores de la huelga. Un nuevo semestre que se pierde, y ya suman tres períodos semestrales perdidos en los últimos tres años.
  1. Sigue resaltando la poca protesta estudiantil por esta situación. Los líderes estudiantiles de la derecha terminan siendo cómplices del “academicidio” cometido por la Fapuv. Los líderes estudiantiles bolivarianos brillan por su ausencia, y hacen poco énfasis en exigir el derecho constitucional al estudio, violentado por esta gran irresponsabilidad gremial y rectoral.
  1. El gobierno por su parte continúa aportando religiosamente el presupuesto universitario, pagando puntualmente salarios, aumentos y retroactivos, a pesar de que el propio ministro Fernández y la Asamblea Nacional han reconocido que se está pagando por un trabajo que no se está realizando.
  1. Nuestra denuncia sobre el falso ahogo presupuestario que aducen los rectores y gremios, cuando en realidad año tras año se les ha dado a las universidad el 100% y más del presupuesto solicitado, sigue sin ser rebatida por los voceros gubernamentales. Una mentira del tamaño de una montaña se continúa vendiendo como si fuera cierta, y sirve para justificar la huelga y el abandono general de las funciones universitarias por parte de las autoridades de derecha. Se supone que el MPPEUCT tiene las cifras más precisas que nosotros, y que debería tener una estrategia mediática para contrarrestar el falso discurso de la derecha.
  1. Nuestra carta abierta al Presidente Nicolás Maduro (http://www.aporrea.org/educacion/n274718.html), del 27 de julio pasado, sigue sin tener respuesta ni interés por parte de las autoridades del MPPEUCT. Se suman otras declaraciones que tampoco han obtenido respuesta gubernamental: Indignados Universitarios se pronuncian ante el paro de FAPUV (http://www.aporrea.org/educacion/n278078.html); la declaración de bolivarianos de la ULA Mérida (http://universidad-siglo-xxi.blogspot.com/2015/10/declaracion-de-merida.html); y el Manifiesto por una Nueva Universidad (http://www.aporrea.org/educacion/n280761.html), derivado del Encuentro de Universitarios Bolivarianos celebrado en Caracas el 5 de noviembre y que reunió a profesores, estudiantes y trabajadores administrativos de once universidades (UCV, UNA, ULA, USB, ULA, UPTMKR, UNEXPO, UNELLEZ, UBV, IUTVAL, UNESR).
  1. El MPPEUCT insiste en reuniones “conciliatorias” con la FAPUV y la AVERU, sin mirar hacia sus propias fuerzas bolivarianas presentes en todas las instituciones que se mantienen en paro.
  1. El asesinato del dirigente estudiantil bolivariano Eleazar Hernández, de LUZ, parece que va quedando en el olvido, y sus asesinos continúan eludiendo el brazo de la justicia. Una justicia que se ha privado de actuar durante 15 años de crímenes continuados por parte de estos mismos personajes hoy prófugos. Siete asesinados no son poca cosa: Isidro López en el año 2000; Abelardo, estudiante de Educación Física, en 2002; Flavia Araujo, estudiante de Humanidades, y Homero Romero en 2007; Julio Soto, presidente de la FCU, en 2008; Luis González en Humanidades, 2010, y ahora Eleazar. Todos los crímenes apuntan hacia el mismo grupo hamponil, el cual domina a placer espacios significativos de la Universidad del Zulia y cuyos principales dirigentes, además de dominar la FCU y casi todos los Centros de Estudiantes, han ingresado como personal de nómina fija como empleados administrativos de la institución.
  1. Un verdadero grupo de choque utilizado por la derecha universitaria que controla el cuerpo rectoral, el consejo universitario y todos los decanatos de LUZ. Grupo de choque utilizado para imponerse por medio del terror en la lucha política interna, y que es defendido en todos los espacios públicos y privados por esa misma derecha universitaria.
  1. El colmo sería que pase el tiempo y estos asesinos reaparezcan libremente como si nada hubiera pasado. El gobierno debería ponerle el ojo a la cadena de complicidades que desde la fiscalía y los cuerpos policiales han mantenido en la impunidad los crímenes de esta banda delictiva durante las dos últimas décadas. No es tiempo de declaraciones altisonantes; es tiempo de actuar y hacer justicia.

Insistimos en las propuestas enarboladas tanto por cada colectivo bolivariano como en el Encuentro Universitario realizado en Caracas el pasado 5/11:

  • La constitución del Consejo Presidencial de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, el cual estaría integrado por los colectivos de las diferentes universidades del país comprometidos con la transformación universitaria apegados al Plan de la Patria.
  • Una auditoría administrativa y académica de las diez universidades públicas venezolanas controladas por la derecha.
  • La redacción, en un proceso incluyente y de amplia discusión, de una propuesta de Ley de Universidades.
  • Diseñar y ejecutar los procesos de evaluación institucional, académica y administrativa de todo el sector universitario, sin excepción.

Como hemos afirmado en cada ocasión en la que tenemos enfrente a representantes gubernamentales, nosotros hemos enfrentado a la derecha universitaria desde antes que Chávez apareciese en la escena pública en 1992. En estos casi 17 años de revolución, esa lucha encarnizada contra la derecha ha continuado, a riesgo incluso de nuestra propia vida. Sentimos que nunca hemos sido acompañados por el gobierno en esta lucha por abrirle camino a un proceso de transformación universitaria.

Nuestra lucha continúa, a tono con las caracterizaciones expresadas en los documentos que se han hecho públicos, y esperamos por las iniciativas que obligadamente debería tomar el gobierno bolivariano a través del MPPEUCT, de la Asamblea Nacional, del Tribunal Supremo de Justicia y Contraloría General de la República. No se puede seguir permitiendo la impunidad en el manejo doloso e irresponsable del presupuesto universitario por parte de las autoridades de las diez instituciones que permanecen paralizadas. No se puede prolongar al infinito el mandado de sus autoridades ilegítimas. La hora crucial que vive Venezuela exige del Presidente Maduro que aborde directamente la resolución del conflicto universitario.

Maracaibo, Tierra del Sol Amada. 18 de noviembre de 2015.

Aporrea

Volver