Por: Lohena Reverón

30 Nov 2015

Pisar el suelo de la Universidad Central de Venezuela (UCV), es sentir cómo la historia te arropa, ante su imponente infraestructura no caben dudas de que es la institución autónoma más importante del país, por agrupar la mayor población estudiantil, además de ser garante de productividad. Desde que fue fundada en 1721, hace honor al lema “La casa que vence las sombras”, actualmente libra una nueva batalla ante la indiferencia del Estado, sus profesores reclaman un presupuesto justo. Poco parece importar que haya sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000; no escapa a la crisis social y política, está fracturada, sufre la fuga de cerebros, las mafias la ultrajan, también la petición de jubilación de sus profesores titulares quienes agobiados por los bajos salarios buscan otras latitudes.

No obstante, en medio de tantos problemas la esperanza sigue viva en la rectora Cecilia García Arocha, quien desde hace siete años está al frente de la casa de estudios más importante de Venezuela -no por decisión propia sino del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), desde donde mantienen suspendidas las elecciones-. La destacada profesora e investigadora, de familia históricamente ucevista, luce imponente ante los ataques, asegura no desmayar, apoya a estudiantes y profesores, se opone abiertamente a las políticas del gobierno de Nicolás Maduro que define como totalitarista y excluyente. García Arocha no titubea al responder lo que se le pregunte, es frontal, quiere educar y que la universidad que la formó como Odontóloga tenga lo que merece, no por lástima sino por justicia.

-Usted tiene siete años como rectora de una UCV con casi 300 años, y es quien mejor nos puede ilustrar cuáles son las necesidades de alumnos y profesores ¿Qué sucede actualmente en las entrañas de la universidad más importante del país?

– Desde el punto de vista académico, educativo, la UCV siempre tiene una gran fortaleza en sus recursos humanos, sin duda estos se dividen en activos y jubilados, mucho más componentes jubilados que activos y también comprende el ascenso de los jóvenes que ingresan como instructores y tienen que hacer una carrera docente, asistente, agregados, asociados, hasta que llegan a titular, una carrera de casi 15 años presentando trabajos de investigación, debidamente revisados por un jurado calificado por los Consejos de Facultades. Sin embargo, hemos visto o que el joven se va o que el muy bien formado también se jubila y se va a otros países, o sencillamente el joven no ingresa porque el problema salarial es determinante para hacer atractivo el ingreso de los más jóvenes a la Universidad. Eso lo hemos vivido en siete años, así como aquí, ocurre en todas las universidades hermanas, pero con el recurso humano que se queda hemos seguido formando jóvenes al servicio del país, con muchas condiciones de libertad, destinos de la pluralidad, la preparación, y llegan a ser los mejores cuando egresan, en todas partes.

Desde el punto de vista presupuestario podemos decir que en siete años no solamente está reconducido, sino reducido, para el año 2015, del 100% que solicitamos al igual que en otros años, pero este mucho más afectado, el 32% fue asignado del cual el 90% se va a utilizar para pagar sueldos y salarios, quedando un porcentaje muy pequeño para gastos de funcionamiento y para providencias estudiantiles, esta es una universidad que tiene más de 60 mil estudiantes de pregrado, 12 mil de postgrado, tiene nueve facultades en la Ciudad Universitaria de Caracas, dos en Maracay, tiene un núcleo en Cagua adscrito a Ingeniería y estamos repartidos en toda la geografía nacional con los estudios supervisados, de tal manera que la situación presupuestaria si se sigue manejando con créditos adicionales que lleguen a final de año, es muy difícil planificar y proyectar como hemos venido diciendo, una universidad que tenga tecnología, infraestructura, mucho más nosotros que somos Patrimonio Mundial de la Humanidad, una casa de estudios que fortalezca la investigación, la extensión, la docencia, la cultura, el deporte… Eso lo hemos advertido siempre, lo seguiremos haciendo en las instancias que corresponden de nuestro Consejo Universitario y el Consejo Nacional de Universidades, y yo puedo decir que en estos siete años jamás se ha discutido.

-Desde hace varios meses profesores de unas 18 universidades, encabezadas por la UCV protagonizan un no inicio de clases… Para muchos es un paro, háblenos del paro, del malestar de alumnos y profesores.

– Es importante reiterar que el paro no lo convocan las autoridades universitarias, sino la Federación de Asociación de Profesores Universitarios (Apuc) que agrupa a su vez, más de 18 asociaciones de profesores incluyendo la nuestra, las autoridades no tenemos esa potestad, los consejos universitarios no han suspendido actividades, por lo tanto no pueden reanudar lo que nos han suspendido, y por supuesto uno puede estar o no de acuerdo con el mecanismo de lucha. A mí me preocupa realmente cuando ayer -los que hoy critican ese mecanismo de lucha- irrumpían en nuestros consejos universitarios y salíamos a marchar con el rector de entonces a enfrentar un gobierno que no era el gobierno bolivariano, no eran estos 16 años; pero ahora resulta que estos oficialistas que ayer marchaban junto con nosotros justo por lo que marchamos ahora pues consideran que el paro es un mecanismo perverso, que ellos no comparten. Uno lo puede compartir o no a través del tiempo, pero uno no puede compartir hoy algo y mañana no, uno debe tener una línea en la vida y una sola ruta para caminar, de tal manera que el paro, tiene como consecuencia la lucha por un presupuesto justo, por un salario digno. Por ejemplo yo soy profesora titular a dedicación exclusiva -y perdona la primera persona-, hice un doctorado en Gerencia en esta Universidad por cuatro años, me gradué aquí, cumplí con mi carrera docente, pero lo que yo gane como profesor titular que ahora va a ser 36 mil bolívares mensuales después de 30 años de servicio, es mi esfuerzo personal, pero como rectora yo gano 1.800 bolívares, esa es mi prima por ser rectora. Los vicerrectores y secretario ganan 1.500 bolívares y los decanos ganan 600 bolívares. En este ejemplo se ven los jóvenes venezolanos, quienes concluyen: esperar tantos años para que eso te paguen, evidentemente no les gusta. Yo no sé cuál es la prima de los rectores de la Unefa, de la UBV, de las Artes, de la UNES, espero que sea el mismo mío, porque a mí no me importa lo que le paguen a ellos, lo que criticamos es que no hay la verdadera inclusión que tanto esgrime este Gobierno.

-¿Por qué estos bajos salarios, cree que los estancaron de tal manera con alguna intención?

– Yo creo que es que nunca se han ocupado de lo que es la educación históricamente, y este gobierno no escapa de no prestar la atención debida a la educación, por ejemplo si tu tienes un paro, son 18 universidades paradas, entre esas las más emblemáticas como la UCV que tiene más años que la misma República, próxima a cumplir 300 años… Vas a hacer un concierto que vas a pagar en dólares llamado Suena Caracas frente a la crisis que están viviendo los hospitales, la inseguridad, el desabastecimiento de alimentos y medicinas, la educación; entonces yo estoy totalmente de acuerdo con la cultura, con la diversión, pero también estoy de acuerdo con la administración correcta de los recursos en un país que no tiene seguridad, que no tiene alimentos, que tiene serios problemas con la educación. Es insólito además que les paguen a esos artistas en una moneda que no es la nuestra porque presuntamente estos cobraron en dólares, y digo presunta porque ojalá no haya sido así. Frente a un país de necesidades tú haces un evento multimillonario, en el momento más inoportuno que lo podemos ver con otra intencionalidad y sería muy triste que un venezolano se dejara convencer con cosas como estas.

-Podríamos decir que pese a las misiones implementadas por el Gobierno para educar a las personas, en el país atravesamos por una crisis en el sistema educativo… ¿Cómo está la educación universitaria autónoma frente a las universidades creadas en esta revolución?

– Es muy difícil que ningún gobierno pueda acabar con la educación universitaria. ¿Por qué? Porque las universidades no estamos, ni estaremos, ni estuvimos al servicio de ningún gobierno, siempre estamos servicio del país y hay un amor profundo por la universidad venezolana y emblemática, nosotros no criticamos las universidades que se han formado en estos 16 años, lo que nos preocupa es que no conocemos su contenido programático y que tenemos que formar jóvenes plurales no al servicio de ningún partido político, ni mucho menos encasillados en un pensamiento único. La Universidad tiene que ser plural, de ahí su nombre universalidad, entonces yo soy muy positiva y mantengo la esperanza, siempre me levanto pensado que la Universidad es más fuerte que cualquier Gobierno, la educación tiene fortalezas muy importantes que va a seguir orientando y defendiendo como lo hemos hecho hasta ahora. Yo no veo un destino de acabar con la Universidad, pueden tener la intención pero no lo van a lograr.

-El socialismo empezado por el fallecido Hugo Chávez nunca ha ocultado sus intenciones… Ahora con Nicolás Maduro en el poder, con una Asamblea Nacional mayoritariamente oficialista, ante el paro prolongado se ha comenzado a hablar de una posible intervención de la Universidad. ¿Podría concretarse esta propuesta, los profesores y alumnos lo permitirían?

– La Asamblea Nacional construyó un acuerdo que recomendaba al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que nombrara una comisión de juristas con la idea de que puedan revisar el comportamiento de las universidades que están en paro y controlar las acciones, pero sobre determinar el prejuicio que le han causado a la Nación. Yo no creo que haya habido un disparate más grande en una Asamblea Nacional que no tiene esas competencias y sería muy torpe de un TSJ que considere que todo lo hace a la fuerza. La Universidad es de diálogo, concertación, rinde cuentas porque tiene departamentos de auditoría que le tiene que rendir cuentas a la contraloría y eso lo sabe el Gobierno, es muy triste cada vez que dicen “es que no rinden cuentas”, pero ¿cómo que no rendimos cuentas? Los que no rinden cuentas son ellos, nosotros tenemos que rendir cuentas porque de lo contrario los recursos no son asignados a las universidades, entonces ese argumento para confundir a la población mientras más lo hacen, nos permiten descalificar más ese argumento. Sin duda alguna, cualquier intención o síntoma de intervención, ahí está el último referéndum que hicieron los profesores, botaron más de 10 mil profesores a nivel nacional, el 99,9% así como pudieron haber posiciones al inicio o no de clases, rechazó ese acuerdo de la Asamblea Nacional. Aquí estamos, por supuesto tenemos nuestras asesorías jurídicas, haremos las acciones legales que correspondan, estamos a la espera de defender lo que tenemos que defender. No tienen sentido ni basamento, lo hecho nada más con una fracción, la oficialista. La Universidad es autónoma, vamos a defender siempre la pluralidad y la libertad, yo puedo estar o no de acuerdo con el paro como mecanismo pero estoy de acuerdo con las reivindicaciones que están pidiendo los gremios, los oficialistas también saldrán favorecidos. La historia los juzgará.

-Sobre las mafias de las que hablan los propios estudiantes, se infiltraron en la Universidad, con la venta de cupos principalmente… Un lugar como “Tierra de Nadie” para el encuentro de los jóvenes, pasó a ser realmente tierra de nadie, se sabe de venta de sustancias ilícitas, incluso ocurrió allí un asesinato. ¿Cómo lucha el rectorado contra este flagelo?

– En primer lugar yo no conozco ninguna mafia en la Universidad, honestamente, aquí paso yo todo el día, el que quiera hacer una denuncia tiene todo su derecho a hacerla, con respecto a la venta de cupos eso ha sido un tema trillado que tampoco tiene ningún respaldo. ¿Cuál es la venta de cupos? ¿Dónde está la venta de cupos? ¿Quién los vende? Para ingresar a la Universidad se debe cumplir con requisitos, revisados por la oficina de admisión de la UCV. Ni el rector, secretario, académico, ni administrativo firman planillas de ingresos, éstas una vez que las revisa el personal técnico de la oficina de ingreso adscrito a la secretaria, las firma el decano. Entonces cada vez que hablan de la venta de cupos yo pregunto: ¿Pero quién los está vendiendo? Aquí están abiertas las puertas, vayan al Cicpc. Hagan las denuncias así como nosotros hemos denunciado 100 ataques a esta universidad ante ese mismo Cicpc y la Fiscalía General en siete años y no hay un solo responsable. Por otra parte, Tierra de Nadie tiene problemas graves como los tiene el país, con respecto al narcotráfico, revisen al país, revisen las noticias, revisen el problema de drogas; nuestra vigilancia tiene el diálogo, no están armados, por supuesto ha enfrentado situaciones. Sobre la persona asesinada el Cicpc nunca nos dio un informe, supimos de inmediato que no era estudiante ni de la UCV ni de otra universidad, fue por un problema de drogas, se resguardó aquí pensando que estaría seguro, no respetan a la Iglesia, tampoco respetan un lugar tan hermoso como es esta casa de estudios.

-Habla de 100 ataques a la Universidad en siete años… ¿Por qué van contra una institución que promueve el pensamiento libre, la pluralidad, la educación?

– Yo creo que cuando un presidente, un ministro, tiene un discurso absolutamente agresivo, pues por supuesto que se influye en la juventud, si yo me paro frente a los nuevos ingresos o el día del Estudiante Universitario, y mi discurso es agresivo… ¿Qué puedo esperar de esos muchachos, que incluso son menores de edad? Bueno, que ellos sean agresivos en la Universidad que los recibió con una persona agresiva. Decir la verdad no es sinónimo de ser agresivos, pero si yo me paro a insultar, a descalificar, a decir lo que es y lo que no, como yo lo pueda decir o no, sin duda alguna impacto. La violencia fue un arma utilizada desde el inicio de nuestra gestión hasta ahora.

-Hace unos años veíamos ríos de estudiantes colmando las calles del país, protagonizando protestas contra las medidas que hoy socavan a la sociedad venezolana… Como egresada y con más de 30 años al servicio de la UCV. ¿Por qué cree usted que los estudiantes perdieron la calle, por qué no reclamaron más sus derechos?

– No, no la perdieron. El Gobierno fue quien perdió la calle, pero frente a una fuerte represión en una democracia tú tienes que preservar tu familia, es así. ¿Qué pasó en las multitudinarias marchas de febrero 2014? Le endosan las personas que perdieron la vida a un solo sector, no, no, mira, cuando eres Gobierno tu deber no es endosarle a nadie, tu deber es sencillamente encontrar los culpables. ¿Cuáles son los responsables por ejemplo que asesinaron a Danilo Anderson? Yo no los conozco. ¿Cuáles son los responsables del asesinato horrendo de Robert Serra? ¿Cuáles son los responsables de las muertes de esos muchachos que cuidaban las manifestaciones? No hay responsables. Yo estoy absolutamente convencida que nuestros jóvenes no han perdido la calle, lo que pasa es que frente a una posible represión y que tu hogar se convierta en un luto permanente, por un asesinato, porque el muchacho salió a la calle a comerse una hamburguesa y regresó en un ataúd, pues por supuesto que el joven y la familia se reprime, es válido y lógico. Por el contrario, cuando se tiene poder del Gobierno, los autobuses, las presuntas regalías y trasmites las marchas en cámara cerrada…. Se evidencia que quien perdió la calle fue el Gobierno.

-¿El Gobierno nunca ha buscado un acercamiento pacífico con la UCV?

– Jamás. Nunca. Yo no he recibido la llamada de un solo presidente, bueno en realidad hemos tenido uno solo, porque ahorita tenemos el segundo que tiene poco tiempo. No hemos recibido nunca la llamada de un ministro, cuando aquí habido hechos de violencia. Nunca han buscado un acercamiento, nosotros tenemos que buscarlo y nos hemos reunido, pero… ¿Para qué reunirse si al final no se resuelven las cosas? Y sin embargo seguimos haciéndolo, porque el diálogo es el único camino para entendernos con las demás personas. Además los gobiernos no son eternos, vimos lo que pasó en Argentina, y los gobiernos se desgastan y tienen que cambiar y reflexionar. A mí tampoco me preocupa el voto, después del 6D sigo luchando por mi país y por lo que creo, indistintamente de los resultados.

-¿Cómo está la investigación en la UCV?

– La investigación la manejan cada una de las facultades y el Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico, afortunadamente las crisis revelan -a mí no me gusta hablar de eso porque yo siempre digo que la crisis no puede ser sinónimo de que resurja un líder o que las instituciones reflexionen- pero cuando uno tiene un gerente como tenemos nosotros en la Fundación Fondo Andrés Bello, el arquitecto Frank Marcano y se tienen autoridades respetuosas como las que estamos frente a la UCV, los excedentes de este Fondo pasan directamente al Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico, porque por reglamento es para fortalecer la investigación. Entonces como el presupuesto que le otorga el Estado a las universidades siempre es cercano a un 50% de lo solicitado, prácticamente la otra mitad la estamos completando nosotros; de tal manera cuando ha habido programas que se han revisado o cerrado sigue la investigación un paradigma muy importante. La Universidad no simplemente un grupo de estudiantes que entrego al país sin la debida formación, no, sino que los profesores tenemos que estudiar permanentemente, prepararnos, hacer investigación, involucrarnos y formar lo más preparados posibles a los jóvenes para insertarlos en el desarrollo del país.

-Sobre la fuga de cerebros, profesores, alumnos recién egresados que han decidido irse a países como Colombia, Chile, Argentina, Ecuador… ¿Cuántos profesores ha perdido la UCV en 2015?

– Muchos se han jubilado que es lo más preocupante, porque la jubilación es un derecho pero no tenemos cómo reemplazar a quien se jubila porque quien lo hace se lleva su partida, entonces los que ingresan lo hacen en menor cantidad porque no están las partidas acorde con la jubilación. Cuando a una facultad se le jubilan 30 profesores la partida de esa misma es sólo para que ingresen cinco, pero no lo hacen por el salario. Un instructor debe tener cuarto nivel para ingresar a la universidad y sino tiene que hacerlo, pero cuál es el sueldo de un instructor, 4 mil bolívares. ¿Qué joven se va a preparar para tener un sueldo como este? Pero a su vez, profesores que somos titulares, investigadores, cuando llevas tu CV a un programa como “Prometeo” de Ecuador, te están pagando 5 mil dólares por contratarte un mes, dos meses, con otros gastos cubiertos para que tu prepares a esos universitarios, entonces si tienes un sueldo así utilices la tasa oficial de 200 bolívares por dólar o la innombrable… ¿Cuánto es el sueldo de un profesor aquí? ¿Cuánto es la Canasta Básica? ¿Cuánto tiene que invertir? Entonces la fuga no es responsabilidad de la Universidad, es el Estado venezolano, que sabe que esa fuga existe, que sabe que los jóvenes se gradúan y se van. Diariamente firmo cientos de carpetas por jóvenes y no tan jóvenes que se van de Venezuela.

-La UCV está al margen de un deterioro progresivo que está socavando sus bases e historia. ¿Cómo se vive el tema de la falta de elecciones?

– Recientemente estuve en el Banco Mercantil, firmando una entrega de recursos a distintas facultades por el orden de más de 3 millones de bolívares, esa reunión es esperanzadora porque une a dos instituciones con mucha fortaleza que se están ayudando para el beneficio de la educación. Me decía uno de los integrantes de la directiva que educar es progresar, entonces yo sí creo que en la sociedad venezolana somos muchos los que tenemos esperanza. Y ahí uno el tema con las elecciones, son un acto en el que yo reafirmo o cambio el destino de cualquier institución, no podemos estar desesperanzados, no podemos transmitirle a nuestros estudiantes, jóvenes y familias la mentira, pero tampoco la desesperanza. Eso es algo que yo observo a diario, es decir, yo quisiera que algún día alguien me preguntara qué hace la UCV… Vamos a llamar los once decanos, que diga cada uno un pequeño tópico de lo que hace, por ejemplo en El Laurel hacemos café, de una estación experimental que le surte café a una serie de empresarios pequeños, qué hacen en La Cumaca en veterinaria, venden los mejores sementales, en Maracay; y en San Felipe hacen la feria todos los años de venta del mejor ganado a empresarios. La UCV es grandiosa, no se puede hablar de desesperanza permanentemente, los problemas están identificados… Pero lamentablemente cuando tienes una figura que todo el tiempo está insultado y no tiene políticas, yo no los oigo, pero me informo, no oigo políticas sino el regalo, computadoras, neveras, carros, pero no hay políticas para que esa persona que le dieron el taxi salga de ese barrio donde peligra su vida. El venezolano está en cada uno de nosotros, pero debe seguir ahí sin resentimientos y con una concepción de que hay cosas que obligantes para un gobierno, la vivienda digna, la educación, la salud, eso no es un favor.

-¿Aspira una nueva reelección como Rectora de la UCV?

-No (tajante), en lo absoluto. Afortunadamente la Ley de Universidades no te permite reelección en tu mismo cargo, es decir yo venía de la Secretaría y opté al rectorado pero no podía ser otra vez secretaria, y ya con estos años que me ha obligado el TSJ a seguir aquí, así como a los rectores de todas las universidades con una suspensión de las elecciones cuando las convocamos, prácticamente estoy reelecta: tengo aquí siete años y medio cuando el periodo es de cuatro años. Creo en la alternabilidad independientemente que estuve en el Decanato de Odontología, fui tres veces reelecta porque la ley así me lo permitía, pero no modificaría nada para quedarme aquí, cosa que no comparto que se haya hecho en mi país para que se queden eternamente los mismos.

-Como rectora de la UCV… ¿Qué le solicitaría al Estado?

– Que cumplan con sus responsabilidades. ¿Cuáles son? Que voltee a la educación de verdad, no al regalo, al populismo, que le dé seguridad a toda la nación porque es responsabilidad de ellos y entre esas nuestras universidades, que cumpla con un salario digno para el venezolano, que combata la corrupción que ha sido enorme en estos 17 años, que mantenga la inclusión de quienes pensamos distinto, que baje el discurso agresivo, que le ponga la cascabel al gato a su propia gente, porque es increíble cuando una propaganda de una señora que tenía derecho a ser diputada según mi criterio se la suprimen, que multan a la UCAB porque está llamando al voto pero resulta que hay un programa donde el presidente de la Asamblea Nacional llamado “Con el mazo dando”, y sale un mazo prehistórico…¿Qué se puede pensar de una gente que sale con un mazo prehistórico? Además la sensación de poder, yo le doy al que yo quiero… Y el famoso cooperante, que es demasiado deprimente, el venezolano se convirtió ahora en un chismoso, en una persona que persigue y graba al otro para mandárselo a un sector,¿como cooperante de qué?… Esto no es izquierda, nada parecido a inclusión, igualdad, ni a un país lleno de alegría. Hablan de paz insultando. Hablan de respeto e insultan, hablan de alegría y están amenazando, yo creo que tienen que revisar profundamente este movimiento, para que de verdad emerjan líderes a lo mejor distintos que crean en la igual y en el diálogo.

Newsweek

Volver