Luego de mucho tiempo, el movimiento estudiantil logró llevar adelante un paro a nivel nacional, y encontrarse, como históricamente se lo ha visto, unido en las calles, movilizado por la discusión presupuestal y el reclamo unánime del 6% del Producto Bruto Interno (PBI) para la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) y la Universidad de la República (Udelar).

Casi cuatro cuadras de la Av. 18 de Julio recibieron el pasado miércoles 17 de junio a miles de personas, que se hicieron presentes a partir de la convocatoria realizada por el movimiento estudiantil en el marco de la lucha presupuestal, y tras realizar un paro de 24hs en todo el país. La multitud congregada en nuestra avenida principal se encontró entonando varios cánticos cargados de reclamos, entusiasmo y rebeldía. Muchas fueron las banderas representativas de distintos sindicatos y gremios de la educación, muchos fueron también los carteles y pancartas, y los rostros pintados con el 6%.

Los bombos sonando al ritmo de “este pueblo no cambia de idea, pelea, pelea por la educación..popular!”; los megáfonos alentando a gritar “no queremos discursos por televisión, queremos presupuesto para la educación”; así fue el clima que caracterizó la movilización, con miles de jóvenes, adultos y pequeños como portavoces de esas exigencias.

Ay que no alcanza

La marcha partió de la explanada de la Universidad y recorrió 18 de Julio hasta desviarse para pasar por delante del Ministerio de Economía y Finanzas, donde algunos versos cobraron fuerza para enunciar las desigualdades a las que, con la distribución presupuestal, se nos quiere acostumbrar.

“Ay que no alcanza, ay que no alcanza, el presupuesto de la enseñanza. Y sobra en pila, y sobra en pila, el presupuesto de los gorilas”, fue uno de los gritos que más veces y más fuertes se hizo escuchar.

El recorrido finalizó en la Plaza Independencia, frente a la Torre Ejecutiva, donde, a pesar del frío, nadie se dispersó y esperó paciente a que comenzara la oratoria. Mientras tanto, y como forma de mantenerse activos, los bombos volvieron a arremeter, esta vez invitando a todos a cantar “A ver a ver, señor presidente, si usted puede vivir con el sueldo de un docente, indecente!”, invitación que fue recibida y acompañada por la multitud.

Pero la indignación no se agotó en las canciones, estuvo presente también en algunos de los mensajes críticos que se leyeron. Haciendo referencia a comentarios recientes realizados por el presidente de la república, donde se planteaba que el gobierno brindó todas las herramientas para que los resultados de la educación sean los mejores, los estudiantes del Centro de Estudiantes del IPA (CEIPA) y el Centro de Estudiantes de Magisterio (CEM) se preguntaban “¿cómo nos van a dar las mejores herramientas cuando el PBI destinado para la educación es tan sólo de un 3,9%? ¿cómo se van a obtener los mejores resultados si los salarios de los docentes son de los bajos del continente? ¿cómo piensan que se va a lograr lo que dicen cuando en la mayoría de los liceos hay falta de materiales, problemas edilicios y no hay equipos multidisciplinarios?”.

La respuesta para los estudiantes de formación docente no es otra más que, quienes de verdad sostienen la educación pública son aquellos que la defienden y luchan para que mejoren sus condiciones, pero principalmente “para quienes entendemos que los hijos de los trabajadores merecen estudiar de la mejor manera, merecen ser formados para ser sujetos críticos y activos en la transformación de la sociedad”. Y, para estos estudiantes, sólo el camino de la lucha es el que permitirá subvertir la realidad actual, para conquistar las herramientas necesarias que permitan avanzar hacia una educación transformadora.

Fue seguido de un contundente aplauso el planteo de que lo necesario para conseguir más presupuesto para la educación es voluntad política. “En la actualidad los dueños de las instituciones de enseñanza privada no pagan prácticamente impuestos. Quienes lucran con un derecho universal como es la educación tienen, además, el apoyo del Estado. Ese apoyo equivale a casi el 0,5% del PBI, que es la suma de lo que el Estado deja de recaudar por exoneración tributaria. Es la mitad de lo que el mismo Estado gasta en toda la universidad pública”, clarificaron.

Sumando argumentos para desmitificar el planteo del gobierno respecto a que no hay de dónde sacar más dinero para la educación pública, los estudiantes del CEIPA y CEM explicaron que en las carreras de formación docente de la Universidad de Montevideo y la Católica, y en el Instituto Elbio Fernández, los estudiantes que realizan su última práctica reciben remuneración por parte del Consejo de Educación Secundaria. Mientras, los estudiantes del IPA y magisterio no reciben un peso, estudiando además en condiciones muchísimo más precarias y desiguales desde todo punto de vista. Por estas razones, el reclamo legítimo de los estudiantes de formación docente es que quienes cursan carreras de formación docente en la órbita privada no realicen sus prácticas en la educación pública.

Pero los reclamos no fueron sólo dirigidos al plano presupuestal, también se hizo énfasis en la necesidad de contar con una educación entendida como un derecho y en la necesidad de poner freno al avance de las políticas mercantilizadoras de la educación. Y el histórico reclamo de autonomía y co-gobierno para toda la educación pública.

Por su parte, los estudiantes de secundaria, enunciaron su hermanada y compromiso con la lucha presupuestal, junto a los docentes y estudiantes universitarios. Reforzaron la caracterización de los actuales modelos de políticas educativas; “por una lado, una educación autónoma y cogobernada, al servicio de los trabajadores y defendida por los estudiantes y el movimiento popular, y del otro, el modelo privatizador y mercantilista que defiende el gobierno y las grandes multinacionales”.

Desde la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (FEUU), se hizo mención también a la necesidad de más presupuesto, no sólo para educación, sino también para salud y vivienda. Se exigió tener un Hospital de Clínicas autónomo y co-gobernado, abierto al pueblo; tener las condiciones necesarias para que cada estudiante pueda culminar sus estudios, desde primaria hasta el nivel universitario. Al igual que los estudiantes de formación docente, la FEUU rebatió el argumento de la falta de recursos y, señalando hacia la Torre Ejecutiva, planteó que “los recursos están en las zonas francas, en la soja y en las ganancias de las grandes empresas. El gobierno y el pueblo uruguayo tienen que poner en la balanza y decidir si van a apostar a la educación pública o a la soja y la zona franca”.

¡Porque el 6% no se negocia, el 6% se conquista!

Tercera Información

Tercer paro nacional en un mes afecta a 730.159 alumnos

Las amenazas del presidente Tabaré Vázquez de decretar la esencialidad en la educación para garantizar 200 días de clases al año no parecen haber hecho ningún efecto. Desde que comenzó el año los sindicatos docentes no han dado tregua. Así es que en el marco de la discusión por el presupuesto quinquenal, hoy, un día antes del comienzo de las vacaciones de invierno, se lleva a cabo (junto a los funcionarios públicos y los de la salud) el tercer paro nacional de 24 horas en la educación en el último mes. El primero fue el 27 de mayo y el segundo el 11 de junio, día en el que también paró la educación privada. En el de hoy, los privados adhieren pero no paran.

“Si los sindicatos pensaran que con los paros no se obtienen resultados, no los llevarían a cabo”, Raquel Bruschera.

Esta medida afectará hoy a 730.159 alumnos preescolares, escolares, liceales y estudiantes de nivel terciario, sin contar con los alumnos de la Universidad, que se ven afectados por el paro parcial de los funcionarios.

Los dirigentes de los gremios docentes reconocen que las medidas todavía no han dado los frutos esperados. “Nosotros pensábamos que las autoridades iban a reaccionar de otra manera, pero no lo hicieron”, dijo a El Observador el dirigente de la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria (Fenapes), Mario Bango. “Nosotros lo que queremos es un diálogo franco con las autoridades (para discutir el presupuesto), cosa que todavía no ha sucedido. Si seguimos así, vamos a ir a la huelga”, aseguró.

En el mismo sentido se expresó la dirigente de la Asociación de Maestros del Uruguay (Ademu), Raquel Bruschera. “Queremos que se abran instancias de negociación con los consejos desconcentrados (Primaria, Secundaria, UTU, Formación en Educación), el Codicen y el Ministerio de Economía. Además, queremos que se instalen los consejos de salarios”, subrayó.

Bruschera explicó el paro “es una medida de fuerza de los trabajadores, que se lleva a cabo para que la otra parte reaccione”. Sin embargo, señaló que nunca la medición de los resultados se puede hacer de forma directa. “A veces se puede obtener algo, a veces, nada y a veces, todo. Depende de cuánto esté dispuesto a negociar el otro”, manifestó.

“Nosotros pensábamos que las autoridades iban a reaccionar de otra manera, pero no lo hicieron”, Mario Bango.

Más allá de esto, aseguró que si “los sindicatos pensaran que con los paros no se obtienen resultados, no los llevarían a cabo”. Al respecto, Bango destacó que si bien en la huelga de 2013 no lograron los reclamos que exigían, sí pudieron dar cuenta de la “posibilidad de movilización que tenía Fenapes”. Según indicó, en aquella oportunidad se realizaron más de 150 ocupaciones y movilizaciones. “Sabíamos que desde el punto de vista presupuestal no íbamos a conseguir mucho, pero gracia a esas movilizaciones logramos instalar comisiones bipartitas de elección de horas en todos los departamentos”, puntualizó. El dirigente manifestó que las movilizaciones en pro de mejoras edilicias en los liceos sí han dado resultado. Como ejemplo puso el caso de liceo de Playa Pascual. “Hoy tenemos un liceo nuevo gracias a todos los paros que hicimos”.

Además de los sindicatos de la educación, hoy para 24 horas la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE), los funcionarios públicos de salud y los trabajadores del INAU.

Paros preventivos

En tanto, las autoridades han manifestado su disconformidad con las medidas. La ministra de Educación, María Julia Muñoz calificó a los últimos paros como “preventivos” porque “todavía no hay ninguna negociación”. La directora general de Secundaria, Celsa Puente manifestó ayer que por ahora no consideran necesario reponer las horas de clase perdidas, pero si las medidas aumentan, lo evaluarán.

El 2015 ya figuraba entonces como un año complicado y así lo adelantaron varias veces los sindicatos docentes. El presupuesto quinquenal sería motivo de paros, ocupaciones, movilizaciones y, de ser necesario, de una huelga. A ese escenario se sumó, casi de improviso, la defensa de la autonomía de la ANEP frente al Ministerio de Educación y Cultura (MEC) y el rechazo al Acuerdo Global de Servicios (TISA) de cuya discusión Uruguay participa.

Otros servicios afectados

Debido a la medida de paro de la Conferación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE) varios servicios estatales se verán afectados

– ASSE. Solo se atenderán urgencias, emergencias, pacientes oncológicos e internados.

– INAU. No abrirá ninguna de de las oficinas ni centros de atención de tiempo parcial.

– Estarán cerrados el Ministerio de Trabajo y el Ministerio de Educación y Cultura.

– No habrá transmisión de Televisión Nacional.

– Biblioteca Nacioanl y Registro Civil y Registros Públicos estarán cerrados de 11 a 15 horas.

– Ministerio de Economía cerrará entre las 11 y las 15 horas. La DGI y la Dirección de Loterías y Quinieras cerrarán desde las 12, por lo que no habrá sorteo en la tarde.

– Los demás ministerios pararán entre las 11 y las 15 horas.

El Observador


VOLVER