Realizaron una concentración en la UdelaR en reclamo del 6% del presupuesto para la educación y en contra de la ocupación la Facultad de Derecho.

Bajo la consigna “Estudiantes defendiendo estudiar” un grupo de derecho realizó una concentración en la explanada de la Universidad de la República (UdelaR). En total, unos 60 jóvenes reclamaron el 6% del presupuesto nacional para la educación, pero se manifestaron en contra de la ocupación que realizan, desde el miércoles, funcionarios de ese centro.

Ariel Ganz, consejero de la Corriente Gremial Universitaria (CGU), expresó que al tener conocimiento de que los funcionarios iban a continuar la ocupación, decidieron “convocar a los estudiantes a manifestarse en reclamo de la apertura de las puertas y los salones” y agregó que “el presupuesto se negocia, pero el derecho a la educación no”.

Por su parte, Luis Diosi, secretario de organización de la Agremiación Federal de Funcionarios de la UdelaR (AFFUR) afirmó a El Observador que los estudiantes “no tienen nada que perder, pero lográndose el 6% tienen mucho para ganar”.

Agregó que “hay que ver en qué condiciones están los salones, son gélidos, con (partes de la) estructura edilicia que se están derrumbando”, hay zonas identificadas por las que no se puede pasar y eso representa un riesgo, dijo.

Los funcionarios reclaman que se destine el 6% del presupuesto para la educación y protestan contra la declaración de esencialidad de la educación, que les “quita el derecho a huelga a los trabajadores”, afirmó Diosi.

Explicó que el Ministerio de Economía y Finanzas contempló “la cuarta parte” del pedido que hace la Universidad sobre presupuesto. Con eso “ni se resuelven las condiciones de estudio y trabajo ni el salario de los docentes”, afirmó.

El Observador

Docentes siguen la huelga y desafían otra vez a Vázquez

El gobierno cedió y levantó la esencialidad, aunque los sindicatos de la educación pública no suspendieron los paros. Una vez más, el presidente Tabaré Vázquez se jugó al resultado de las asambleas y los gremios lo desafiaron al mantener la huelga en escuelas, liceos y UTU de Montevideo.

VALERIA GIL

El Poder Ejecutivo respondió reiterando el ofrecimiento salarial que ya había hecho (ver nota aparte). Pero esta vez con una variante: si los docentes no aceptan se quedarán sin nada en el presupuesto.

Al declarar la esencialidad, Vázquez salió debilitado del conflicto por la educación y como consecuencia, difícilmente la medida pueda volver a ser utilizada en lo que resta de su mandato. “Venía contenta, pero esto (los nuevos paros de los docentes) me desmotiva. Estas cosas te tiran el alma al piso, porque se trabaja y no se llega a un acuerdo”, admitió ayer por la tarde la ministra María Julia Muñoz a la Mesa Política del Frente Amplio.

El comentario fue realizado después de recibir mensajes con el resultado de la asamblea de la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES) de Montevideo, que decidió extender la huelga hasta hoy, informaron a El País fuentes de la coalición. “¿Y ahora qué?”, preguntó la jerarca a algunos dirigentes del Frente Amplio, que habían participado de la reunión en la que recibieron informes de parte del vicepresidente Raúl Sendic, del director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, del ministro de Trabajo, Ernesto Murro, del director de Educación, Juan Pedro Mir, y del director de secretaría del Ministerio de Educación, Jorge Papadópulos.

La pregunta de Muñoz deja en claro el desconcierto del gobierno ante una nueva arremetida de los sindicatos docentes, que terminaron fortalecidos. En este contexto, la reforma educativa que prometió Vázquez en la campaña electoral para cambiar el ADN de la educación podría ser más difícil de alcanzar.

Como cara visible del Poder Ejecutivo, Muñoz también salió desgastada frente a los colectivos de maestros y profesores, a los que tendrá que enfrentar para llevar adelante cualquier medida o reforma que tenga como objetivo la mejora de la calidad educativa.

En la interna del Frente Amplio, la esencialidad volvió a ser cuestionada ayer en la Mesa Política. El planteo más fuerte lo hizo el Partido Comunista, que insistió con que la medida fue “un error” y criticó el desconocimiento del funcionamiento de los sindicatos, porque siempre los preacuerdos deben ser refrendados por las asambleas de base. En el mismo tono se expresaron el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) y dirigentes de las bases.

Muñoz aprovechó la oportunidad para responder a las críticas de los docentes que comparan al gobierno de Vázquez con el de Jorge Pacheco Areco. “Yo era estudiante y en esa época nos tiraban tiros, entre esa situación y esta me parece que hay una distancia muy grande. Los que lo vivimos al pachecato sabemos las diferencias que hay”, insistió la ministra de Educación.

Oposición oficialista.

El conflicto por la educación no solo dejó incómodo al gobierno, sino que abrió grietas dentro del Frente Amplio. Sectores como el Movimiento de Participación Popular (MPP) y el Partido Comunista cuestionaron a Vázquez, que fue explícitamente respaldado por los astoristas, la lista 711 que lidera Sendic y los socialistas renovadores.

La posición del MPP motivó todo tipo de comentarios de dirigentes del Frente en redes sociales. El sector del expresidente José Mujica fue acusado de hacerle la oposición a Vázquez y de querer marcar “perfilismo”. “Me preocupan los perfilismos públicos. ¿Son o no son parte del FA? ¿Para algunas cosas sí y para otras no? ¡Qué confuso!”, escribió en Facebook la senadora socialista Daisy Tourné.

En la Mesa Política de ayer, el senador del MPP Ernesto Agazzi aludió a estos comentarios y defendió la resolución adoptada por su sector, que reclamaba dejar sin efecto la esencialidad en la educación y anunciaba que sus legisladores realizarán “los mayores esfuerzos para asegurar una mejor educación pública”. Agazzi aseguró que la declaración del MPP no fue realizada en busca de “perfilismo”, sino que “expresó el sentir de una parte de la población”.

En el Frente Amplio hay conformidad con el resultado del conflicto en el entendido que el gobierno escuchó a la coalición cuando decidió flexibilizar su posición y levantar la esencialidad. El vocero de la Mesa Política, Daniel Marsiglia, dijo a El País que “no se puede hablar de ganadores y perdedores, porque no se trata de un partido de fútbol”.

“Esto va mucho más allá de quién gana y quién pierde. El tema es la preocupación por generar masa crítica en nuestro país, para que los niños y adolescentes estudien y eso tiene que ver con todo el esfuerzo que se viene haciendo desde el año 2005”, indicó Marsiglia.

En su opinión, el levantamiento de la esencialidad “no puede ser visto como una debilidad del gobierno”. Ahora, la Mesa Política quedó a la espera de un encuentro con Vázquez para abordar los temas relacionados con la educación y la declaración de esencialidad.

La izquierda y la gestión.

En la reunión de ayer con la Mesa Política del Frente Amplio, el vicepresidente Raúl Sendic y el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Álvaro García, se ocuparon de defender el presupuesto educativo, por el que se otorgará el 39% de los recursos incrementales (US$ 470 millones) en los dos próximos años de gestión del presidente Tabaré Vázquez.

En su intervención, Sendic aseguró que el presupuesto que se remitió ayer al Parlamento “es el más grande de la historia del país” y que “no hay achique”. Además, se refirió a la necesidad de mejorar la calidad educativa, dado que hay “indicadores negativos”. “De cada tres que entraban a la escuela solo uno llegaba a la universidad”, explicó Sendic.

El director de la OPP también aludió al problema y defendió los compromisos de gestión. “Es de izquierda pedir un compromiso de gestión. Es de izquierda controlar la buena gestión, no es de derecha”, aseguró recordando lo que decía Ernesto “Che” Guevara sobre la gestión de los gobiernos. Los compromisos de gestión fueron incluidos como parte de la propuesta del Poder Ejecutivo para mejorar la calidad educativa y formaron parte de las negociaciones salariales con los gremios docentes.

El País


Volver