Los universitarios han mantenido desde la semana anterior una jornada de protestas en contra de las medidas que fueron aprobadas en la reforma y que ahora están siendo implementadas.

Los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) que estén en contra de la aplicación del 70 por ciento como índice académico deben presentar propuestas. Así lo indicó el vicerrector de orientación y asuntos estudiantiles de la UNAH, Ayax Irías.

“Los debates académicos no se dirimen manchando paredes o pegando afiches o poniendo mantas, sino fundamentalmente elaborando propuestas para generar un diálogo académico que arribe a los mejores consensos posibles”, manifestó Irías. Explicó que estas medidas son adoptadas por las autoridades universitarias “porque no podemos seguir con los viejos estándares educativos”.

“Se hace con el afán de que nuestros futuros profesionales salgan dotados de las más altas competencias y que a la hora de insertarse al mundo laboral logren hacerlo de manera exitosa”, agregó.

El empleado universitario dijo que los estudiantes programaron presentar estas propuestas durante el transcurso de esta semana, por lo que les recordó que la UNAH estará receptiva a conocerlas. Los universitarios han mantenido desde la semana anterior una jornada de protestas en contra de las medidas que fueron aprobadas en la reforma y que ahora están siendo implementadas

El Heraldo

 

UNAH: malos estudiantes… y docentes*

En el competitivo mundo de hoy y en el del mañana, que lo será aún más, no hay oportunidad alguna para los malos profesionales. Solo los mejores tienen asegurado el éxito y son los que debieran priorizarse a la hora de atender. Y obviamente eso comienza en la escuela, continúa en el colegio y se consolida en la universidad.

En ese sentido, los centros educativos públicos –donde pueden formarse incluso los más pobres– deben elevar su nivel de formación tanto para responder a esas exigencias como para que los mejores estudiantes tengan óptimas oportunidades de formación. Si a los más famosos centros educativos del mundo no puede ingresar quien quiera sino quien pueda, es obvio que los limitados recursos de que se disponen convierten en un imperativo la necesidad de priorizar la oportunidad para los mejores en los centros públicos de un país con tantas limitantes como Honduras.

En ese sentido, resulta cuestionable la actitud de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) que se oponen a las medidas impuestas por las autoridades para elevar la calidad educativa en ese centro de estudios, tanto en lo relacionado con la valoración del índice académico de cada estudiante para la matrícula como en subir a 70% el porcentaje mínimo para aprobar una clase.

Lo mismo ocurre con el examen de admisión, ya que equivocadamente algunos interesados argumentan que constituye una barrera al acceso de los pobres a la educación universitaria; pero en realidad es una forma de evitar que malos estudiantes lleguen solo a consumir los recursos de la UNAH en detrimento de los buenos estudiantes, que requieren de mejores condiciones.

Sin embargo, existe otra realidad incuestionable: las autoridades de la UNAH han concentrado sus esfuerzos en mejorar la calidad de sus estudiantes, pero no han hecho prácticamente nada para mejorar el otro componente básico sin el cual no es posible elevar el nivel educativo: los docentes.

Y es que si resulta indispensable un tamiz para el ingreso de los alumnos e imponer requisitos para ganarse el derecho a mantenerse como tales, lo es también uno incluso más selectivo para el ingreso de nuevos docentes y su permanencia, ya que en la actualidad el criterio que se sigue imponiendo es la pertenencia a las viejas “argollas” y no la idoneidad que brinda la formación académica especializada y la experiencia profesional y pedagógica.

Es urgente que también se avance en la evaluación de los actuales docentes y que se mejoren los criterios para la aceptación de nuevos.

*Opinión/Editorial

El Heraldo


Volver