Entregar a la ciudadanía estudios científicos sobre el impacto de los proyectos mineros Río Blanco y Quimsacocha es el objetivo de la Universidad de Cuenca y la Universidad del Azuay, instituciones que ejecutarán un análisis sobre la minería en la provincia.

La Universidad de Cuenca firmó el contrato para la ejecución de estudios científicos con el fin de verificar la existencia o no de aguas subterráneas en Río Blanco y Quimsacocha, y a la vez analizar la cantidad y calidad del agua en las zonas de influencia de los proyectos mineros en el Azuay, informó el rector, Pablo Vanegas.

Por su parte, la Universidad del Azuay firmó ayer un convenio de cooperación técnica con el Ministerio de Minería y el Ministerio del Ambiente, que tiene como fin desarrollar proyectos en el ámbito académico, investigativo, social, científico y tecnológico en las zonas de influencia de los proyectos, informó el ministro de Minería, Javier Córdova.

Estudios

El Rector de la Universidad de Cuenca explicó que los detalles de los estudios se darán a conocer en los próximos días según resolución del Consejo Universitario, organismo que, según indicó Vanegas, apoya la ejecución de los estudios de manera unánime.

Vanegas señala que el planteamiento inicial es entregar los resultados en 18 meses, plazo que puede acortarse ya que existe una investigación preliminar sobre Río Blanco que servirá de información base.

El Rector indicó que dicha información está en manos de la Municipalidad y será entregada en los próximos días a la Universidad de Cuenca.

Los análisis estarán a cargo de profesionales de la Universidad de Cuenca y expertos internacionales. “Se están realizando contactos con las universidades flamencas del norte de Bélgica y universidades amigas de otros países con el fin de que los estudios puedan tener el mayor respaldo posible”, indicó el rector.

También se sumará el apoyo del Programa para el Manejo del Agua y del Suelo, PROMAS, que hace un seguimiento de las zonas de influencia de los proyectos desde hace 10 años sin que se haya determinado hasta el momento la presencia de acuíferos, indicaron las autoridades universitarias.

El ministro de Minería, Javier Córdova, indicó que el trabajo de las universidades será tomado en cuenta, pero hasta que estos arrojen sus primeros resultados las actividades en Río Blanco no se detendrán, ya que están avaladas por estudios internacionales.

Cooperación

La Universidad del Azuay, UDA, informó por su parte que el convenio de cooperación con el Ministerio de Minería permitirá abordar el tema minero de manera técnica, objetiva e imparcial, con docentes y estudiantes que están especializándose en minería.

Personal de la UDA palpará los procesos de extracción y producción desde dentro de la empresa minera, ya que la universidad accederá a pasantías en los proyectos mineros.

Córdova señaló que la investigación de las universidades cuenta con el apoyo del Ministerio de Minería. “No tenemos temor alguno a los estudios, es más, los apoyamos al 100 por ciento”, enfatizó el funcionario. (JPM) (I)

Diálogos sobre minería

Ayer el ministro Javier Córdova mantuvo una reunión para tratar sobre la minería en la provincia con autoridades de los municipios de Oña, Nabón, Paute, San Fernando, Ponce Enríquez, Pucará, Cuenca y Girón.

En la tarde se reunió con 300 estudiantes de la UDA con quienes mantuvo un debate sobre la situación de los proyectos Río Blanco y Loma Larga.

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad del Azuay, Damián Burneo, sostuvo que el tema ha tomado tintes políticos que no permiten que la ciudadanía tenga claridad al respecto, por lo que pidió un debate serio con la ciudadanía en torno a la minería.

Publicado en El Tiempo