Se trata de un convenio entre la Universidad Nacional de la Plata, en conjunto con el CONICET y la Universidad de La Habana, que buscará la creación de un laboratorio binacional de productos farmacéuticos. Además, el acuerdo contempla fortalecer el desarrollo y el intercambio de áreas como la química y la bioinformática.

Los primeros pasos

Durante noviembre de 2014 se llevó a cabo en La Habana el Primer Taller de Integración en el área de productos biotecnológicos y farmacéuticos del que fueron parte tanto el presidente de la UNLP, Raúl Perdomo, como el titular del CONICET, Roberto Salvarezza. En dicho encuentro se sentaron las bases para la posible fundación de un laboratorio binacional de medicamentos.

La semana pasada, en el marco del mismo convenio de cooperación, la vicerrectora de Investigación y Posgrado de la Universidad de La Habana, Vilma Hidalgo de los Santos, se reunió con Perdomo y con la vicepresidenta del área Académica, Ana Barletta, para seguir avanzando con este proyecto científico.

Esta iniciativa está enmarcada dentro del proyecto del Centro Argentino-Cubano de Biotecnología Aplicada al Desarrollo de Vacunas y Fármacos (CACBVaF), creado en 2009 por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la República Argentina, el Instituto Finlay (IF) y el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CICG) de Cuba, y del Convenio CIGB-CONICET firmado en el 2013.

Laboratorio “Ernesto Che Guevara”

El espaciollevará el nombre del médico y político argentino-cubano y apuntará su actividad al desarrollo, evaluación y caracterización de productos biotecnológicos y farmacéuticas a ciclo completo.

La concertación quedó plasmada en un documento con 17 puntos que resumen los intereses de ambas partes, en donde además se establece el fortalecimiento de las relaciones entre las instituciones a partir del intercambio y desarrollo de  la bioinformática, la química sintética y combinatoria, la caracterización de biomoléculas, las imágenes; esenciales en el descubrimiento, desarrollo y validación de productos farmacéuticos y biotecnológicos.

Por otro lado, se acordaron proyectos de caracterización estructural por Resonancia Magnética de alta resolución de biomoléculas de interés terapéutico; generación de quimiotecas para la optimización de la actividad biológica de compuestos con potencialidades terapéuticas en dengue y HIV; síntesis química de compuestos neuro-protectores; y cribado virtual de bibliotecas de compuestos con actividad  antimiloide.

Otro de los aspectos relevantes de la alianza bilateral será el de “propiciar y participar, a través de los proyectos acordados y otros que puedan surgir, en los espacios de integración que en materia de ciencia, tecnología e innovación se están creando entre los dos países y las demás naciones Latinoamericanas”, según expresó en el acuerdo.

Posdata


VOLVER