El XIII Congreso Latinoamericano de Extensión Universitaria, celebrado en Cuba, reflejó lo que se hace hoy en la región en aras de la integración, apuntó el rector de la Universidad Agraria de Nicaragua, Telémaco Talavera.
Latinoamérica y el Caribe avanzan en la integración política a través de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y en las universidades a través de la constitución del espacio regional de educación superior como parte de ese ente y la Unión Latinoamericana y Caribeña de Extensión, comentó en exclusiva a Prensa Latina.

Al evento, que concluyó la víspera tres cuatro días de trabajo, asistieron delegados de 19 países que buscan fortalecer la voluntad, el compromiso y la decisión de elevar la calidad y el impacto de nuestras universidades de cara a la transformación económica, social, ambiental y humana, señaló.

La extensión universitaria, en su objeto de formar a profesionales integrales, es vital para poder tener una relación sistemática y comprometida de la universidad con la sociedad y que la sociedad pueda retroalimentar lo que esa institución hace a nivel de formación de recursos humanos, reflexionó Talavera.

Alrededor de 180 instituciones de educación superior estuvieron representadas en este encuentro académico, en el que se expusieron 486 ponencias.

El viceministro de Educación Superior, Gil Ramón González resaltó entre los eventos con mayor acogida del congreso la muestra de los proyectos de extensión universitaria a través de pósters, así como los cursos, a los asistieron más de 300 especialistas.

Sobre los proyectos presentados apuntó que se dieron a conocer varios sobre ciencias médicas, rescate de tradiciones y personalidades de las localidades y promotores de salud.

De acuerdo con González, el programa científico se cumplió a cabalidad, al tiempo destacó a Argentina, Brasil, Uruguay y Nicaragua como los países con una participación más relevante.

Unos 135 delegados recorrieron diferentes centros de altos estudios de esta capital, agregó el funcionario.

En la actualidad la extensión universitaria se ha ubicado en un rango que se respeta, apuntó, pues históricamente estos procesos eran preteridos en las instituciones, lo cual impide la formación de un profesional integral relacionado con su entorno y conocedor del mismo.

González consideró que este tipo de cita académica resulta muy atrayente por el respeto que se le tiene a la educación superior cubana, hay un grado de satisfacción elevado entre los participantes por la calidad organizativa, científica y la preparación de los ponentes.

De este evento los cubanos nos llevamos el conocer por dónde andan las tendencias de latinoamericana en materia extensionista y cuáles son las prácticas más atrayentes entre los jóvenes y las comunidades de otras latitudes, apuntó.

Para el vicetitular de Educación Superior la fuerza más revolucionarias son lo estudiantes tienen que sentirse útil y conocer la importancia de una tarea para asumirla, tal fue el caso de los universitarios que se vincularon como observadores en el último proceso eleccionario celebrado en la isla, ejemplificó.

Dentro de las conferencias magistrales resaltó la impartida por Abel Prieto, asesor del presidente de Cuba, quien afirmó que el mundo necesita tener profesionales muy capaces en sus campos pero con una visión integral del entorno que los rodea, con gran responsabilidad y compromiso como ciudadano.

Las universidades tienen que alejar la idea de una especialización hipertrofiada, lo cual es propósito de la gran maquinaria cultural que rige en el mundo en la actualidad.

Ante la oleada de la “globocolonización” tenemos que lograr que los profesionales cubanos tengan en su haber más íntimo, en su patrimonio una dimensión cultural de todo lo que lo rodea porque su vida va a ser mucho más rica cuando se haga acompañar de un mundo espiritual, señaló.

El mejor antídoto contra el consumismo es la cultura, señaló Prieto en una cita al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

La Demajagua

Extensión Universitaria: Por un profesional integral y comprometido

La formación de profesionales integrales con elevado compromiso social es el fin común de los países de Latinoamérica que implementan la extensión universitaria como uno de los procesos dentro de las casas de altos estudios.

Para confrontar ideas, compartir proyectos y conocer nuevas tendencias en este campo se reunieron en La Habana 486 delegados de cerca de una veintena de países en el XIII Congreso Latinoamericano de Extensión Universitaria.

Del 1 al 4 de junio el Palacio de las Convenciones de esta capital acogió a los participantes, de los cuales 69 eran estudiantes universitarios. Cerca de 500 ponencias se pusieron a consideración en varias modalidades que se implementaron en este encuentro, entre ellos talleres, mesas redondas y las exposiciones de proyectos a través de pósters.

Colaterales al evento sesionaron un Foro Cultural Universitario que enfatizó como premisa el arte como promotor del cambio y la transformación social, y un simposio de programas universitarios con adultos mayores.

El ministro de Educación Superior de Cuba, Rodolfo Alarcón, llamó a explotar, en la apertura del Congreso, todas las potencialidades del “extensionismo” con vistas a propiciar al estudiante el acceso a elementos de la cultura en sentido amplio y en la formación de la vocación de servicio propia de un profesional comprometido con su sociedad.

La extensión universitaria juega un papel determinante en la visibilidad y reconocimiento de las universidades, dentro de sus comunidades, así como en defensa de la identidad, en tanto marca una impronta en las instituciones socioculturales, añadió.

Dijo que la extensión universitaria ha sido la función más preterida y olvidada en los sistemas universitarios, la cual surgió en nuestro continente a raíz del movimiento reformista de Córdoba, Argentina, en 1918, en cuyos primeros tiempos tenía carácter asistencialista.

“La mayoría de los especialistas refieren la necesidad de transitar hacia el modelo de desarrollo integral, el cual perfila la extensión desde una universidad abierta, crítica y creativa que parte del concepto de democratización del saber y asume la función social de contribuir a la mayor y mejor calidad de vida de la sociedad a partir de un dialogo interactivo y multidireccional”, expresó.

Uno de los temas abordado con mayor profundidad en la cita fue el trabajo comunitario que se realiza a través de la extensión, según subrayó el viceministro cubano de este ramo Gil Ramón González, quien ponderó la importancia de esa labor en el desarrollo local.

La Universidad no se puede ver como el gran poder del saber, pues las instituciones tienen que realizar su aporte y aprender de las comunidades, dijo en declaraciones a Prensa Latina.

Ese intercambio nos enriquece como academia y nos permite pensar en cómo resolver problemas comunitarios referidos a elaborar, concebir y preparar proyectos que contribuyan a la solución de los problemas que se presentan en la cotidianidad de las comunidades, apuntó.

Este trabajo sociocultural comunitario, visto desde la extensión, los estudiantes tienen que sentirlo como el más dinámico y totalizador, ya que puede incluir todos los recursos humanos de la Universidad, dentro de los cuales ellos son la fuerzas más revolucionaria del cambio que debemos producir en las transformaciones en las comunidades, afirmó.

Asimismo, uno de los momentos que atraparon la atención de los participantes fue la conferencia magistral devenida conversatorio de Abel Prieto, asesor del presidente de Cuba Raúl Castro.

En sus reflexiones subrayó que el mundo necesita tener profesionales muy capaces en sus campos, pero con una visión integral del entorno, con gran responsabilidad y compromiso como ciudadano, señaló.

Ante la oleada de la “globocolonización” tenemos que lograr que los profesionales cubanos tengan en su haber más íntimo, en su patrimonio, una dimensión cultural de todo lo que lo rodea, porque su vida va a ser mucho más rica cuando se haga acompañar de un mundo espiritual, apuntó.

El mejor antídoto contra el consumismo es la cultura, indicó Prieto citando al líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro.

Exhortó a trabajar para que la juventud no vea el estudio como una maldición, sino como algo que puede ser placentero, pues el conocimiento puede ser placentero y el entretenimiento no tiene que estar vacío de ideas y de contenido, aseguró.

Comentó que ficción y realidad se confunden en las modas culturales de estos tiempos; se han puesto de moda las películas mitológicas con personajes inventados en las que se mezclan los hechos históricos y se pierde el sentido, por lo que es muy importante que nuestros jóvenes tengan un conocimiento de la historia de sus países y del mundo.

La cultura no pude ser patrimonio de élites; debemos llevar al pueblo las manifestaciones más sofisticadas; las personas cambian cuando se le añade a su vida el disfrute de las manifestaciones de la cultura, acotó.

Sobre las nuevas tecnologías refirió que en Cuba debemos apropiarnos de esos instrumentos para defender nuestros valores e identidad, promover los valores auténticos de nuestro socialismo.

Creo que las tecnologías en sí mismas no son ni malas ni buenas, aseveró; dependiendo del uso que se les dé pueden ser portadoras de mensajes malignos, de división o de perversiones, pero cuando se usan adecuadamente pueden ser herramientas para el cambio y el desarrollo del hombre.

De acuerdo con el rector de la Universidad Agraria de Nicaragua, Telémaco Talavera, Latinoamérica y el Caribe han avanzado en la integración política con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y las universidades a través de la constitución del espacio regional de educación superior como parte de ese ente y la Unión Latinoamericana y Caribeña de Extensión.

La extensión universitaria, en su objeto de formar a profesionales integrales, es vital para poder tener una relación sistemática y comprometida de la Universidad con la sociedad y que la sociedad pueda retroalimentar lo que esa institución hace en la formación de recursos humanos, reflexionó Talavera.

Agregó que la extensión debe posibilitar que la investigación sea relevante, que responda a esas inquietudes; dudas que surgen de la propia extensión, así como la aplicación de conocimientos, habilidades, destrezas y competencias de estudiantes y académicos en la solución de problemas concretos de la sociedad.

Los participantes coincidieron en lo enriquecedor de esta reunión y además resaltaron que las expectativas fueron superadas por lo crítica de las ideas expuestas y lo profundo de los criterios manejados.

Este Congreso concluyó con la invitación a participar en el venidero encuentro latinoamericano de extensión universitaria que organizará Nicaragua.

Prensa Latina


VOLVER