Académico propone crear plan inclusivo para egresados del sector público; analista considera que factor económico es determinante para cursar la carrera de Medicina

La Universidad de San Carlos (Usac) es la única universidad estatal en Guatemala; sin embargo, en la Facultad de Ciencias Médicas ocurre una situación particular. Según estadísticas de la referida unidad académica de 2006 a 2012 ingresaron a la Carolingia 3 mil 40 estudiantes provenientes de colegios privados en contraste a 254 alumnos que accedieron procedentes de institutos públicos.

Para hacer una nivelación entre estudiantes de establecimientos públicos y privados, el Centro Didáctico de Investigación (Cedin) de la Usac propone un plan de educación inclusiva en Medicina orientada a aspirantes que se gradúan del nivel medio en institutos públicos.

Rony Ríos Guzmán, representante de Cedin, explicó que la inclusión debe entenderse como la posibilidad de que los estudiantes con desigualdad de cualquier tipo puedan acceder, cursar y titularse en la carrera de Ciencias Médicas de dicha universidad, para garantizar el derecho a la educación, principalmente a los que históricamente han tenido limitaciones.

El entrevistado sugiere implementar un plan piloto que ejerza una discriminación positiva para un número determinado de aspirantes egresados de establecimientos públicos, que hayan obtenido un resultado insatisfactorio en sus pruebas de ingreso a la universidad.

“No existe coherencia en el hecho de que la Universidad de San Carlos sea financiada con los impuestos que paga el pueblo y no privilegie a los estudiantes que salen de los institutos públicos del nivel medio”, manifestó Ríos

Debe apoyárseles con ayuda económica, por medio de becas, tutorías, servicios profesionales diversos; además de atención médica, psicológica y nutricional para que puedan rendir de mejor manera, sentenció el profesional de la Medicina.

El Periódico

Volver