La existencia de una variedad de fauna en los páramos una infinidad de flora, hacen del Parque Nacional El Cajas una zona única en Ecuador.

Estas cualidades influyen para que un grupo de científicos de Italia, España y Ecuador escogiera esta zona para estudiar los impactos del cambio climático en los últimos 200 años.

La exploración en El Cajas es parte del proyecto Ecuaflux (Análisis Integrado de los Flujos de Carbono en Cuencas de los Andes Australes de Ecuador). Raúl Vásquez, codirector del proyecto, explicó que la afluencia hídrica del área es trascendental para que ahí se desarrolle la investigación.

“Es una zona rica en recursos hídricos y en su almacenamiento, de los cuales depende no solo la ciudad de Cuenca sino también una gran proporción de lo que genera en el sistema hidroeléctrico con proyectos como Amaluza, Sopladora”, acotó Vásquez.

Para el investigador, el Parque Nacional Cajas también es “un laboratorio natural viviente” al ser una zona que aún no ha sido alterada y esta cualidad le da un aporte particular. “Aquí se podría estudiar a priori algunas consecuencias potenciales del cambio climático y acercarnos a lo que podría pasar en zonas más bajas cuando las consecuencias de ese cambio potencial llegue”.

La investigación, que se ejecutará durante 3 años, tiene varios enfoques. Como prioridad está el estudio de los flujos de CO2 y otros flujos de carbono en los ecosistemas. El proyecto tiene un financiamiento de $ 1,6 millones. El 87% es financiado por la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) y más del 10% por la Universidad de Cuenca.

En el estudio participan más de 8 instituciones, 2 son ecuatorianas y el resto europeas. También participarán más de 16 investigadores con Ph.D, 3 son de origen ecuatoriano. Henrietta Hampel, coordinadora del proyecto, coincidió con Raúl Vásquez en que uno de los objetivos es cuantificar el carbono en diferentes partes de las cuencas, vegetación, suelo y agua de la zona.

“Es importante porque en el futuro vamos a ver cambios en la vegetación y en la cantidad y calidad del agua, entonces queremos proyectar qué pasará, para dar recomendaciones para el manejo de estos recursos…”, especificó a un medio de comunicación cuencano. La experta agregó que para la investigación utilizarán equipos de última tecnología.

Además analizarán los polutantes (partículas de contaminación) que llegan El Cajas, una zona ubicada entre 3.000 y 4.500 metros sobre el nivel del mar (msnm), desde otras ciudades, países, incluso continentes. / El Ciudadano

El Tiempo

Parque El Cajas será sede de una investigación

Un grupo de científicos europeos explorará la zona para constatar los efectos del cambio climático en los últimos 200 años. La Senescyt financia una buena parte del proyecto.

El Parque Nacional El Cajas está situado en el sur de Ecuador, en la provincia de Azuay. Esta zona es privilegiada porque hay más de 2.000 cuerpos de agua, entre las que se destacan 178 lagunas bien definidas y ubicadas sobre extensos valles. Tres de ellos son Lagartococha, Ventanas y Tinguishcocha.

También se registra la fauna de los páramos ecuatorianos. Se puede avistar venados de cola blanca, oso de anteojos, puma, yaguarundí, y una infinidad de flora que la hace una zona única en Ecuador.

Esas son algunas de las cualidades que han influido para que un grupo de científicos de Italia, España y Ecuador escogiera esta zona para estudiar los impactos del cambio climático en los últimos 200 años.

La exploración en el Cajas es parte del proyecto Ecuaflux (Análisis Integrado de los Flujos de Carbono en Cuencas de los Andes Australes de Ecuador).

Para el ingeniero Raúl Vásquez, codirector del proyecto, la afluencia hídrica del área es trascendental para que ahí se desarrolle la investigación.

“Es una zona rica en recursos hídricos y en su almacenamiento, de los cuales depende no solo la ciudad de Cuenca sino también una gran proporción de lo que genera en el sistema hidroeléctrico con proyectos como Amaluza, Sopladora”, acotó.

Para el investigador, el Parque Nacional Cajas también es “un laboratorio natural viviente” al ser una zona que aún no ha sido alterada y esta cualidad le da un aporte particular.

“Aquí se podría estudiar a priori algunas consecuencias potenciales del cambio climático y acercarnos a lo que podría pasar en zonas más bajas cuando las consecuencias de ese cambio potencial llegue.

Estos datos serían útiles para la gestión de los recursos naturales en el país ante el potencial cambio climático”, explicó.

La investigación, que se ejecutará durante 3 años, tiene varios enfoques. Como prioridad está el estudio de los flujos de CO2 y otros flujos de carbono en los ecosistemas.

Además, se estudiarán los sedimentos para tener una retrospectiva sobre los efectos del cambio climático. “El estudio tendrá una ventana de 100 o 200 años de análisis como máximo, no podemos irnos más allá porque sería muy especulativo”, aseguró.

El proyecto tiene un financiamiento de $ 1,6 millones. El 87% es financiado por la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) y más del 10% por la Universidad de Cuenca.

En el estudio participan más de 8 instituciones, 2 son ecuatorianas y el resto europeas. También participarán más de 16 investigadores con Ph.D, 3 son de origen ecuatoriano.

Henrietta Hampel, quien es coordinadora del proyecto, coincidió con Raúl en que uno de los objetivos es cuantificar el carbono en diferentes partes de las cuencas, vegetación, suelo y agua de la zona.

“Es importante porque en el futuro vamos a ver cambios en la vegetación y en la cantidad y calidad del agua, entonces queremos proyectar qué pasará, para dar recomendaciones para el manejo de estos recursos…”, especificó a un medio de comunicación cuencano. La experta agregó que para la investigación utilizarán equipos de última tecnología.

Martín Grosjean, director del Instituto Cambios Climáticos de la Universidad de Berna, en Suiza, explicó que este estudio permitirá saber si las modificaciones actuales del clima están o no fuera del rango de variabilidad natural.

Además analizarán los polutantes (partículas de contaminación) que llegan al Cajas, una zona ubicada entre 3.000 y 4.500 metros sobre el nivel del mar (msnm), desde otras ciudades, países, incluso continentes.

“Hay polutantes que llegan de largas distancias, puede ser Guayaquil, China, Asia, que son transportados en el aire y se depositan con la neblina o la lluvia… Hay pesticidas o metales, como plomo, cobre y mercurio…”, indicó Grosjean a diario El Mercurio. (I)

Datos

El Parque Nacional Cajas está situado en los Andes, en el sur de Ecuador, en la provincia de Azuay, a 33 km al noroccidente de Cuenca.

Las aves más importantes son el caracara, el cóndor, el tucán andino, patos y colibríes. El ratón de agua de Cajas es una especie endémica del parque. Las lagunas de El Cajas son muy visitadas.

La cuenca del Burines, que será investigada por Ecuaflux, tiene lagos de diversos tamaños y profundidades. Las dos lagunas elegidas para el estudio tienen una profundidad de 8 y 14 metros (m).

El cerro Paragüillas, a 4.450 metros sobre el nivel del mar (msnm), se encuentra en el Parque Nacional El Cajas.

El Telégrafo


Volver