El ministro de Relaciones Exteriores, arquitecto Andrés Navarro, sostuvo un encuentro con rectores y vice-rectores de 19 universidades del país, a los cuales  explicó los avances del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros que ejecuta el Gobierno como parte de una reforma migratoria sin precedente impulsada por el presidente Danilo Medina, además de la articulación del Plan Nacional de Derechos Humanos.

Durante la actividad desarrollada  en el Salón de los Espejos de la Cancillería, el ministro Navarro expuso ante los rectores académicos que ese sector de la ciencia es estratégico y fundamental para la eficiencia y éxito de la nueva política migratoria sustentada en la Constitución de la República, las leyes nacionales y las convenciones internacionales a las que el país está adherido.

“Entendemos que las academias pueden jugar un rol fundamental en la  puesta en escena de este instrumento regulador de la migración indocumentada en el país, por lo que hemos querido que estén lo suficientemente informados sobre este mecanismo, y las gestiones del gobierno frente a una campana internacional de descrédito en contra del país “, subrayó Navarro.

Acompañado de la ministra de Educación Superior, Ligia Amada Melo; el viceministro de la Presidencia, Luis Henry Molina; de Washington González, viceministro del Interior, de Radhis Abreu, directora de Derechos Humanos de la Cancillería,  embajador Alberto Despradel, director de Relación con Haití, y de Fernando Ferrán, director de Análisis Estratégico de la Cancillería, entre otros funcionarios, Navarro sugirió la creación de una agenda común con los rectores para darle seguimiento permanente a las ejecutorias de los dos referidos planes.

Consideró que la sociedad dominicana se ha unificado a nivel interno e internacional sobre la posición del gobierno central respecto a la realidad que enfrenta el país por aplicar un derecho soberano sin menoscabo del respeto a los derechos humanos, “pero aspiramos que ese nivel de conciencia sea cada vez más sólido por la credibilidad de nuestra política migratoria”.

Dijo que el gobierno ha asumido las críticas constructivas recibidas a nivel interno y externo, lo que ha contribuido a mejorar las prácticas en un tema tan medular para la nación, “sin embargo, el reto más importante de esta política migratoria no ha llegado aún, eso lo veremos en los próximos años; de ahí que debemos seguir haciendo este esfuerzo serio y sostenible en el tiempo, con participación de la sociedad civil y la academia”.

De su lado, la ministra Melo de Cardona destacó los esfuerzos de la Cancillería por involucrar a las academias superiores en la promoción y difusión de la política migratoria, “toda vez que las universidades están permanentemente en contacto con miles de jóvenes y profesores, lo que podrá ayudar a seguir llevando las informaciones reales de la política migratoria que encamina el gobierno”.

En tanto que el viceministro Molina refirió que “la República Dominicana trata por primera vez de tener un orden migratorio a través de este plan asumido con responsabilidad, pese a las opiniones falseadas e irresponsables que han surgido a nivel internacional.

En igual sentido se pronunció el viceministro González, quien puntualizó que el plan es un proceso que se lleva a cabo con todas las flexibilidades necesarias y de manera gratuito, “cumpliendo con las normas establecidas, a diferencia de otros procesos observados en otras partes del mundo”.

Como resultado del encuentro se acordó establecer una agenda común entre Cancillería y Universidades, la cual incluirá encuentros con profesores y estudiantes en los diferentes centros superiores en todo el país. Además la agenda de trabajo incluirá la producción de investigaciones y publicaciones sobre el impacto de la política migratoria y la trascendencia del Plan Nacional de Derechos Humanos, entre otras acciones.

Entre los rectores asistente estuvieron Radhamés Mejía, de la Universidad Apec; Miguel Fiallo, Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU); Ángel Hernández, Universidad Abierta para Adultos (UAPA); general Valerio García Reyes, Instituto Superior de la Defensa (INSUDE); sacerdote Jesús Castro Marte, Universidad Católica de Santo Domingo (UCSD); Rafael Marion Landais, Universidad Domínico-Americana (UNICDA); Iván Grullón, Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD); Milagros Yost, Universidad del Caribe (UNICARIBE); Julio Sánchez Mariñez, Instituto Superior de Formación Docente (ISFODODU); Marcos Villamán, Instituto Global de Altos Estudios en Ciencia (IGLOBAL) y Víctor Delance, del Centro Comunitario Tecnológico de San Luis.

Asimismo, Rita de los Santos, vicerrectora de la Universidad de la Tercera Edad (UTE); Rafael Abreu, decano de la Universidad Católica Tecnológica del Cibao (UCATECI); José Pérez Gómez, decano de la Universidad Iberoamericana (UNIBE); Alexandra Borbón, directora de la Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), José Feliz, vicerrector del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), y María Elena Cruz, vicerrectora de la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA).

El Día

Navarro explica a rectores de 19 universidades el Plan de Regularización

El ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Navarro, se reunió con rectores y vicerrectores de 19 universidades del país, para explicarles los avances del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, y la articulación del Plan Nacional de Derechos Humanos.

Durante la actividad desarrollada en la Cancillería, el ministro señaló que el sector académico universitario es estratégico y fundamental para la eficiencia y éxito de la nueva política migratoria, sustentada en la Constitución dominicana, las leyes nacionales y las convenciones internacionales a las que el país está adherido.

“Entendemos que las academias pueden jugar un rol fundamental en la puesta en escena de este instrumento regulador de la migración indocumentada en el país, por lo que hemos querido que estén lo suficientemente informados sobre este mecanismo, y las gestiones del gobierno frente a una campana internacional de descrédito en contra del país”, subrayó Navarro.

En este sentido, el funcionario sugirió la creación de una agenda común con los rectores para darle seguimiento permanente a las ejecutorias de los dos referidos planes.

La sociedad dominicana se ha unificado a nivel interno e internacional con respecto a la realidad que enfrenta el país por aplicar un derecho soberano, sin menoscabo del respeto a los derechos humanos, “pero aspiramos que ese nivel de conciencia sea cada vez más sólido por la credibilidad de nuestra política migratoria”, explicó.

El gobierno ha asumido las críticas constructivas recibidas a nivel interno y externo, lo que ha contribuido a mejorar las prácticas en un tema tan medular para la nación, “sin embargo, el reto más importante de esta política migratoria no ha llegado aún, eso lo veremos en los próximos años; de ahí que debamos seguir haciendo este esfuerzo serio y sostenible en el tiempo, con participación de la sociedad civil y la academia”, agregó.

7Días


VOLVER