La universidad andina Simón Bolívar (sede Quito) tendrá nuevo rector a partir de la primera semana de noviembre. En esa fecha, el Consejo Superior analizará en Sucre (Bolivia) el currículo y trayectoria de los  postulantes. Este viernes 30 de octubre se receptarán los aportes de la comunidad sobre los aspirantes. Uno de ellos, el escritor y catedrático Raúl Vallejo, quien explica sus planes para fortalecer las especialidades académicas y convertir a la Andina en centro regional del saber.

Al postularse para el rectorado de la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB) ha afirmado que quiere inaugurar un nuevo ciclo, ¿en qué consiste su propuesta?

Las expectativas académicas de los estudiantes y los docentes hoy están dirigidas hacia los doctorados. Y la UASB también es parte de este fenómeno que funciona como correlato del clima social, cultural, político y económico de la nueva institucionalidad nacional y regional. Por tanto, un nuevo ciclo de la UASB debe fortalecer nuestras mejores conquistas y potenciar una oferta académica en las plazas y especialidades en las cuales aún no ha incursionado. El imperativo de hoy es superar cuantitativa y cualitativamente el concepto y la práctica de los posgrados de investigación. Para ello debemos crear incentivos para la constitución de equipos de investigación conformados por docente y estudiantes, y de los proyectos de alcance regional y propender a investigaciones académicas en la dirección de contribuir a la integración regional y subregional. Y, además, convertir a la UASB en una suerte de centro cultural de la ciudad del que se posesionen y en el que se posicionen las diferentes manifestaciones artísticas locales y regionales.

¿Cómo va a afrontar las demandas locales y regionales de una universidad internacional como lo es la UASB en este momento histórico de América Latina?

Desde la experiencia acumulada de la sede Ecuador, podemos contribuir al desarrollo de las sedes de la UASB en los otros países de la CAN (Comunidad Andina), procurando que su ámbito académico tenga relación con las potencialidades productivas de cada país, garantizando su especialización y la complementariedad para evitar la competencia inútil entre las sedes.

Hay varias voces que expresan dudas de cómo asumiría usted la autonomía universitaria, por considerar -de manera negativa- sus relaciones con el gobierno. ¿Cuál es su posición?

Creo firmemente en la autonomía universitaria y en la independencia institucional de cualquier tipo de bandería política. La universidad, como institución, debe ser tan independiente del gobierno como del partido político en el que militasen sus autoridades.
En este proceso de nombramiento del rector de la sede Ecuador, se ha pretendido posicionar una idea falsa y crear un ambiente de rumores y miedos insensatos. Debo recordar que Enrique Ayala, durante sus años de rector, no solo ha militado en el Partido Socialista sino que también fue asambleísta constituyente (1997–1998) y diputado de su partido (2002– 2006). ¿De esto se puede concluir que el rectorado de Enrique Ayala fue el rectorado del Partido Socialista? ¿Fue malo que Enrique Ayala tuviese una opción política militante y ejerciera el rectorado de la UASB? Es, también, como si dijésemos que César Montaño haría un rectorado del Opus Dei porque simpatiza con dicha congregación religiosa. Pienso, al contrario de ciertas posiciones sectarias que se han develado en estos días, que cada uno tiene la libertad de ser partícipe ideológico de la corriente política o religiosa en la que cree. Es uno de los principios básicos de la vida universitaria. Lo que sucede es que algunos opositores al gobierno intentan ‘satanizar’ el que yo haya participado y crea en el programa de la Revolución Ciudadana. Así como creo en este proyecto político que ha transformado al país, también estoy consciente de que el rector de cualquier universidad es un académico que se rige por los principios de la vida universitaria y no por las consignas gubernamentales o del partido político con el que simpatiza. Como dijo en los 70 el padre Pedro Arrupe, superior de los Jesuitas: “El que esté libre de ideología que arroje la primera piedra”.
Eso sí, la comunidad de la UASB debe tener la seguridad de que, al contrario de lo que hizo Enrique Ayala durante sus años de rector, no optaré por ningún cargo de elección popular mientras ejerza el rectorado de la universidad.

¿Cuáles son los principios que regirán su rectorado?

El primero, el de la autonomía, del que ya hablé. Para mí también es fundamental el principio de la libertad de cátedra y de investigación, pues dicha libertad constituye la esencia de la diversidad, el respeto al otro, y la pluralidad del espacio universitario. Considero indispensable el fortalecimiento institucional basado en la estabilidad laboral, el respeto a los derechos y beneficios vigentes, y la preparación permanente de su personal. Y también el de la democratización del acceso al estudiantado. Creo,  finalmente, que la universidad debe ampliar su capacidad de servicio a la comunidad regional y convertirse en un centro de promoción de las artes y la literatura de la región.

¿Cuál es su propuesta para los estudiantes de la Andina?

En síntesis, incluir participación de alumnos y exalumnos en el nuevo Comité de Gestión Institucional, puesto que estoy planteando transformar el actual Comité de Coordinación Académica en un Consejo Académico y otro de Gestión Institucional. Me parece necesario ampliar los mecanismos de democratización de acceso a los postulantes de la región; simplificar los trámites y mejorar los servicios para el estudiantado. En la medida en que queremos fortalecer el posgrado de investigación, es imprescindible fomentar la participación en eventos académicos regionales. Y, para crear una tradición estudiantil más arraigada, hay que mantener los vínculos y seguir el desarrollo profesional de los exalumnos.

En caso de ser nombrado rector, ¿facilitaría una auditoría para conocer el real estado administrativo y financiero de la universidad?

Las auditorías de los diferentes ejercicios han sido presentadas periódicamente por el rector actual ante el Consejo Superior y han sido aprobadas por dicha instancia. Ahí está reflejado el real estado administrativo y financiero de la universidad. Lo que haré, de ser designado rector por el Consejo, es institucionalizar un informe anual ante la comunidad sobre el estado de la UASB en lo que tiene que ver con el presupuesto ordinario, los recursos gestionados, y el balance del fondo de inversión.

¿Cómo es el proceso de designación de rector en la UASB?, porque parecería que se ha creado una confusión interesada por parte de la otra postulación

En el Estatuto de la UASB está claro que el rector de la universidad es nombrado por el Consejo Superior y si bien se hace una consulta previa, esta no es vinculante; de ahí que espero que el Consejo, que se reunirá en Sucre, Bolivia, del 5 al 7 de noviembre de este año, analice la hoja de vida de los candidatos: cuál es la experiencia de gestión y de docencia de cada uno; que sopese qué tipo de publicaciones tenemos en nuestro haber y si poseemos algún premio o reconocimiento de carácter nacional o internacional; y, además, revise si cumplimos los requisitos legales para el ejercicio del rectorado: tiempo de servicio, grado doctoral y título obtenido según lo dispuesto en la Ley de Educación Superior. (I)

El Telégrafo

Volver