El diputado del Partido Libertad y Refundación (Libre), Rasel Tomé, presentará un proyecto de ley con el fin de anular el examen de admisión y el pago de la matrícula en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

El parlamentario mencionó que este tipo de exámenes sólo son una “medida para excluir” al estudiante, haciéndolo pagar por el mismo y rechazarlo sino saca el puntaje requerido en la prueba.

Señaló que “el examen que se practica en la UNAH es un negocio de instituciones internacionales y de las universidades privadas”.

“Ya que si el alumno no aprueba en la universidad pública, se va con sus 4,000 lempiras a una privada”, criticó.

Pidió a las demás bancadas del Congreso Nacional acompañarle en su iniciativa a presentar esta semana.

Tiempo

Julieta Castellanos: Congresistas no deben politizar pruebas académicas

La rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, pidió a los diputados escuchar los argumentos académicos de esa institución antes de aprobar un proyecto que pretende eliminar las pruebas de aptitud para ingresar al Alma Máter.

La iniciativa sería presentada por el diputado del Partido Libertad y Refundación (Libre), Rasel Tomé, argumentando que este examen está impidiendo que miles de jóvenes no puedan estudiar en la universidad del pueblo.

La rectora respondió que de pasar ese decreto se violaría la autonomía universitaria y además permitiría bajar el rendimiento académico que pasó del 38 al 70 por ciento en la UNAH, desde que las pruebas empezaron a aplicarse.

“Es un daño enorme pensar que al bajar el nivel educativo de la educación superior estarían obteniendo votos de los jóvenes. Y es un engaño creer que si no se esfuerzan en la universidad van a ser buenos profesionales”, recordó la rectora.

“Les pedimos a los diputados que escuchen los argumentos académicos de la institución y que sobre todo respetuosamente les pedimos que no arrastren a la universidad a sus intereses políticos partidarios”, subrayó.

Al proyectista le sugirió que se informara porque en todas las universidades del mundo existen pruebas de ingreso, incluso, solo entran los mejores frente a determinado número de cupos, Aquí mismo, en Honduras, le recordó que las academias militares y policiales también aplican pruebas para seleccionar a sus estudiantes.

Es una muralla

El diputado defendió su proyecto argumentando que “la rectora tiene que darse su tiempo para conocer los decretos del Legislativo, no se duda que ella tenga la voluntad de actuar a favor de la juventud. La Prueba de Actitud Académica (PAA) se ha convertido en una muralla, en una barrera excluyente”.

Expuso como ejemplo que una joven fue a hacer tres veces el examen de admisión para estudiar la carrera de Derecho y no pudo pasarlo y con el dinero que ella recibe se tuvo que ir a la universidad privada y ya se está graduando.

“Es decir, en las universidades privadas sí se gradúan y en las universidades públicas no los reciben, porque dicen que no tienen capacidad. Eso no es así, en Honduras se necesita abrirle a los jóvenes espacios para que ingresen a las universidades y sí que tengan las reglas académicas, tienen que prepararse y si no pasa la clase porque no estudia allí sí es reprobado”, recalcó el congresista. (EG)

DATOS

La rectora de la UNAH, Julieta Castellanos, manifestó que la prueba de aptitud académica es potestad que la ley otorga a la institución. Valoró que para disponerse a eliminar la prueba desde un proyecto de ley en el Congreso Nacional, se tendría que violentar la autonomía de la cual goza la universidad.

La Tribuna

Pruebas de admisión universitarias

Por Carlos A. Medina R.

La moción presentada ante el Congreso Nacional por el diputado Rassel Tomé del Partido Libertad y Refundación (LIBRE), y aspirante a convertirse en el candidato de su partido en las próximas elecciones, tiene indudablemente un contenido populista que pueda originar el apoyo de la juventud a su persona. Sin embargo, el contenido de la misma ha originado un debate a nivel de las estructuras universitarias, que rechazan de plano dicha propuesta porque va en contra del proceso de mejoramiento de la calidad del egresado universitario.

La moción en esencia, eliminaría por mandato del Congreso, las pruebas de admisión que la Universidad practica a los aspirantes a ingresar a esa institución de enseñanza superior, sostenida por los impuestos que paga el pueblo hondureño. De acuerdo al diputado Tomé, esta sería una política de puertas abiertas para que todos los jóvenes que así lo deseen tengan la oportunidad de ingresar en dicha casa de estudios superiores sin restricción alguna, y solo con el requisito de matricularse para ser parte de los miles de estudiantes que asisten a sus aulas para adquirir un grado superior.

En el ranking mundial de universidades, solo entran tres de América Latina y ninguna del área centroamericana, y en la categorización que se ha hecho a nivel de nuestra América Morena, en los años anteriores nuestra Universidad no ha estado ni siquiera en las 300 universidades evaluadas. Gracias a la mejoría que ha existido en el período de la rectora Julieta Castellanos, en este año la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), ocupó el puesto 246 de esas 300 universidades evaluadas en nuestro mestizo continente.

Uno de los parámetros que ha favorecido esa mejoría, que por primera vez coloca a la UNAH dentro del grupo de las 300 aunque sea en una posición baja, es un avance notable que se debe básicamente a la selección de los mejores alumnos y los que están aptos para estudiar en sus aulas. Aquí no se trata de cantidades, si no de calidad, pues el país necesita producir profesionales que le den respuesta a los problemas de la nación, y no individuos que se conviertan en una carga para el Estado hondureño.

En todos los países civilizados del mundo, las universidades tienen parámetros de admisión que hay que cumplir para poder ingresar. Para el caso, en la Universidad de McGill, Canadá, en donde yo hice mis estudios superiores, para poder entrar a la carrera de Medicina había que hacer cuatro años de preparación, y tener un coeficiente de inteligencia arriba de 140, y a pesar de todo esto, de tres mil aspirantes que habían en Norteamérica para dicha carrera, solo existían 120 plazas, y después del primer año de la carrera, se eliminaban 20, y solo ingresaban 100 al segundo año.

Ese severo tamizaje le permite a esas universidades del primer mundo mantener un ranking mundial en las primeras 25 posiciones, y asegurarse que los profesionales egresados llenarán los requisitos que la universidad y la sociedad exige. Por supuesto, la situación social de nuestro país es diferente y la UNAH ha podido evaluar el hecho que la educación primaria y secundaria es deficiente, y que la oferta brindada al joven hondureño en sus aulas, no puede ser colmada de estudiantes que no llenan los requisitos para estar en una institución de educación superior.

Para solventar el problema que tenemos, respetuosamente deseamos sugerir a las autoridades superiores de la UNAH, que aquellos alumnos que no tengan las cualidades académicas, se les brinde la oportunidad después de la secundaria, de estudiar a un nivel preparatorio de uno a dos años como lo hacen otros países, brindándoles en esos periodos instrucción o educación en las clases elementales, en donde la educación secundaria hondureña tiene debilidades, tales como Matemáticas, Español, una lengua extranjera, Ciencias y una alta dosis de ética y responsabilidad ciudadana. Esto le daría al joven madurez, y entraría a la carrera de su elección mejor preparado y con un bagaje cultural más amplio.

En este debate originado por la moción del diputado Tomé y la respuesta de la rectora Castellanos, creemos que es necesario que no se detengan los avances académicos de la UNAH y que no se inyecte el populismo que solo desea captar el voto juvenil. Nuestra sugerencia no es original; existe en muchos países del mundo, y como exmaestro por cuatro décadas de la Facultad de Ciencias Médicas creo que es necesario más formación y madurez en los estudiantes de las diferentes carreras.

La Tribuna

Logros importantes en Educación

Por Adán Hilario Suazo Molina
Coronel de Aviación (r)

Personalmente considero, que la labor del servidor público es una vocación, asi como también estimo que la política debería ser sobre todo un voluntariado antes que una fuente de oportunismo, poder y riqueza. Desafortunadamente la realidad es evidente, salvo raras excepciones; aclaro esto dado que con justa razón, debo expresar mi desinteresada aprobación, a la labor del ministro de Educación y su equipo de colaboradores.

Sin discusión alguna, solamente la inversión en educación, fundirá una base sólida para impulsar el desarrollo nacional, ejemplos de esta naturaleza, abundan alrededor del mundo. Muchas voces anárquicas o envidiosas, se hacen sentir muy a menudo adversando los evidentes éxitos en materia educativa, por ejemplo la meta de los 200 días de clases, es este un crucial logro de todo el sistema y evidencia que maestros, alumnos y padres de familia han comprendido cual es la ruta correcta que conduzca a vencer la pobreza, el subdesarrollo y la inequidad.

Existen compromisos de Estado que se deben cumplir, para poder acceder a beneficios externos, hay una Ley Fundamental de Educación que enfoca los grandes objetivos trazados en esta materia y tanto la Ley de Visión de País, como el Plan de Nación, enmarcan, definen y priorizan el sistema educativo; el cual es sostenido con un presupuesto actual, que corresponde a 22 mil millones de lempiras, de un presupuesto global de 185 mil millones, por esto deseo recalcar, que la idea y esfuerzo principal es la Educación.

Toda esta inversión, es necesaria para sostener un sistema que corresponde a obtener metas como ser: Aumento del flujo de escolares, calidad educativa, calidad y eficiencia docente y participación comunitaria. Dirigido a educar 2 millones de jóvenes estudiantes, a mantener 21,425 escuelas publicas además del componente de unos 53 mil docentes, sumando las necesidades administrativas y logísticas correspondientes.

“La educación es función esencial del Estado para la conservación, el fomento y difusión de la cultura, la cual deberá proyectar sus beneficios a la sociedad sin discriminación de ninguna naturaleza… (Art. 151 Constitución de la República)”.

Debemos comprender que para obtener estos ideales, hay mucho camino que recorrer en materia educativa, habrá que mejorar en aspectos como ser: vencer un analfabetismo de 14%, aumentar el acceso de escolares a los centros, controlar el índice de aplazados, acceso a internet, establecer sistemas perdurables en cuanto a logística, mantenimiento y desarrollo de los centros escolares, todo esto entre otras necesidades de modernización y actualización del sistema.

Pero quiero mencionar como un factor en particular, es el caso de los maestros, este elemento clave es sumamente necesario depurarlo, actualizarlo y que reciban constantemente el reconocimiento a su labor, esto tanto en forma económica como moral, considero que los gobiernos pueden establecer programas referentes a becas en el exterior, como entrenamiento en el país de parte de expertos de países que vengan y traigan innovación, no asi doctrinas exóticas, anárquicas y desfasadas.

Considero que la ruta inicial está trazada, lo esencial era poner orden, tomar el control del sistema, administrar correctamente los recursos, ¡muy bien hasta ahora! Paradójicamente, este logro se debe en gran parte a la capacidad demostrada por el funcionario a cargo del Ministerio de Educación, ¡qué mejor ejemplo! alguien perteneciente a un partido de férrea oposición, quien a comprendido patriótica y profesionalmente que jorobando la educación pública sobre todo, lo único que se hacía era ampliar más la brecha de pobreza e inequidad o negarle un derecho sagrado a los jóvenes, de poder acceder al pan del saber.

La educación privada es también significativa, hay 1,668 institutos de los cuales 1,366 son bilingües, también el Ministerio con buen tino a asumido una supervisión y control de estos centros.

Las universidades evidentemente han mejorado, la UNAH, a tenido logros no solo en infraestructura, pero también en la administración y actualización de las carreras actuales y el desarrollo de nuevas carreras, ¡otro ejemplo digno de mencionar! La señora rectora demostrando profesionalismo y patriotismo.

“Pero por favor que alguien explique; por qué si hemos dado algunos pasos adelante, un diputado, al mejor estilo Donald Trump, está promoviendo abolir los examines de admisión en la UNAH… habrase visto tantas ansias de protagonismo”.

La Tribuna