La investigación fue realizada por el ingeniero agrónomo José Ricardo Calles Hernández. En ella se estable la relación que existe entre la contaminación y la afectación a la salud humana.

Texto: Wilber Góchez
Wilber.corpeno@mail.utec.edu.sv
La Palabra Universitaria

Aplicación de una función dosis-respuesta para determinar los costos sociales de la contaminación hídrica en la microcuenca del río Las cañas, en San Salvador, es el nombre del más reciente estudio que  la vicerrectoría de investigación de la Universidad Tecnológica de El Salvador (UTEC) dio a conocer al público, en la línea de investigación de desarrollo local.

El estudio fue realizado por el investigador e ingeniero agrónomo José Ricardo Calles Hernández. Tiene como objetivo estimar el costo monetario y social por la contaminación del agua de la referida cuenca, además de evidenciar el impacto que ha generado en el área la insalubridad y la contaminación hídrica y ambiental.

Según explicó el investigador, con este trabajo también se busca establecer con base a estadísticas, la relación que existe entre la contaminación  y la afectación a la salud humana. Para ello se ha diseñado un modelo econométrico en el que se relacionan un conjunto de variables explicativas de la morbilidad por Insuficiencia Renal Crónica (IRC).

“Lo que se pretende es poder relacionar estas condiciones de calidad de contaminación de agua con las enfermedades que está padeciendo la población, además de poner en perspectiva el costo social que implica los padecimientos de la gente a causa de la contaminación”, explicó.

Y es que el estudio muestra que el comportamiento de la morbilidad por IRC puede darse al menos en un 50 por ciento por factores ambientales, como la contaminación de nitrógeno (nitrato y nitrito) en las fuentes de abastecimiento de agua para el consumo humano. El referido río abarca los municipios de Apopa, Soyapango y Tonacatepeque.

Considerando lo anterior, el costo social de la morbilidad por IRC es atribuible a la concentración de sustancias contaminantes identificadas en las fuentes de agua para abastecimiento para consumo de las personas analizadas en los municipios antes mencionados, el cual ronda los 27 millones por año según el cálculo del estudio.

La microcuenca del río Las Cañas, por ser un territorio que forma parte del área metropolitana de San Salvador, los recursos naturales que la caracterizan se ven expuestos a las presiones antrópicas propias de las zonas urbanas, como son el manejo inadecuado de desechos sólidos, el vertido de aguas residuales, la expansión de áreas para el desarrollo urbano en zonas ocupadas por ecosistemas estratégicos desde el punto de vista ecológico, entre otros aspectos.

En esa dinámica de crecimiento poco ordenado del territorio, el recurso hídrico está experimentando serias complicaciones referentes a su calidad. Relacionado a ello, se conoce que en el referido fluido de agua existen al menos 19 fuentes puntuales y 15 no puntuales de contaminación.

Según explica el experto, las puntuales contaminantes están constituidas por vertidos industriales y por aguas residuales ordinarias. En las fuentes no puntuales se han identificado vertederos en las laderas de los ríos y quebradas con deposición de todo tipo de desechos: doméstico, industrial, de construcción, peligroso, entre otros.

El estudio destaca que la condición del recurso líquido provoca el empeoramiento de las condiciones de vida de la población que tiene influencia en el territorio.

Probablemente muchas enfermedades están asociadas a una mala calidad ambiental, de hecho se sabe que las enfermedades respiratorias agudas, así como el parasitismo y las infecciones intestinales y las infecciones gástricas intestinales, ocupan los primeros lugares de morbilidad en el departamento de San Salvador.

La Palabra Universitaria


Volver