Se comenta mucho, sobre todo en círculos de ingenieros egresados, que la UNI ha perdido el nivel que tenía en la década de los 70.
Las décadas posteriores, los 80 y 90, constituyeron una época negra no solo para la UNI, sino para todo el Perú. Había terrorismo y teníamos pocos recursos del Estado. Hace poco le comenté a un profesor de aquí que no teníamos dinero para comprar papel y que los alumnos dieran sus exámenes. Pero con la bonanza económica nos hemos recuperado. Hoy queremos producir más y mejores ingenieros.

Sigue a Portafolio también en Facebook

De acuerdo con el ránking QS de las 300 mejores universidades de América Latina, la UNI está en el rango 160-170 y en el puesto 5 en la lista de una revista peruana. ¿Cuál es su lectura de estos datos? 
Primero, se debe a la dejadez de administraciones anteriores. Incluso el año pasado no se entregó la información para participar en un ránking nacional. Por otro lado, hay que tener en cuenta que existen universidades, en el Perú y la región, con muchas más carreras y docentes que la UNI. Por ejemplo, tienen carreras de Ciencias de la Salud donde se realiza bastante investigación y eso puntúa bastante bien.

¿Qué planes tienen para continuar elevando el nivel de la universidad? 
Estamos apostando por la acreditación, queremos que nuestras 28 especialidades cuenten con ese grado. Tres ya están acreditadas internacionalmente y el otro año se sumarán al proceso 14 más.

Otra línea será fortalecer el área de investigación, hoy ya tenemos un vicerrectorado de investigación como manda la ley. Nuestra intención es aumentar el número de profesores que publican en revistas indexadas y la participación de alumnos con sus proyectos en fondos concursables. Somos la universidad con mayor número de patentes presentadas ante Indecopi.

La UNI prácticamente no recibe nada del canon destinado para las universidades públicas. ¿Cree que se debería cambiar el esquema de repartición?  
Hay universidades que no gastan el dinero del canon. Creo que las universidades de Lima estamos siendo castigadas y eso debería cambiar. Se debe repartir mucho mejor.

¿Qué líneas de investigación trabajarán en los próximos cinco años? 
En nanotecnología, recursos naturales, redes informáticas, electricidad y demás. También tenemos planes de utilizar dos terrenos nuestros en Pachacámac y Chilca.

¿Allí se podrían llevar algunas facultades? 
No, la idea es contar con centros de investigación. En Chilca, por ejemplo queremos concentrarnos en estudiar las posibilidades de nuevos usos para el gas y el petróleo. En tanto, en Pachacámac la idea es desarrollar investigación en el campo de la energía eléctrica y energías renovables.

¿Se tienen fechas posibles de cuándo podrían operar estos centros de investigación? 
Aún no, estamos en las primeras etapas y tenemos que armar los expedientes para conseguir los recursos. Aunque lo ideal sería que se desarrollen en el transcurso de los próximos cinco años.

¿Cuántos alumnos tienen en pregrado y posgrado?
En pregrado tenemos alrededor de 12.000 alumnos y en posgrado unos 2.000.  Cada año, en nuestros dos proceso de admisión, recibimos el ingreso de 2.000 jóvenes. Si tuviéramos más recursos, lo recomendable sería recibir el doble para destinar más ingenieros, arquitectos y científicos al país.

¿En el caso de posgrado están presentes fuera de Lima? 
Hemos realizado maestrías y cursos de posgrado en varias provincias, con el apoyo del Colegio de Ingenieros del Perú. Sin embargo, cada facultad lo hacía por su cuenta. Ahora se ha creado la Escuela de Posgrado de la UNI para trabajar todos de la mano.

¿Cómo va a manejar el tema de las relaciones con universidades del extranjero? 
Ya tenemos alianzas con universidades de Japón, Brasil, EE.UU., Corea y Rusia, con las que algunos de nuestros alumnos participan en intercambios estudiantiles. Pero en nuestra idea de fortalecer la presencia de la UNI en el plano internacional queremos concretar títulos de doble grado.

Vamos a firmar un convenio con la Universidad de Alberta (Canadá) para que los egresados de la carrera de ingeniería de petróleo salgan con el título de la UNI y de dicha universidad. También hay interés de otras universidades.

El Comercio

Volver