El presupuesto para Educación en 2016, equivalente al 3.85% del producto bruto interno, (PBI) es el más alto que se ha otorgado a ese sector en la historia del Perú, destacó el presidente de la Comisión de Educación del Congreso, Daniel Mora.

Indicó que aun cuando estamos por debajo de presupuestos que otros países asignan a este sector, los recursos dispuestos por el Ejecutivo en el proyecto de ley son de gran importancia y abren las perspectivas para seguir trabajando por una educación de calidad.

“Este gobierno le está dando la importancia que se merece la educación en el país. Ojalá que el próximo gobierno prosiga con la misma política y que incremente el presupuesto a un 6% si es posible”.

Rural y en frontera

Mora también reveló que la comisión elabora un proyecto de ley para fortalecer la educación rural y en las zonas de frontera, cuyo dictamen se presentará en esta legislatura, a fin de que sea aprobado en el pleno.

Con esta ley, dijo, se culminará con la reforma de la educación en el país.

Anotó que este proyecto es un tanto complejo si se tiene en cuenta la diversidad de realidades que hay en la Costa, Sierra y Selva, pero –subrayó– que de todas maneras la norma será aprobada en los primeros meses del próximo año.

El presidente de la Comisión de Educación reiteró que el dictamen del proyecto de institutos superiores y de escuelas de educación superior comenzará a ser debatido la próxima semana.

Mora realizó ayer una visita a la Escuela Conjunta de las Fuerzas Armadas.

Por su parte, el ministro de Economía y Finanzas, Alonso Segura, destacó que en mérito a la reforma educativa que impulsa el Gobierno, este sector es el que más incrementos presupuestales recibe, motivo por el cual se está invirtiendo mucho en educación en las zonas rurales del país.

Explicó que hay varias competencias transversales del Gobierno Nacional, pero que no se gastan en la capital, sino en el interior del país, en educación rural.

“La reforma en la educación y los mayores incrementos presupuestales reflejan una función eminentemente descentralizada. Los profesores están en todo el país y por ello se está invirtiendo mucho en educación en áreas rurales”.

Ley del Libro

El Poder Ejecutivo envió al Congreso el proyecto de ley que prorroga la vigencia de los artículos 18, 19 y 20 de la Ley de Democratización del Libro y del Fomento de la Lectura, a fin de someterlo a consideración en la próxima sesión plenaria del Legislativo.

La solicitud, calificada de urgente, aparece refrendada por las rúbricas del presidente de la República, Ollanta Humala; y el titular del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano.

En la sesión del Consejo de Ministros del 27 de agosto, el Ejecutivo acordó aprobar la extensión de los beneficios tributarios para las editoriales nacionales e importadores de libros que los exoneran del impuesto general a las ventas (IGV). Previamente, el Ministerio de Cultura, en coordinación con los representantes del sector privado, realizó un estudio para demostrar los beneficios que esta norma generó para la industria editorial.

El Peruano

La educación en el Perú pisa, pero todavía no acelera

Si observamos los resultados obtenidos por los alumnos de nuestro país en la prueba PISA desde el año 2000 hasta su última edición en el 2012, se ven ciertos avances: partiendo de niveles muy bajos, se mejoró 57 puntos en lectura, 73 en matemáticas y 40 en ciencias. Para ponerlo en contexto, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), un aumento de 40 puntos representa un año completo de escolaridad.

Si bien esto es positivo, los resultados también evidencian que el Perú aún se mantiene muy rezagado en educación en comparación con el resto de los países de la región. La brecha entre los segmentos de menor y mayor nivel socioeconómico se ha incrementado. Es decir, se mejoró la calidad pero aumentaron la desigualdad y la segregación educativa (la separación de alumnos por nivel socioeconómico en distintas escuelas).

Así lo reveló un estudio presentado esta semana en nuestro país titulado “América Latina después de PISA: Lecciones aprendidas de la educación en siete países (2000-2015)”, que expone las distintas políticas en educación implementadas en América Latina entre los años 2000 y 2015 así como sus resultados, logros y desafíos.

La educación en el siglo XXI 
El informe analiza los sistemas educativos de siete países de la región (Argentina, Brasil, Colombia, Chile, el Perú, México y Uruguay) que participan regularmente en la prueba PISA de la OCDE y en las pruebas Serce-Terce de la Unesco. Axel Rivas, autor del estudio, señala que los niveles educativos de América Latina han mejorado gracias al gran crecimiento económico que trajo consigo que más de 50 millones de personas dejaran de ser pobres entre el 2000 y el 2010, lo que tuvo un efecto directo en la educación.

El estudio destaca al Perú por sus avances en la cobertura escolar, acceso a la educación y la mejora sustancial de la calidad educativa que se ven reflejados en los resultados en ambas pruebas. En particular, en la prueba Serce-Terce del nivel primario, el Perú fue el segundo país –entre los 15 participantes– que más incrementó su puntaje promedio entre el 2006 y el 2013.

El informe concluye que el crecimiento económico de nuestro país permitió invertir más recursos en educación y tener así pisos sistémicos más sólidos. Por ejemplo, destaca la recuperación de la infraestructura, la incorporación de más docentes y el aumento de libros de texto. Esto posibilitó desarrollar condiciones educativas más dignas, lo que abrió las puertas a que más alumnos vayan a estudiar en vez de trabajar. Si en 1960 un alumno asistía a la escuela tres años en promedio, en el 2010 la cifra se triplicó y alcanza nueve años de asistencia.

El Comercio

Texto del botón