¿Sabía usted que uno de los cánceres que ha aumentado visiblemente  en Paraguay es el cáncer de piel? Las enfermedades de piel pueden afectar a niños y hasta a adultos mayores. Un estudio advierte de las recomendaciones a tomar en cuenta para evitar la vulnerabilidad a estas enfermedades que incluyen al cáncer.

Ana De la Luz Cuellar es doctor en medicina por la Universidad Nacional de Asunción y especialista en Dermatólogía Médico Quirúrgica y Venereología por la Universidad Complutense de Madrid, España. Publicó recientemente un estudio bajo el nombre “El impacto socio-cultural del cambio climático y del aumento de la temperatura sobre las enfermedades de la piel” que da cuenta del registro del cáncer de piel en nuestro país en los últimos años. La publicación fue realizada con el Fondo Nacional de la Cultura y las Artes(FONDEC) y el Centro de Estudios Rurales Interdisciplinario (CERI).

Tapa del Libro. Foto: Gentileza.

En esta publicación, la médica realiza un análisis de 1.222 fichas de pacientes con enfermedades dermatológicas con sus respectivos diagnósticos, de los cuáles 184 son enfermedades virósicas y 1.038 son tumorales y sostiene que estas enfermedades podrían relacionarse con el “aumento de temperatura y exposición excesiva a los rayos solares”.

El estudio recogió datos en cinco áreas referenciales: Consultas privadas con diagnóstico clínico, laboratorio privado con el diagnóstico hispatología correspondiente al área urbana, en el Instituto Nacional del Cáncer, correspondiente al área rural, en el Hospital de Filadelfia y consultó a unos treinta dermatólogos a través de una encuesta.

En cuánto al impacto sociocultural del cambio climático sobre las enfermedades de la piel por el aumento de la temperatura, puede sintetizarse en tres enfoques:
1- Afecta a un grupo de pertenencia socio-cultural de clase alta de área urbana en donde el nuevo estilo de vida con los cambios de comportamiento con base cultural de exponerse a los baños de sol sin concientización y prevención, en la mayoría de los casos por la imposición del nuevo estatus social de esta generación actual absorbida por la moda de la sociedad posmodernista.

2- El efecto a un grupo de pertenencia sociocultural rural de clase baja, en donde el campesino, agricultor paraguayo, por su condición cultural y desconocimiento, vulnerable a la poca percepción de los riesgos ambientales, se expone al sol durante toda su vida, por su tarea laboral del campo, en tanto son más afectados a las lesiones tumorales de la piel con facilidad y;

3-Afecta con mucha intensidad la temperatura en la región occidental, en el Chaco Paraguayo, al grupo de pertenencia étnico-socio-cultural caucáseo (Los Mennonitas), siendo rubios de ojos claros (verdes-guiones-azules y de piel blanca) y con alto riesgo de vulnerabilidad de contraer cáncer de piel por tener alta sensibilidad a la exposición solar y por sus reglas culturales, prevaleciendo el desconocimiento a la utilización de protectores solares.

Contratapa del libro.

Cómo cuidarse

La investigadora Ana De la Luz Cuellar sostiene una serie de recomendaciones a la ciudadanía para evitar las enfermedades de la piel.

-Observar las medidas sobre exposición  excesiva a las irradiaciones solares propuestas por la Sociedad Paraguaya de Dermatología.
-Evitar el tiempo de exposición al sol de medio día entre las 10:00 y las 16:00 horas.
-Usar prendas protectoras, preferentemente camisas de mangas largas y pantalones largos de algodón blanco, de trama apretada y gruesa, sombrilla y sombrero de ala ancha, para proteger los ojos, el rostro y el cuello.
-Usar anteojos de sol cerrados a los lados que den una protección de 99 a 100% contra las radiaciones ultravioletas.
-Utilizar filtro solar en las zonas de piel no cubierta por ropa. Estos filtros deben ser de amplio espectro con un factor de protección solar FPS de 50, e incluso labiales.
-Renovarse el filtro solar después de un baño o sudor intenso.
-Evitar el sol si la persona utiliza perfume o tuvo contacto con cítricos.
-Evitar un bronceado deliberado. El bronceado se debe adquirir de manera progresiva, evitar una exposición solar acumulada en forma excesiva y se recomienda  evitar el eritema y quemadura solar.
-Evitar las camas bronceadoras: el uso de estos aparatos antes de los 35 años de edad se acompaña de un aumento de 75% del riesgo de melanoma maligno. Las camas y las lámparas bronceadoras no debería usarse a menos que sea bajo supervisión médica.
-Saber que la arena, nieve, el cemento, el agua, son superficies reflexivas al sol con màs intensidad al igual que ubicarse en mayores alturas.
-Evitar exponer al sol a los niños menores de tres años.
-Utilizar protectores especiales para niños con alta protección, incluso en la sombra, resistente al agua, renovar frecuentemente su aplicación, proteger con anteojos, ropas secas y cubrirse la cabeza. Debe ingerir mucha agua para evitar la deshidrataciión.
-No exponer al sol a los bebès, los menores de seis meses no deben usar filtro.
-Se advierte que si un lunar cambia de tamaño, forma, color, consulte con su dermatólogo.
-Planear las actividades al aire libre bien temprano o a la tarde durante el dìa.
-Puede dar fenómeno de fotosensibilidad (aumento de sensibilidad a la exposición solar) o de pigmentaciones, como un efecto secundario a ciertos medicamentos, tanto por via oral, en crema o cosméticos, incluidos los filtros solares.
-Consultar con un dermatólogo para tomar precauciones adicionales
-Las personas con antecedentes de cáncer de piel y personas de alto riesgo, se deben aplicar un filtro solar adecuado y diariamente.
-Recordar que el día nublado y brumoso sigue recibiendo cierto grado de radiación solar

Paraguay

Volver