Familiares de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa anunciaron que iniciarán una huelga de hambre a fines de agosto, que se prolongaría hasta el primer aniversario de la desaparición de sus hijos ocurrida el 26 de septiembre de 2014.

“El 26 de este mes (agosto) vamos a hacer una huelga de hambre. Vamos a ir a las embajadas, a movilizarnos y a hacer la huelga hasta que nos entreguen a nuestros hijos”, dijo María Concepción Tlaltempa, madre de Jesús Giovanni Rodríguez Tlaltempa, uno de los desaparecidos.
Un total de 35 padres y familiares de los 43 de Ayotzinapa, así como alumnos de esa escuela para maestros, llegaron este domingo a Guadalajara, capital del occidental estado mexicano de Jalisco, como parte de la Caravana del norte que iniciaron el 29 de julio y que los ha llevado a los estados de Chihuahua, Coahuila, Durango, Zacatecas y Guanajuato, para concluir el 11 de agosto en Michoacán.
En la manifestación realizada en una plaza de la ciudad, Melitón Ortega, vocero de los padres, detalló que el 26 de agosto visitarán todas las embajadas extranjeras para pedir que “los países se pronuncien en favor” de la petición de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que el Gobierno mexicano autorice las entrevistas con los militares del 27 Batallón de Iguala.
El 26 de agosto se cumplen 11 meses de la desaparición de los jóvenes en el municipio de Iguala, estado sureño de Guerrero, donde presuntamente fueron atacados por policías por órdenes del entonces alcalde José Luis Abarca y entregados a un grupo criminal.
Según la versión oficial, los estudiantes fueron asesinados y sus restos incinerados en un tiradero de basura por miembros del cártel Guerreros Unidos, una versión que los padres se resisten a creer ya que, entre otras cosas, sólo ha sido identificado uno de los jóvenes a partir de los restos hallados en ese lugar.
Ortega reiteró la petición de los familiares de que la Procuraduría General de la República (fiscalía) abra nuevas líneas de investigación que incluyan a los militares del mencionado batallón que supuestamente tuvieron contacto con los estudiantes.
Adelantó que los padres continuarán con las movilizaciones dentro y fuera de México, y que prevén realizar una gran manifestación en la Ciudad de México el 26 de septiembre, cuando se cumpla el primer aniversario de la desaparición de sus hijos.
“Mientras no regresen nuestros 43 jóvenes, no regresaremos a casa”, afirmó.

Asesinan en México a coordinador de búsqueda de los 43 normalistas

Miguel Ángel Jiménez Blanco, uno de los fundadores del Sistema de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (Upoeg) en México, fue asesinado en el poblado de Xaltianguis, en la zona rural de Acapulco, de donde era originario, informaron este domingo medios mexicanos de prensa.

De acuerdo con el diario La Jornada, el secretario de Gobierno estatal, David Cienfuegos Salgado, dio a conocer que poco después de las 20 horas del último sábado recibió la confirmación de la muerte del dirigente de la Upoeg, aunque dijo que todavía no tenía información precisa de cómo se produjo el crimen.

El año pasado, poco después de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa el pasado 26 de septiembre, en Iguala, Jiménez Blanco fue designado por la Unión para apoyar la búsqueda de “Los otros desaparecidos”, víctimas de la delincuencia organizada, por lo que encabezó brigadas de familiares que fueron a excavar decenas de fosas en Iguala.
Sepa más→ Policías comunitarios llegan a Iguala en busca de los 43 estudiantes

Según la Fiscalía mexicana, el cuerpo fue encontrado por la Policía dentro de un taxi que el dirigente manejaba el cual fue abandonado en la carretera que conecta el Distrito Federal con la ciudad de Acapulco.

Los pobladores del lugar indicaron que Jiménez Blanco llegaba al poblado de Xaltianguis rumbo a su casa, y en el punto conocido como Piedra Laja fue emboscado por hombres armados, quienes lo asesinaron con dos disparos.

Aporrea


Volver