Miles de universitarios salieron hoy a las calles para manifestarse contra los planes del Gobierno de Puerto Rico de aplicar recortes en el presupuesto de la universidad pública ante la crisis fiscal que atraviesa la isla.

El presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Uroyoán Walker Ramos, participó en la manifestación que concluyó con una marcha hasta el Capitolio (sede del Ejecutivo).

En entrevista con Efe durante la protesta dijo que el “drástico” recorte que sufriría la principal institución académica de la isla sería de 198 millones de dólares.

“Eso dejaría prácticamente inoperantes y en detrimento a muchas áreas de la universidad. Afectaría además la función del país en un momento histórico que nos llama en este momento de fortalecer el cuadro técnico. Hay que enfrentar todos los retos”, defendió.

Walker llegó hasta el Capitolio junto a un grupo de unos 6.000 estudiantes, exalumnos, profesores y decanos de los once recintos que componen la UPR alrededor de la isla caribeña (según cálculos policiales) que reclamaban al Legislativo que acuerde un proyecto económico para mantener con vida a la institución educativa.

Exclamando consignas como “Once recintos, una UPR” y cargando pancartas en las que se leía “La educación es como una erección, si la tienes, se nota”, “Padilla: la UPR no es una estrategia” o “La educación no es un negocio”, se expresaban los manifestantes, en su mayoría estudiantes, defendiendo a la “Universidad del pueblo”.

“Estamos aquí llevando el mensaje de la importancia que tiene la Universidad de Puerto Rico para el país, particularmente ahora en el contexto en el que vivimos, donde el mundo está en una plataforma global y basada en una economía del conocimiento”, resaltó el matemático y catedrático.

A la manifestación se unieron también estudiantes de universidades privadas, quienes también pedían al gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, que cese en su idea de recortar el presupuesto destinado a la UPR.

Al respecto, y después de reunirse con representantes estudiantiles y sindicales de la UPR, García Padilla dijo mantener su interés en no recortar el presupuesto de la mayor institución universitaria de la isla, porque “la educación es una inversión, no es un gasto”.

Sin embargo, insistió una vez más en que para mantener su palabra “es necesario aprobar una medida de recaudos que dé los ingresos necesarios para poderlos asignar a la Universidad”, para dejar así la responsabilidad en el Legislativo, que se niega a aprobar su propuesta de reforma del sistema contributivo.

“Debemos buscar alternativas reales y viables a la situación fiscal que enfrentamos. Repito, no quiero hacer recortes pero necesitamos los recaudos”, dijo el gobernador.

Durante la manifestación tuvieron lugar algunos altercados menores, cuando los estudiantes llegaron a las puertas de La Fortaleza, sede del Ejecutivo, y trataron de superar las vallas de seguridad, lo que motivó la intervención policial.

Durante el incidente, se escuchó una leve explosión que, según confirmó más tarde la Policía, provino del estallido de una botella de plástico que tenía dentro aluminio y un ácido no identificado. Nadie resultó herido.

Hola Ciudad


VOLVER