VolverBuscan prevenir lesiones que a la larga culminan en infecciones que pueden ser graves.

Investigadores y estudiantes del Centro Universitario de Tonalá crearon una banda elástica que permite curar y proteger de infecciones las úlceras formadas en personas con pie diabético o ulceradas, la cual podría ser comercializada en poco tiempo y a bajo costo.

1

El investigador de ese centro, David López de la Mora, explicó que este expósito fue creado a partir de un proyecto de investigación que conjunta la nanotecnología y la medicina, con la finalidad de brindar una alternativa de curación a la población con diabetes.

Pablo Pérez, uno de los estudiantes participantes, dijo que el equipo de investigación procesó con químicos los restos de cáscara de crustáceos como camarón o jaiba para convertirlos en gel.

A ello, le agregaron medicamento y pequeñas nanopartículas para crear un biopolímero parecido al plástico con el que se envuelven los alimentos.

Con apenas dos milímetros de grosor y con la flexibilidad para adaptarse a la piel, esta banda elástica se coloca como si fuera una venda, con la diferencia de que el medicamento que contiene es absorbido por el paciente, ayudando a la cicatrización de la herida y evitando la llegada de bacterias, explicó López de la Mora.

”Buscamos que el paciente con pie diabético o con enfermedades ulcerativas que comúnmente se hacen limpiezas, disminuyan el tiempo de cicatrización de la herida y no se arriesguen a infecciones”, afirmó el académico.

Añadió que los experimentos hasta ahora han sido en animales con piel sana, que han demostrado que la herida puede cerrar en siete días, pero por las complicaciones que presentan las personas diabéticas, la herida puede mantenerse sin infecciones y mostrar una ”mejoría significativa en menos de un año”.

De acuerdo con López de la Mora, 50% de los pacientes con diabetes llegan a desarrollar estas úlceras porque no viven en condiciones favorables o no se atienden las heridas, por lo que es fácil que las infecciones avancen rápido.

Recalcó que esta es la primera causa de amputación por heridas no traumáticas registradas por la Secretaría de Salud en México.

El próximo año, los investigadores comenzarán la fase clínica, es decir, crearán un protocolo para que los diabéticos se inscriban como voluntarios para probar esta banda elástica y corroborar su efectividad y que, en su caso, pueda ser comercializada, explicó la doctora Ruth Padilla Muñoz, rectora del CUTonalá.

López de la Mora acotó que por ahora ya está en trámite la patente para este invento, y si es otorgada, podrán buscar a empresas que quieran fabricarla a gran escala en el corto plazo.

Informador

Volver