Por Dra. María de Jesús Espino Guevara
Secretaria Académica de la UPT

El Índice de Competitividad Global 2014-2015, publicado por el Foro Económico Mundial ubica a México en el lugar número 61 de los 144 países que son rankeados, situándose seis lugares por debajo de lo obtenido en 2013 – 2014; específicamente en el rubro de Educación Superior, se sitúa en el sitio número 87 y en el renglón de preparación tecnológica, en el lugar 79.

Estos datos, para las Instituciones públicas de Educación Superior, como agentes generadores de desarrollo tecnológico y por ende, económico y social de las regiones donde se encuentran situadas, generan tareas claras que deben ser abordadas; tal como lo concluyen Ferrer y Pelekais en 2004, en un estudio realizado en Venezuela: “Las instituciones dirigidas a impartir la educación superior, deben orientar la creación y producción de conocimientos hacia los requerimientos reales del país, considerando los avances acelerados e incidentes del mundo globalizado”.

Es así como uno de los principales objetivos de las Universidades Politécnicas desde su origen en 2002, es contribuir al desarrollo del país, no únicamente ampliando la cobertura de la educación superior en cuanto a expansión territorial se refiere; si no en cuanto a la importancia que reviste la pertinencia de los programas educativos que en ellas se imparten, los cuales en el nivel de Licenciatura y Posgrado, atiendan a las necesidades de la región donde están ubicadas y se consolide como motores de desarrollo de las entidades federativas y de país.

En este sentido, la Universidad Politécnica de Tulancingo se encuentra actualmente en un proceso de diseño curricular basado en la metodología “Análisis de Situación de Trabajo”, la cual se emplea para identificar las áreas de práctica, tareas y competencias en programas de estudio, así como en la industria para analizar un puesto de trabajo, una ocupación, un proceso laboral, un proceso funcional, entre otros.

Esta metodología ha sido probada con éxito en las Universidades Tecnológicas y es trasladada a las Politécnicas bajo la rectoría de la Coordinación General de Universidades Tecnológicas y Politécnicas (CGUTyP); órgano rector que ha previsto la oferta de programas educativos diseñados a partir de la citada metodología a partir del mes de septiembre de 2016.

Mediante la aplicación del “Análisis de la Situación de Trabajo” se pretende realizar la identificación de las competencias que los egresados de la Universidad requieren para incorporarse con éxito al sector laboral (una competencia definida por la CGUTyP es “posesión y desarrollo de conocimientos, destrezas y actitudes que permiten al sujeto que las posee, desarrollar actividades en su área profesional, adaptarse a nuevas situaciones, así como transferir, si es necesario, sus conocimientos, habilidades y actitudes a áreas profesionales próximas”).

Considerando el Plan Estatal de Desarrollo respecto a la relación universidad – empresa, la UPT contó con la participación de más de 60 empresarios de la región del Valle de Tulancingo en cinco talleres para la aplicación de esta metodología, durante los meses de julio y agosto del presente año, donde se identificaron las tareas y funciones principales de las áreas de interés de: Computación, Robótica, Industrial, Administración y Negocios Internacionales.

Los resultados de estos talleres, son el sustento para el inicio del diseño curricular de los nuevos programas de estudio que a partir del próximo año entrarán en vigor, los cuales, tenderán a dotar a los egresados de las competencias que al día de hoy, los empresarios identifican como necesarias.

Con estas acciones, los programas educativos que hoy se imparten en la Universidad, tenderán a incrementar su pertinencia, haciendo aún más pronta la incorporación de los egresados al ámbito laboral, no omitiendo dar el mérito correspondiente a los planes que actualmente se encuentran vigentes, los cuales entraron en vigencia en 2010, que están formando profesionales emprendedores y que dominan las tecnologías vigentes en sus respectivos campos del conocimiento.

 

Milenio


Volver