Por Verenise Sánchez

Un grupo multidisciplinario de investigadores del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ) desarrolló un software que ayudará a mejorar el control de enfermedades crónicas degenerativas como la diabetes, indicó Sergio Hernández Jiménez, coordinador del Centro de Atención Integral del Paciente con Diabetes.

En entrevista durante la cuarta reunión anual de la Alianza Global para Enfermedades Crónicas (GACD, por sus siglas en inglés) que se realiza en la ciudad de México del 9 al 13 de noviembre, el especialista subrayó que tener un buen control de la diabetes es muy importante porque este padecimiento desencadena otra serie de enfermedades.

“La diabetes es el principal problema de salud en México, no solo por su alta frecuencia sino porque es la primera causa de muerte en adultos, amputaciones, ceguera, insuficiencia renal, infartos cardiacos, invalidez y causa de hospitalizaciones”.

Por tal motivo, hace cuatro años surgió la idea de crear un software que sirviera como una especie de expediente electrónico, pero que contribuyera también a monitorear el avance y mantenimiento de un enfermo.

“Empezamos con una base de datos para la consulta externa. Este sistema recababa los datos más fundamentales que son los más prácticos y que nos ayudan para que en una vista rápida, los médicos que atendemos a un paciente con diabetes, sepamos cuáles son los grandes obstáculos o barreras para que este logre metas de control”.

Hoy en día este sistema también puede ofrecer a los médicos alertas o semáforos para indicarles en qué áreas afectadas por la diabetes cada paciente necesita mayor atención.

Esto es importante porque en el Centro de Atención Integral del Paciente con Diabetes, un enfermo es revisado el mismo día por nueve especialistas diferentes: endocrinólogo, educador de diabetes, psicólogo, psiquiatra, oftalmólogo, odontólogo, activador físico, especialista en pie diabético y nutriólogo.

“Y estos especialistas necesitan estar al tanto del estatus de su paciente en otras áreas, porque en este tipo de enfermedades crónicas degenerativas todos los factores influyen. Por ejemplo, si un paciente tiene diabetes y también padece de depresión o ansiedad y estas últimas no están atendidas de la manera adecuada, puede ser que no tenga ánimos de seguir las indicaciones ni la dieta que se le mande. Cada uno de estos especialistas tiene sus propios indicadores, de tal manera que cuando ellos ingresen datos del paciente se pueda emitir una alerta tipo semáforo (verde, amarillo y rojo), en la cual se muestre el nivel de avance de los pacientes”, explicó.

De esta manera los doctores pueden crear la mejor ruta de tratamiento para cada persona dependiendo de su perfil, indicó el especialista.

Otra ventaja que ofrecerá este software desarrollado por mexicanos es que podrá realizar un análisis del trabajo médico, para así medir los niveles de eficiencia del tratamiento, indicó.

“Este software está diseñado para que también proporcione herramientas y sugerencias para evitar la inercia clínica; de tal manera que si el sistema identifica que el paciente en cierto tiempo no ha alcanzado sus metas de control y detecta que no se han hecho cambios en su tratamiento, el mismo sistema les diga a los médicos ‘no estás cambiando la dosis del medicamento, justifica por qué’ y si no se justifica, el propio sistema puede dar unas sugerencias de qué se podría hacer en ese caso”.

Adicional a todo esto, se busca que en una segunda fase de desarrollo el software permita que el paciente pueda ver e interpretar sus datos, estadísticas y metas de control, además de que pueda manifestar sus dudas o comentarios, adelantó.

“La idea es que también facilite la comunicación, porque uno de los grandes problemas que tenemos en las enfermedades crónicas es que la comunicación entre el paciente y el personal de salud debe ser más continua, no con el modelo clásico de atención a enfermedades agudas”.

Asimismo, buscan exportar el software a diferentes hospitales del país e incluso fuera de México, ya que médicos de la clínica Joslin Diabetes Center, en Boston, están interesados en utilizar este tipo de sistema tecnológico, dijo.

CONACYT

Volver