La universidad es un lugar estratégico para instruir y promover la responsabilidad social de la ciencia, pues su naturaleza es producir conocimiento y saber científico para la sociedad, afirmó Humberto Grimaldo Durán. El coordinador del Observatorio Regional de Responsabilidad Social para América Latina y el Caribe (ORSAL) de la Unesco, dijo que la universidad “tiene el deber de formar ciudadanos profesionales que sociabilicen la ciencia y la tecnología”.

Al inaugurar el Tercer Foro Regional América Latina y el Caribe “Responsabilidad Social Territorial”, que se realizó el martes 25 de agosto en esta capital, señaló ante delegaciones de 17 países que la solidaridad es un término con amplia y polisémica tradición.

“Desde las elucubraciones que colocan a la solidaridad en el reino de los fines y las causas, hasta las tradiciones que las colocan en el mundo de lo cotidiano”, indicó el funcionario de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). La solidaridad, abundó, sirve como frase de cajón para programas políticos, discursos sociales y categorizaciones antropológicas y epistemológicas. En muchos ámbitos y contextos se habla de solidaridad, de ayuda.

“En tiempos de crisis, la solidaridad recobra profundo significado que orienta tantas acciones en todo el orbe. Sería interminable pormenorizar todos sus matices”, apuntó. Ante ello, abundó, “resalta el estribillo en este foro y es que las internacionalización de educación superior es deudora del principio de subsidiaridad y ese principio debe mantenerse íntimamente unido al de solidaridad y viceversa”.

Durán consideró que la cooperación internacional en materia de educación superior “debe tener muy en cuenta la ayuda cuando se afrontan temas como la movilidad docente y discente, la formación de redes, la participación en organismos internacionales y la multilateralidad en general”. El especialista planteó que con buenas prácticas “la universidad es un lugar estratégico para instruir y promover la responsabilidad social de la ciencia, ya que es su naturaleza la que da convergencia a la producción del conocimiento y del saber científico”.

El ORSAL “ha centrado su quehacer y ha convertido su dinámica en gestión del conocimiento, disponiendo sus inicios en las sesiones ordinarias y los debates permanentes al servicio de la red”, en la que también participan instituciones de educación superior, gobiernos y el sector privado y productivo. Por ello, siguió, la tarea del ORSAL es y será fomentar la relación entre universidades, instituciones públicas y privadas y gobiernos, para construir una visión siempre mas complementaria e inclusiva, donde la responsabilidad social no sea un tema de modo, sino una vivencia real, donde todo si me importa. En el encuentro participan 78 delegaciones de 17 países y también confluyen 50 instituciones educativas, de gobierno e iniciativa privada, que también debatirán sobre la rehumanización y la inclusión.

Terra

 


Volver