Universidades privadas también reportan incremento en la demanda.

En los últimos cuatro años, un 4% más de estudiantes universitarios públicos optó por profesionalizar su carrera con una maestría, al igual que en las universidades privadas.
La matrícula total para este tipo de especialidades en la Universidad de Costa Rica, la Universidad Nacional, la UNED y el Instituto Tecnológico fue de 7.063 alumnos en 2014, contra 6.792 en 2011.
De igual modo, en Ulactit, una de las universidades privadas que ofrecen la mayor cantidad de estudios de posgrado, el porcentaje de incremento en la matrícula fue del 60% en este mismo periodo, informó Marianela Núñez, rectora asociada de Asuntos Académicos. Pese a que el posgrado representa una inversión mayor, los cursos ofrecen una serie de beneficios para abrirse camino en un mundo tan competitivo.
Entre ellos, constituye una alternativa para mejorar el salario, sobre todo si se trabaja en el sector público, que reconoce la carrera profesional. Además, facilita la adquisición de mayores conocimientos con un enfoque práctico, diversifica áreas de desempeño y brinda un mayor estatus profesional.
De igual modo, los estudiantes que han cursado una maestría o posgrado acceden con más facilidad al mercado laboral, de acuerdo con un estudio elaborado por el Strategic Research Center de EAE Business School el año pasado.
“La empleabilidad de los profesionales con estudios de posgrado es un 58% mayor que la de aquellos que únicamente tienen estudios universitarios, y un 200% mayor que la del total de población activa. Además, presenta una menor tasa de temporalidad en los contratos, mejores cifras de subempleo y menor tasa de paro de larga duración”, apuntó el estudio.
Se espera que a 2017, solo en las universidades públicas, un promedio de 7.500 estudiantes matriculen un posgrado, de acuerdo con las proyecciones del Proyecto de Mejoramiento de la Educación Superior en Costa Rica, desarrollado por el Banco Mundial.
Sin embargo, el aumento en la cantidad de alumnos que demandan posgrados no camina de la mano con la acreditación de las carreras, que apenas comenzó a ser realidad hace un año.
A la fecha, solo la Universidad para la Paz cuenta con cuatro maestrías acreditadas, lo mismo que el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (Catie), que logró la acreditación recientemente de cuatro maestrías y un doctorado.
Se espera que a 2017, unas 20 maestrías y quizá algún doctorado, hayan cumplido con los requisitos para recibir el visto bueno por parte del Sistema Nacional de Acreditación de la Educación Superior (Sinaes).

Volver