El Consejo Superior de la Universidad manifestó su repudio por los hechos de violencia de los que fueron víctimas la estudiante de la UNCUYO María José Coni y su amiga Marina Menegazzo, a fines de febrero pasado en la localidad de Montañita, provincia de Santa Elena, Ecuador.

También resolvió adherir a la marcha “Todos por Marina y María José”, que se realiza este jueves 3 de marzo a las 19.00 en la Universidad Aconcagua, en calle Catamarca 147 de Ciudad.  Además se sumó al pedido de justicia y esclarecimiento de los hechos, que demandan familiares y amigos de las jóvenes mendocinas.

En la resolución, el Consejo Superior expresa que lo ocurrido no representa “un hecho aislado, sino algo cada vez más cotidiano en la sociedad, que no debe quedar en el olvido, sino que debe llamar a la reflexión del conjunto de la sociedad, en pos de generar conciencia y de bregar por la igualdad de género”.

Asimismo, señala que las jóvenes “fueron violentadas, no por circunstancias coyunturales, sino por el hecho de ser mujeres, en una sociedad donde se evidencia que no tienen los mismos derechos que los varones”. También subraya que “no hay forma de ampliar y proteger los derechos de las mujeres sin amparo institucional, y que la UNCUYO se ha declarado en contra de la violencia de género con un alto compromiso en el trabajo para resolver este mal que nos aqueja como humanidad”.

 56d890d555daa_758_628!

UniDiversidad

En sesión de consejo superior la Universidad Nacional de Cuyo se aprobó la declaración en contra de la violencia y la desaparición de Marina Menegazo y Maria José Coni.

Alejandro Cabral Páez, Consejero Superior por los estudiantes, explico en el “Tour Siestero”, la decisión que se tomó hoy en el consejo superior de la Universidad Nacional de Cuyo. La institución se declaró en contra de violencia y desaparición de Marina Menegazo y María José Coni. Con esto, se sigue reafirmando la postura y compromiso de dicha institución contra la violencia de género.

UniDiversidad

En silencio, más de 10.000 personas marcharon por justicia

En Mendoza, se movilizaron por el esclarecimiento del crimen de las jóvenes.

l silencio fue la expresión que más de 10.000 personas eligieron para marchar por las calles de esta ciudad y, así, reclamar por el esclarecimiento del crimen de Marina Menegazzo y María José Coni en Montañita, Ecuador.

Con velas y pancartas que aludían al movimiento contra la violencia de género y los femicidios, #NiUnaMenos, la columna partió desde la Universidad del Aconcagua, en el microcentro mendocino, donde una de las jóvenes estudiaba Fonoaudiología, hasta la Legislatura provincial.

“Todos por Marina y María José”, fue la consigna que agrupó a más de 10.000 mendocinos, según los cálculos de la policía comunal.

“Quiero justicia no sólo por mi hija, sino por todas las mujeres mendocinas que puedan sufrir lo mismo. Eso sí, les aseguro que ninguna mujer mendocina va a volver a este lugar”, expresó, con dureza, a LA NACION Jorge Coni, padre de María José, en medio de la manifestación.

La hermana de Marina, Paula Menegazzo, que junto a otra de sus hermanas viajará en las próximas horas a Ecuador, también estaba en el marcha. “Estamos pidiendo el esclarecimiento del caso. Es vergonzoso todo lo que se ha hecho. No se puede permitir el manoseo de pruebas y evidencias. Basta de trabas, no sabemos nada, y queremos la verdad. No vamos a parar”, señaló a este diario, con lágrimas, pero con firmeza. La joven destacó la llegada de los peritos argentinos y cree que hay un largo camino por recorrer para regresar a Mendoza con los cuerpos.

Un reclamo unánime

Entre aplausos y bocinazos de los autos que circulaban por la zona, Marcela Bassin, de 39 años, no dudó en participar de la marcha junto a su pequeña hija. “Es importante unir fuerzas y reaccionar. Esto no puede pasar más, por mi hija, por todas las mujeres. Hay que educar y cambiar la mente machista, de la imagen que existe de la mujer”, señaló.

A medida que pasaban los minutos se acercaban más personas para marchar. “Es terrible lo que ha pasado. No se puede comprender tanta maldad y tantas dudas. Necesitamos que intervenga la justicia argentina para tener más certezas. Éste es un pedido de todo un pueblo que ha perdido a dos hijas”, dijo Rosa Rodríguez.

“No hay que tener miedo, pero sí respeto a estos viajes. Por eso, necesitamos mayor control y vigilancia oficial y no mirar para otro lado. Cualquiera de nosotros hoy podría estar en esta situación”, indicó Karina López.

Distancia

“No conocés la magnitud del dolor hasta que te toca de cerca: te golpea, te muele, pero también te une y fortalece. Marchamos pidiendo justicia por María José y Marina, y por todas las mujeres, víctimas de este sistema”, dijo a LA NACION Darío Pérez, amigo de la familia Coni, y uno de los que ayudaron en la convocatoria de la marcha por medio de las redes sociales.

Las dudas con la investigación judicial y las versiones encontradas sobre el crimen fueron los motores que impulsaron a organizar la movilización.

La llegada esta semana a la provincia del flamante embajador argentino en Ecuador, Luis Juez, dio más tranquilidad a las familiares.

A la distancia, en Ecuador, otro grupo de familiares recorre la zona donde se produjo el asesinato y se entrevista con testigos y pobladores de Montañita, para reconstruir los últimos días de Menegazzo y Coni.

“Que desde el cielo, más intensamente aún, nos siga iluminando con su ejemplo de solidaridad y compromiso social tal como fue en vida.” Fue el mensaje que difundió la Universidad del Aconcagua para despedir a su alumna.

La Nación