Resultados positivos tuvo la primera etapa de matrículas 2016 para la carrera de Pedagogía en Educación Parvularia, programa que aumentó significativamente su número de estudiantes. Coordinación con instituciones ligadas al trabajo de la primera infancia, mayor acompañamiento a las estudiantes y fomento de la investigación y la vinculación con el medio, son algunas de las herramientas que han utilizado para su fortalecimiento.

La carrera de Pedagogía en Educación Parvularia logró aumentar a 26 alumnas la generación 2016, lo que significa un importante avance en un programa académico que está en proceso de consolidación.

Este hecho es el resultado de una multiplicidad de esfuerzos realizados desde la nueva carrera de Pedagogía en Educación Parvularia, entre los que se incluyen algunos de divulgación como la realización de seminarios con invitados internacionales, participación en publicaciones como “Enfoques Educacionales”, del Departamento de Educación de la Facultad de Ciencias Sociales; además de espacios de vinculación con el medio como el reciente taller “Educación Parvularia: Perspectivas y Formación en Educación Infantil”, que finalizó el pasado 13 de enero con una veintena de jóvenes de entre segundo y cuarto medio que participaron del taller y recibieron su diploma.

Tras un año de funcionamiento con la primera generación, la jefa de la carrera, la educadora Mónica Manhey, aseguró que ha sido una ardua labor en el que el trabajo en equipo, con el apoyo de decanato y rectoría, ha dado frutos y les ha permitido alcanzar metas, consolidarse y posicionarse. “Pudimos postular a la acreditación y obtuvimos el mejor resultado al que puede aspirar una carrera de pedagogía recién creada: 3 años, lo que nos tiene muy contentos”, resaltó.

Otro aspecto destacado por la profesora Manhey fue la conformación de un consejo asesor de la carrera con distintas instituciones que trabajan el tema de la primera infancia, como el Servicio Nacional de Menores (SENAME), la Junta Nacional de Jardines Infantiles (JUNJI), la Fundación Integra, el programa Chile Crece Contigo, el Colegio de Educadoras de Párvulos y el Liceo Manuel de Salas, además de organismos internacionales como UNESCO y UNICEF, en un esfuerzo por establecer un diálogo permanente entre las políticas públicas y la nueva carrera.

Consultada por los desafíos que deberán enfrentar este 2016, la jefa de carrera explicó que el primero es aumentar el número de personas matriculadas. Si bien en esta oportunidad se logró contar con más del doble que el año pasado “tenemos que seguir posicionándonos. Queremos seguir optimizando el trabajo para poder aportar, con una mirada interdisciplinaria y profesional, al aumento de cobertura contemplado en el proyecto de 4500 nuevas salas cunas y jardines infantiles”, enfatizó.

El subdirector del Departamento de Educación de la Facultad de Ciencias Sociales, Hugo Torres, agregó que uno de los aspectos innovadores del trabajo en este programa ha sido el acompañamiento a las estudiantes.

“Se realizó una labor constante a lo largo del año para poder responder a las dudas que surgieran, sin caer en el paternalismo, con el objetivo de poder mejorar los aspectos que sean necesarios a futuro”, explicó Torres, lo que a final de 2015 se tradujo en reuniones individuales con cada alumna para conversar sobre el año.

La posibilidad de generar mecanismos de ingreso complementarios a la PSU también es parte de las reflexiones que se están realizando de cara a los próximos años. Así, Torres sostuvo que se está estudiando la creación de un instrumento que permita incorporar a jóvenes con potencial que queden afuera de la Universidad debido a la barrera de los 600 puntos, tomando en consideración aspectos para asignarles un puntaje para que puedan estudiar, si es posible, a partir de 2017.

Otra idea que se incorporará el 2016 será impulsar cursos colegiados donde haya dos o tres académicos con miradas distintas, aprovechando además de impulsar el interés por la investigación en el área, destacó el subdirector Torres.

Ambos académicos subrayaron la importancia que la vinculación con el medio tendrá para la consolidación de la carrera, por lo que el éxito obtenido en acciones como las de la Escuela de Verano ha servido como un estímulo ante los desafíos que enfrentarán los próximos años. “Fue una grata sorpresa. Las participantes nos dijeron que se sienten comprometidas para avanzar en la reforma a la educación y que se les abren nuevas perspectivas”, remarcó Torres.

Texto: Felipe Ramirez
Fotografías: Felipe Poga
Dircom-UChile

uchile


Volver