Julio Chirino, embajador venezolano en Uruguay: “Debemos avanzar en la integración regional a través de las universidades”

Con apenas 35 años, es uno de los exponentes de la juventud que buscara formar incansablemente el líder de la revolución bolivariana Hugo Rafael Chávez Frías. Fue designado en 2010, Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de la República Bolivariana de Venezuela en la República Oriental del Uruguay, función que cumple actualmente. Entrevistado en el marco de la apertura del Seminario “Pensamiento de Hugo Chávez”, realizada el pasado 28 de julio en Montevideo, compartió con el Movimiento de Participación Estudiantil algunos conceptos sobre la importancia de estudiar el pensamiento del Comandante, el desafío de la integración regional, sobre las elecciones de Parlamentarios del Mercosur y el rol clave de las juventudes en este momento histórico.

¿Por qué realizar seminarios del Pensamiento de Hugo Chávez?

Estudiar, analizar, interpretar y comprender el pensamiento del Comandante Chávez, se convierte en una tarea de suma importancia que nos permite también adentrarnos al pensamiento de cada uno de nuestros próceres, de nuestros pueblos y de lo que se ha venido construyendo en estos últimos años, que permitan seguir profundizando, ensanchando, y ampliando la brecha de –como decimos en Venezuela-, la construcción de la verdadera, plena y segunda independencia.

¿A quién va dirigido?

El espíritu del seminario va dirigido directamente a los jóvenes. Que el debate desde las ideas la asuman las nuevas generaciones, que no son el futuro: son el presente. Si las nuevas generaciones no toman la bandera del pensamiento bolivariano, del pensamiento chavista, el pensamiento de otros líderes y próceres a nivel internacional –en Argentina, de Juan Domingo Perón, de San Martín, entre muchos otros-, tenemos el riesgo de volver a perder la brújula, que fue lo que principalmente generó el presidente Chávez.

Para los venezolanos, lo que perdimos –con la derrota que significó para Bolívar la muerte del proyecto de la Colombia que él soñó-, fue la derrota de una perspectiva estratégica. Por eso, recordar al Comandante Chávez, con un libro [que analiza] su pensamiento histórico y geopolítico, es trascendental y fundamental, porque entre tantas cosas que hizo en Venezuela, lo principal que nos legó fue una orientación estratégica. Y como bien decía el presidente Mujica, con una perspectiva de amor hacia el hombre, hacia el prójimo y de salvación entre todos. Eso es lo fundamental.

Lo otro es no tenerle miedo a las nuevas formas de interpretación histórica. Es decir, no todo está en los libros, pero sí hay que recurrir a ellos, y también a otros elementos que hoy son principales, documentales y también como herramientas de lucha.

En Argentina vamos a afrontar una primera elección de parlamentarios del Mercosur. Pensado desde la perspectiva de integración latinoamericana ¿Qué importancia tiene este organismo?

La importancia de avanzar en espacios de integración que trasciendan a los gobiernos y que sumen a otras esferas de los Estados –como el parlamento, los poderes judiciales, etc.- que le van a dar a la integración un sentido mucho más amplio y sin lugar a dudas una mayor profundidad. Tenemos que impulsarlos desde los gobiernos que creen que el actor principal es el pueblo y es la ciudadanía. La integración debe convertirse en un tema de debate cotidiano, de los hombres y mujeres de Nuestramérica y también, que se convierta en una lucha diaria.

¿Qué cuestiones tenemos que pensar desde la integración?

Hoy nuestros países comercian más entre sí, pero eso de repente no lo sentimos los pueblos. Sí sentimos más lo cultural, la posibilidad de aproximarnos en el estudio, en la enseñanza, en que nuestros títulos tengan el mismo valor en otros países de nuestra región, en que podamos hacer mecanismos de estudios integrados entre las universidades. Es decir, que pensemos en cosas, que también son integración y que son las que van a dar la base definitiva a que retomemos esa bandera de nuestros próceres. Al fin y al cabo, casi todos los que fueron derrotados –desde el punto de vista de ideas en las luchas de independencias-, promulgaban una América Latina unida en confederación, en federaciones, o en Estados más sólidos, de los que tenemos hoy en día.

Pero para todo ello, necesitamos que la gente de a pie lo tome como propio y para que lo haga, necesitamos que lo sienta día a día. En eso podemos hacer mucho énfasis, mucho impulso al Parlasur y a las distintas instituciones del Mercosur, y sobre todo que la representatividad no sea exclusividad de las generaciones más experimentadas, sino en equilibrio con las que vienen en ascenso y, por qué no, en las que le van a poner una sabia innovadora.

Hoy en Venezuela tenemos elecciones parlamentarias, y más del 40% de nuestros candidatos, son jóvenes de menos de 35 años y podría decirte que el 30% son de menos de 30 años –por lo menos los que presenta la Revolución Bolivariana. Y en eso creemos, un mejor ejemplo de ellos es nuestro Comandante Chávez, que irrumpió en la política con menos de 40 años, que fue presidente con escasos cuarenta y pocos años, y ahí nos trajo un poco a un río, y por eso mi posibilidad de ser embajador de Venezuela [en Uruguay] cuando no tengo que peinar tantas canas.

MPE Argentina


VOLVER

 

Categorías:Entrevista

Comentarios Cerrados

© 2017 Noticias de América Latina y el Caribe. ; 25 de Julio, 2017