Por más de una década, un grupo de estudiantes de Química Atmosférica y Aerosoles del Departamento de Ciencias Ambientales de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras (UPR-RP), se ha distinguido por generar información que permite estudiar el impacto de las partículas en el ambiente, a través de su estación de aerosoles en el Faro de Las Cabezas de San Juan en Fajardo.

La estación, reconocida como la única en el Caribe y en toda la zona del Hemisferio Sur, excepto por la estación de Antártica, se convirtió el pasado septiembre en una estación oficial de categoría regional del Global Atmosphere Watch (GAW) Programme de la Organización Meteorológica Mundial. Actualmente, la estación brinda datos en tiempo real y a largo plazo para el organismo especializado de las Naciones Unidas sobre la meteorología, hidrología operativa y las ciencias geofísicas.

La profesora a cargo de este proyecto, Olga Mayol Bracero, destacó que la ubicación de Puerto Rico, el clima y las diferentes masas de aire son atributos que otorgan interés e importancia a la estación. Por ejemplo, se encuentra en el ambiente el polvo del Sahara, el frente frío, la ceniza volcánica y el aerosol marino; distintas condiciones en un mismo lugar.

“Estos son datos que yo los abro a todo el mundo. Los datos se comparten, pero el análisis lo hago con mis estudiantes. Se comparten ya editados. A veces hay unos picos que son errores en el sistema y deben cortarse, para luego enviarse”, aclaró Mayol Bracero.

Todo comenzó en el 2004, cuando sólo colaboraban con información, pero al tener los equipos necesarios, el mantenimiento y la continuidad en los datos, fue categorizada como una estación regional. Más aún, como una fuente confiable y de calidad.

Así que los estudiantes han recibido talleres sobre cómo editar datos y desde el recinto trabajan con la estación semanalmente por periodos aproximados de 30 minutos a dos horas. Además, un técnico verifica los equipos directamente cuando viajan a Fajardo cada semana.

Gracias a la información recopilada, los estudiantes realizan tesis y diversas investigaciones. Tal es el caso de Héctor Rivera, estudiante de Física que analiza el impacto del aerosol en el clima y pronto culminará su doctorado. Durante el proceso investigativo ha estudiado alrededor de seis años en datos, todos productos de la estación en Fajardo.

Para garantizar el funcionamiento de este monitoreo de aerosoles, colaboran en conjunto la Universidad de Puerto Rico, el Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico y la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA).

Entre sus futuros proyectos, la doctora Mayol Bracero señaló que visualizan para este año crear otra estación, pero en el área urbana. De esta forma, obtendrán datos muy distintos, ya que por ser un área metropolitana el aire está altamente contaminado. Para esto, deberán conseguir los equipos, pasar por aprobación y ser aceptados como colaboradores de la GAW.

UPR

Volver