Este trabajo, que fue ganador de un estímulo a la creación, del Ministerio de Cultura en el año 2013, recoge 18 historias que retratan la cotidianidad y los sucesos en los que estuvieron involucrados homosexuales y travestis que habitaron o tuvieron algún otro tipo de vínculo con el sector de Guayaquil en el centro de la ciudad de Medellín. El trabajo partió de una investigación histórica y periodística para luego convertirse en un ejercicio literario; tuvo como fuente principal el periódico Sucesos Sensacionales, semanario que circuló entre 1954 y 1976.
En este trabajo se rescriben algunas historias que aparecieron en la prensa, y que, miradas desde el bagaje de los autores, por su trabajo investigativo y su activismo, han permitido imaginar sus vidas, cómo se hicieron, cómo se enfrentaron a la cotidianidad, sus sueños, sus temores, sus decisiones, los desenlaces y sus tragedias; su relación con el espacio y todo aquello que les permitió vivir Guayaquil, como zona de diversión, de transgresión y margen geográfico de lo correcto, lo incorrecto, lo permitido y lo prohibido.
Presentación
Sucesos sensacionales 
Un semanario para moralizar la sociedad
Guayaquil 
Zona de frontera para el placer, la fiesta y el goce
Epístolas de La Julia a Pablo
Retratos de una temporada en Guayaquil
En Guayaquil se veía de todo
Hasta una falsa mujer, la pipiola, que perdió la nariz
Historias en la inspección de permanencia 
Un lugar para normalizar, tranzar y festejar
Hombres vestidos de hombre y mujeres vestidas de mujer 
Claridad ante todo, porque si no, quién controla esto
Fanny García
Una mujer en la crema y nata
La Infiel era hábil con los inexpertos
Y le quitaron el disfraz un 31 de octubre
Sin alas, pero con sin igual belleza, revoloteaban mariposillas por Guayaquil
La historia de Luz Vélez
¡Lo que cuesta una identidad! Para que en unos minutos la elimine una autoridad
El caso de Sonia Ortiz
Masculinidades femeninas
Un asunto no solo de cambio de ropas
Jesús María Marín, un hombre hecho y derecho
La perforación de sus orejas fue la prueba de que había usado aretes
En el encierro muchas cosas pueden pasar 
Historias de cárcel: amores que nacen, pasiones que matan
Él me enseñó el amor de hombre y por celos lo maté
No me cabía la idea de pensarlo en brazos de otro
La Pecadora murió porque no le gustaba Jaime
Es que por ser homosexual no se pierde el buen gusto
Como en una historia de tango
El rolo acabó con la vida de chucho
“Quiéreme”
De Gabriel Serna Zapata, para Gildardo Echeverri
A Alba Mery no la defendió la Virgen María
De la agresión de otra mujer, de carne y hueso
 
Suicidas en tierras católicas 
Parias que no hacen honor a la verraquera paisa
La Chola era una persona decente
Pero no pudo con la pena moral
La Pompeya, un nombre que huele a tragedia
El anormal que se mató por amor
 
Entre genios y calenturas 
Finales trágicos en el teatro de la vida
15 Años tenía Yolandita
Ya había vivido mucho, pero no para que acabaran con su vida
A La Celia la mataron de una sola puñalada
Y fue un menor de edad
Patri una reina tumaqueña en Lovaina
Su vida la segó el amor
Epílogo
Historias que importan
 
Referencias bibliográficas