Cientos de campesinos y estudiantes exigieron postergar las elecciones guatemaltecas convocadas para el próximo 6 de septiembre, la renuncia del presidente Otto Pérez Molina y el cese de la corrupción.

Miembros de la Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas, el Comité de Desarrollo Campesino y universitarios de la San Carlos caminaron de manera pacífica desde la capitalina plaza Italia hasta la sede del Congreso de la República.

También se registraron marchas en Huehuetenango, Cobán, en el kilómetro 117 de la ruta a El Salvador (Jutiapa) San Jerónimo y Salamá (Baja Verapaz), Retalhuleu, Jalapa y Puerto Barrios, en el caribeño departamento de Izabal, reportaron medios locales de prensa.

Algunos manifestantes portaron pancartas, en las cuales se leían mensajes alusivos a la dimisión del mandatario Pérez Molina, la nacionalización de la energía eléctrica y el respaldo a la lucha contra la corrupción.

Demandaron, además, la aprobación de las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEYPP) un día después que el órgano Legislativo no conociera en tercera lectura esa iniciativa por falta de quórum.

La Universidad de San Carlos de Guatemala, la Oficina del Procurador de los Derechos Humanos, la Iglesia Católica y la Alianza Evangélica pidieron a los diputados del Congreso aprobar con urgencia las modificaciones de la LEYPP planteadas por el Tribunal Supremo Electoral.

Representantes del denominado G4 pidió que varias de los cambios se apliquen inmediatamente para legitimar al proceso electoral de este año en medio de una cruzada anticorrupción impulsada por la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y el Ministerio Público (MP).

La Fiscalía ordenó desde abril último hasta el presente el arresto de más de 70 personas, incluidos funcionarios y exfuncionarios implicados en sendos casos de corrupción.

La Cicig, un organismo de Naciones Unidas, junto al MP, desmantelaron en ese lapso varias estructuras criminales, incluida la denominada La Línea, cuyo presunto cabecilla sería Juan Carlos Monzón, exsecretario privado de la exvicepresidenta Roxana Baldetti.

Monzón permanece prófugo luego de casi cuatro meses, mientras que Baldetti dimitió el 8 de mayo en medio de la presión social que ejerció la ciudadanía en las calles en contra de ella.

Siete millones 556 mil 873 podrán acudir a las urnas en septiembre para elegir a un nuevo presidente y vicegobernante, 338 corporaciones municipales, 158 diputados al Congreso y 20 representantes para el Parlamento Centroamericano.

Prensa Latina 

Campaña electoral en Guatemala no debate desafíos de la educación

El representante y director de la UNESCO en Guatemala, Julio Carranza, aseguró que en campaña para los comicios generales del próximo seis de septiembre no se ha discutido a fondo el desafío que representa la educación en el país centroamericano.

“Las campañas electorales las seguimos con mucho respeto pero no hay una discusión a fondo del desafío que presenta la educación en Guatemala. Nadie aterriza esa discusión”, dijo el diplomático cubano en una entrevista con Acan-Efe.

“Apreciamos, de nuevo con mucho respeto, que el nivel de importancia que tiene el tema de la educación no se refleja suficientemente en el debate nacional sobre los problemas estructurales del país”, añadió Carranza.

La campaña en busca de votos inició en mayo pasado tras la convocatoria del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y se extenderá hasta el 4 de septiembre, dos días antes de los comicios para elegir casi 4mil servidores públicos para el período 2016-2020, entre ellos el presidente y vicepresidente del país.

El economista, quien inició en La Habana en 1998 su trayectoria dentro de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), afirmó que le gustaría “una mayor presencia” de la educación en las discusiones relacionadas con los sufragios.

El organismo internacional presentó la semana pasada en la nación centroamericana el Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE), que señala una mejoría de Guatemala en los términos educativos en los últimos años, pero también lo delata como el país que menos invierte en este ámbito en Latinoamérica.

De acuerdo al Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), Guatemala gastó en 2011 un total de 66 centavos de dólar en educación por infante cada día, mientras la cifra en Costa Rica era de 4,80 dólares diarios.
“Los resultados explican que, por un lado, hay un trabajo realizado por el Ministerio de Educación. Se ha avanzado en esfuerzos en la formación de profesiones y revisión de currículum”, detalló Carranza,

“Sin embargo, está el lastre de los recursos con los que cuenta la educación, que son muy bajos para resolver a través de políticas educativas los déficit acumulados”, aclaró el cubano.

Carranza también advirtió acerca de una “reducción de la cobertura escolar” en Guatemala, que según el ICEFI pasó de una matriculación neta del 98,7 por ciento en 2009 a un 85,1 por ciento en 2013.

“Hay una diversidad de factores que causan esto. Pero las políticas sociales y las transferencias condicionadas que existían antes favorecieron una mayor incorporación de estudiantes a la escuela”, recalcó el representante de UNESCO, en referencia a las estrategias del gobierno de Álvaro Colom (2008-2012).

La otra causa del descenso se encuentra en la asignación de solamente un 3 por ciento del Producto Interno Bruto de la nación centroamericana a la educación, en comparación con la región.

“Alguien dijo alguna vez con razón que en términos de gobierno, una voluntad política se expresa en el presupuesto. El tres por ciento es bajo a nivel internacional”, concluyó.

Prensa Libre

 


VOLVER