Con una lámina capaz de absorber la humedad del ambiente y transformarla en energía, dos estudiantes costarricenses ganaron la primera versión del concurso regional Ingeniosas, en la categoría de Innovación Tecnológica.

Organizado por el Instituto Humanista para la Cooperación de los Países en Desarrollo (Hivos), a través de su programa Sociedad Verde, y la Oficina global de Género de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el concurso recibió 43 propuestas de mujeres de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Perú.

Krystel Barboza, estudiante de química de la Universidad de Costa Rica (UCR), y María Paula Castro, egresada preuniversitaria del Sistema Nacional de Colegios Científicos de Costa Rica, desarrollaron el proyecto que utiliza como materia prima la humedad, factor ambiental abundante en la región.

Barboza explica a SciDev.Net que utilizaron una lámina de plástico con higroscopicidad (material que absorbe la humedad ambiental). Al absorber la humedad, la lámina genera movimiento, produciendo energía mecánica. Además, usaron un sensor piezoeléctrico, con capacidad de transformar la energía mecánica en energía eléctrica.

María Paula Castro señala que la lámina puede colocarse bajo aparatos electrónicos generando energía de 3,02 amperios —similar a las baterías doble A— suficiente para abastecer controles remotos, ratones de computadora y juguetes.

Cuando se comercialicen, las láminas podrían colocarse cerca de cuerpos de agua o fumarolas volcánicas donde hay bastante vapor de agua, capaz de potenciar la contracción de la lámina y producir electricidad, indica.

Hivos las premió el 15 de julio con €6.000 para continuar con el proyecto en los próximos 3 meses, lapso en el que perfeccionarán el producto para que sea más apto a los consumidores, subraya Barboza. La UCR las apoya con el acceso al laboratorio de la Escuela de Química, donde realizan la síntesis de las láminas higroscópicas.

El concurso también premió con €6.000 a la nicaragüense Nicole Landau, ganadora de la categoría de Innovación Social por su proyecto de diseño, elaboración y mantenimiento de bicimáquinas, construidas a partir del reciclaje de bicicletas e impulsadas por la fuerza de los pedales.

“Estas máquinas pueden ser utilizadas en el hogar y el campo como bombas de agua, desgranadoras de maíz, bicilicuadora, bicilavadora, entre otras”, comenta a SciDev.Net Raquel Chacón, gerente del Programa Energía Renovable de Hivos.

Las mujeres aprenden a diseñar, cortar, pulir, soldar, armar, pintar e instalar los diferentes componentes de las bicimaquinas, habilidades que por lo general están asociadas con trabajo varonil, añade.

Carla Fernández, fundadora del proyecto Mujer en la Ingeniería de la UCR, señala a SciDev.Net que estas iniciativas contrarrestan los estereotipos alrededor de las mujeres y su aptitud hacia la ciencia y tecnología.

“Cuando las niñas ven a mujeres exitosas en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas las asumen como modelos y saben que ellas también pueden ser exitosas en estas áreas”, dice Fernández.

Scidev


VOLVER