Tras el fallo de La Haya en rechazo a la objeción preliminar interpuesta por Chile ante la demanda marítima de Bolivia, nuestros vecinos altiplánicos se han manifestado alegremente, pues sienten que la resolución es un gran paso victorioso.

El presidente boliviano, Evo Morales, aseguró que hoy es “un día histórico, un día que será inolvidable, porque es un paso importante en esta demanda para volver al océano Pacífico. Quiero agradecer a los organismos internacionales, a los movimientos sociales del mundo, a los ex presidentes de América Latina y Estados Unidos. Saludamos el apoyo del Papa Francisco por esa vocación pacifista y su solidaridad con Bolivia”.

Pese a ello nuestro país se ha mantenido firme en señalar que este fallo no implica en ningún caso que estemos obligados a ceder territorio a Bolivia y que en el fondo no significa mucho.

“Nuestro país aportó antecedentes sólidos en derecho que deberían haber llevado a la conclusión contraria”, dijo la Presidenta Michelle Bachelet, agregando que está “convencida que hicimos lo correcto al presentar esta objeción”.

En la misma línea, el Canciller Heraldo Muñoz, sostuvo que a pesar de la decisión de La Haya, “la Corte no está predeterminando un eventual resultado de una negociación que se discutirá recién desde este momento. (…) No está en juego la cesión territorial”.

Frente a este escenario Chile B, contactó a la abogada experta en derecho internacional de la Universidad Católica Elisa Zavala, para esclarecer los detalles de este fallo y explicar los pasos a seguir tras la resolución del tribunal.

-¿Qué implica el fallo que hemos conocido hoy por parte de La Haya?

El fallo de La Haya para Bolivia se ve como un éxito y muchos en Chile lo han criticado, lo ven como una pérdida, pero no es así. Este fallo es sólo respecto a la objeción preliminar, y no implica una victoria para Bolivia de ninguna forma. Sólo se deberá discutir sobre el fondo del asunto y además lo que hizo la Corte fue limitar el objeto del caso de la demanda, diciendo que se va a definir si Chile está obligado a negociar sobre la salida de mar a Bolivia y ver si en algún punto Chile ha incumplido algún tratado.

Hay beneficios para Chile, como por ejemplo que no se le exija una obligación de un resultado específico. Eso se tiene que ver como algo absolutamente positivo.

-¿Por qué Bolivia entonces lo celebra tanto?

Comunicacional y políticamente a ellos les conviene plantearlo así. Evo Morales dijo que ellos nunca han tenido una victoria a nivel internacional de ningún tipo y por eso lo ven como un triunfo y también para mantener contenta a la gente. Si uno es riguroso esto no implica ningún triunfo ni nada, sólo implica que se va a ver el fondo de la demanda.

-¿Podría obligarse a Chile ceder en cuanto a su postura?

Acá hay que hacer una diferencia. En el caso que la Corte falle en contra de Chile, lo único que va a poder decir es que Chile tiene la obligación de negociar, y esa es una de las ventajas del fallo. Eso en ningún caso implica una obligación para Chile, simplemente habría que negociar y no necesariamente entregar soberanía.

-Tras esta resolución ¿Cambiaría en algo la estrategia de nuestro país?

Yo creo que no cambia totalmente la estrategia, porque en el fondo, que se haya perdido la excepción preliminar, es como si no se hubiese interpuesto. Chile tiene que referirse ahora al fondo, y por lo demás ya se ha avanzado harto en eso. Cuando Chile interpone la objeción, ya hay una investigación bastante grande. Hay que seguir en esa línea.

-¿Cómo se vio el accionar de Chile en esta etapa?

Cuando el equipo de Chile decide interponer la excepción preliminar, ellos sabían que esto era un riesgo, se sabía que perder en esta etapa, en Bolivia se iba a ver como un triunfo y acá como una derrota, ahí hay un riesgo, pero la interpusieron porque quizás se podían sacar de encima el juicio completo. Fue una jugada un poco riesgosa pero de todas formas Chile está en todo su derecho de interponerla.

-¿Se desarrolló bien el trabajo del equipo nacional?

Yo creo que Chile ha tenido una postura muy sólida. Si uno ve tanto los alegatos orales, como las demandas escritas que presentaron, el trabajo fue muy profundo. El equipo que tiene Chile, tanto de abogados locales, como internacionales que se han contratado, son todos de primer nivel y realmente el trabajo que se ha hecho hasta este momento da luces para entender que lo que venga para adelante va a seguir siendo de un primer nivel. En ese sentido no hay que estar asustados

-Y Bolivia, ¿Cómo ha actuado?

Acá también hay que distinguir unas cosas. Por una parte hay muchas declaraciones de los ministros, del Presidente, que son de un tono muy político, como decir que es una reivindicación del pueblo boliviano, pero si uno ve estrictamente una parte legal, es difícil que se les encuentre la razón. Bolivia ha invertido mucho en esto, también han contratado abogados de primer nivel, pero para ellos va a ser muy difícil que la Corte acoja que en este caso ha habido una obligación unilateral de Chile de negociar en ese sentido.

-¿Estamos en desventaja en el escenario internacional? ¿Nos ven como los “malos”?

Cuando la Corte falle, ese tipo de elementos no se deberían tener en consideración. En general, a pesar de que algunos dicen que la Corte es una Corte política, eso no es tan así. Es una Corte de derecho que falla y aplica el derecho, y entonces no cabe tener en cuenta otro tipo de argumentos más sentimentales como los de Bolivia.

-¿Qué otras alternativas tendría Bolivia si en un futuro se falla a favor de Chile?

Bolivia viene tratando este tema hace mucho tiempo. Lo llevó a la Sociedad de las Naciones, luego lo llevó a la Organización de Estados Americanos, y va a seguir haciéndolo. Si hay un fallo de la Corte que le dé la razón a Chile, Bolivia va quedar un poco desacreditado en el ámbito internacional para seguir tratando este tema, ya sea en el ámbito político o diplomático.

ChileB

Volver