El Presidente Rafael Correa, inauguró el Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP Juventud), en Quito. El evento se desarrolló en las instalaciones del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (Ciespal).

El mandatario Rafael Correa llamó a los jóvenes progresistas de Ecuador y de América Latina a defender la continuidad de los procesos revolucionarios y las transformaciones alcanzadas hasta ahora.

Destacó que “los jóvenes son las manos, los corazones, las mentes que construyen día a día, con mucha esperanza y amor nuestra Patria Grande. Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta ideológica, como lo decía nuestro gran Salvador Allende. Las revoluciones deben ser jóvenes, de ideas nuevas y frescas, de rebeldía y alegría”.

El encuentro durará 3 días y en él se intercambiarán experiencias de lucha revolucionaria en los países de la región, entre ellos, el de Ecuador.

Al evento acudieron 250 líderes y dirigentes juveniles de izquierda de 13 organizaciones de 9 países: Bolivia, Brasil, Colombia, Venezuela, Chile, Argentina, México, Cuba, Nicaragua y el anfitrión Ecuador.

La Ciudadana

Presidente Correa advierte a juventudes latinoamericanas de estrategia de “golpes blandos” en la región

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, alertó este jueves a jóvenes de nueve países, que asisten al Primer Encuentro Latinoamericano Progresista de las Juventudes, de la nueva estrategia de la derecha continental de “golpes blandos” en la región como parte de la “restauración conservadora” de sectores que perdieron poder y les instó a asumir el liderazgo en los procesos de cambio.

“No crean que es casualidad (protestas) contra gobiernos de izquierda y progresistas. Se trata de una estrategia continental para frenar los cambios”, dijo ante el auditorio en el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (Ciespal), en esta capital, en el evento que se desarrollará hasta el sábado.

Entre quienes presidieron la inauguración del acto se encontraban también el secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper; el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño; el ministro de Cultura, Guillaume Long, también secretario de Relaciones Internacionales del movimiento Alianza PAIS; la secretaria ejecutiva de esta agrupación política, Doris Solís, y el secretario nacional de la Juventud PAIS, Jorge Miño.

El mandatario advirtió a los participantes que tras el “aturdimiento” de los grupos de poder ante el avance de los movimientos sociales y de gobiernos progresistas, está en marcha la estratagema del “golpe blando”.

Esa estrategia incluye pasos como: generar matrices de opinión de oposición a los gobiernos, creación de conflictos y promoción de descontento, denuncias de corrupción, promoción de intrigas y rumores, reclamos por la libertad de prensa y derechos humanos, acusaciones de dictadura y totalitarismo, “calentamiento” de las calles, movilizacionese, entre otros.

Llamó la atención sobre los avances que ha tenido la región en la superación de inequidades con el triunfo de varios procesos sociales a nivel continental, comenzando por el de Hugo Chávez en Venezuela, en 1998; sin embargo, indicó que “falta mucho por hacer y no se ha consolidado ese poder popular, y las élites lo saben”.

Dijo que los distintos gobiernos latinoamericanos han intentado trazar el camino, pero las nuevas generaciones deberán continuar la tarea, luchando y formándose para transformar las sociedades injustas que persisten en este hemisferio.

“Ustedes seguirán construyendo este sueño colectivo de vivir en una Latinoamérica de igualdad de oportunidades, de equidad y de justicia; (…) Ustedes son nuestro apoyo y nuestra esperanza; asuman el liderazgo de los procesos de cambio en nuestros países”, les invitó.

En el caso de Ecuador, señaló que se ha trabajado “con los jóvenes, para los jóvenes y por los jóvenes”, sin embargo reiteró que falta mucho para hacer para resolver las grandes inequidades que vive la nación.

Señaló que la pobreza en Latinoamérica “no es fruto de la escasez de recursos, sino de la inequidad, ya que pocos dominan todo, y, por ejemplo, en Ecuador, menos del 2% de sus habitantes posee el 90% de las grandes empresas, por lo que dijo que la juventud debe estar consciente de la situación que enfrenta el país en una coyuntura difícil desde el punto de vista económico.

En alusión a un paro nacional convocado para este día 13 de agosto, Correa expuso que estos grupos de la derecha cuentan con el apoyo de una izquierda radical y muchas veces de jóvenes “sorprendidos por cantos de sirenas”, por lo que les conminó a continuar preparándose y no solo “para alcanzar un puestito”, sino para contribuir con los cambios que son necesarios.

Mencionó cómo más de la mitad del gabinete ecuatoriano no supera los 40 años y algunos no alcanzan siquiera los 30 años de edad. Por otra parte, recordó que esta nación tiene la presidenta de la Asamblea Nacional más joven de la región, con tan solo 32 años.

El presidente también destacó la creciente inversión de su gobierno en educacion y expuso cómo durante su gobierno más de 10.400 jóvenes cursan estudios superiores en las mejores universidades del mundo, gracias a un programa de becas. “¡Qué gran suerte ser joven en estos momentos, pero también qué gran compromiso!”, comentó entre aplausos.

En declaraciones exclusivas a Andes al terminar su exposición en el evento, el presidente Correa afirmó que todavía agrupaciones juveniles deben trabajar más en su organización.

“Falta coordinación de las organizaciones, y en general ha sido el problema de la Revolución Ciudadana; tenemos la inmensa la mayoría, pero necesitamos que esa inmensa mayoría esté organizada y movilizada”, indicó.

Al Encuento Latinoamericano asisten representantes de agrupaciones juveniles de izquierda de la región como: Corriente de Liberación Nacional, Corriente Peronista Nacional Descamisados, y La Cámpora (Argentina); Generación EVO y Columna Sur (Bolivia); Juventudes del Partido de los Trabajadores (Brasil); Juventud Comunista de Chile; Mesa Amplia Nacional Estudiantil de Colombia; Juventudes del Movimiento Regeneración Nacional de México; Juventudes Sandinistas de Nicaragua; y las Juventudes del Partido Socialista Unido de Venezuela.

Además, las juventudes de partidos y movimientos políticos, organizaciones sociales y federaciones estudiantiles del Ecuador.

Andes

Volver