Por María del Cisne Guamán
La primera universidad de niños científicos se inauguró en Quito. En este espacio, la consigna es aprender bases de robótica, electrónica y programación mientras se divierten.
 


La primera universidad para niños está en Quito

Se trata de un innovador proyecto de la Universidad Internacional del Ecuador que busca acercar a los más pequeños al conocimiento científico. Ellos pueden empezar a adquirir estos conocimientos desde los 6 años.
Ramiro Brito es decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnologías Aplicadas y lidera el programa: “Lo que nosotros queremos con este proyecto es buscar en las generaciones más pequeñas el futuro de este país”.
La universidad para niños tiene 4 especialidades: Física, matemáticas, mecatrónica y programación. Las mismas que son dictadas en las vacaciones de verano de niños y jóvenes de entre 6 y 16 años. Las clases están a cargo de  25 docentes  que son los mismos estudiantes de ingeniería mecatrónica de la facultad.
La idea es que mientras jueguen y se divierten, los niños apredan programación, robótica, electrónica y diseño mecánico.
El objetivo es que adquieran las habilidades para desarrollar sus propios inventos con materiales reciclados que son presentados al final de las clases.
Las horas transcurren en el aula, donde mandan la creatividad y la imaginación de los futuros científicos del Ecuador.
Ramiro Brito es decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnologías Aplicadas y lidera el programa: “Lo que nosotros queremos con este proyecto es buscar en las generaciones más pequeñas el futuro de este país”.
La universidad para niños tiene 4 especialidades: Física, matemáticas, mecatrónica y programación. Las mismas que son dictadas en las vacaciones de verano de niños y jóvenes de entre 6 y 16 años. Las clases están a cargo de  25 docentes  que son los mismos estudiantes de ingeniería mecatrónica de la facultad.
La idea es que mientras jueguen y se divierten, los niños apredan programación, robótica, electrónica y diseño mecánico.
El objetivo es que adquieran las habilidades para desarrollar sus propios inventos con materiales reciclados que son presentados al final de las clases.
Las horas transcurren en el aula, donde mandan la creatividad y la imaginación de los futuros científicos del Ecuador.

Volver