Las noticias y las cifras oficiales dan cuenta de cientos de muertos en las zonas afectadas por la tragedia. Al ver la cantidad de personas fallecidas, que tienen que ser veladas en las calles, entre escombros o en medio de iglesias destrozadas, el estudiante de arquitectura, Juan Francisco Valero, junto a su amigo arquitecto Adolfo Klaere, decidieron cambiar la realidad de estas familias y comenzaron a fabricar ataúdes.
Los féretros, elaborados con tableros aglomerados y visagras, serán donados a personas que perdieron familiares en el sismo de 7.8 en la escala de Richter que azotó el Ecuador.
Los líderes de esta iniciativa buscaban materiales económicos y resistentes, para entregar un producto de buena calidad, pero asequible para el bolsillo de los donantes.
Valero mencionó que la idea nació después de ver las imágenes de la catástrofe. “Queríamos hacer algo para ayudara y ésta fue la forma que encontramos para aportar”, recalcó.
El resultado fue mejor de lo que esperaban. Lograron construir ataúdes a un costo aproximado de $35. Empezaron a recibir donaciones de grupos religiosos, amigos, familia y empresa privada.
Su meta actual es elaborar más de 60 féretros. Pero no descartan continuar su obra si reciben más donativos. Si desea apoyar esta obra puede contactarse : 0980577680/0991260962/096930697

En otro punto de la ciudad, en el kilómetro 2.5 de la Vía a Samborondón,  el grupo de estudiantes de arquitectura denominado ‘Escribe Arquitectura’ también se dio a la tarea de fabricar ataúdes. Todo empezó cuando los cinco jóvenes de este conjunto, Lady Carrera, Priscilla Granizo, Chafic Bitar, Miguel Ángel  Falconí y Marcos Sosa, conocieron que en algunas zonas afectadas por el sismo “las familias velan los cuerpos de sus seres queridos en la calle” y empezaron una convocatoria para construir la mayor cantidad posible de féretros.

En cuestión de horas empezaron a llegar donativos de madera, clavos y todos los implementos que se requieren para la construcción. A la par, llegaron más de 200 voluntarios, “algunos no sabían ni cómo poner un clavo, pero aprendieron y lo hicieron muy bien. Lo que importa es la buena intención”, según comentó Lady Carrera.

Hasta el momento, han fabricado alrededor de 180 ataúdes y piensan continuar con la construcción de pequeños refugios y camas. “Estamos felices de saber que hay personas desinteresadas que nos apoyaron. Lo mejor es que podemos ayudar a quienes  más lo necesitan”, mencionó Carrera.

Estudiantes de la Universidad Santa María también se dieron a la tarea de construir féretros para las víctimas mortales por el sismo.

Más aportes
Los estudiantes de la Escuela de Modas y Tendencia del Instituto Metropolitano de Diseño utilizan sus conocimientos en confección y elaboran sábanas, cobijas, toldos, mosquiteros y pañales con retazos que recibieron entre donaciones, para hacerlas llegar hasta las zonas perjudicadas por el terremoto.

La Comunidad centralina atiende de forma integral a damnificados en Manabí

UCE


Piden donaciones de cal, alcohol y cloro en Universidad de Guayaquil

El Instituto de Investigaciones de la Universidad de Guayaquil está solicitando donaciones de materia prima para elaborar productos que sirvan a los damnificados del terremoto en Manabí.

El ingeniero Luis Pacalla, coordinador de un grupo de profesionales químicos del Instituto de Investigaciones de Ingeniería Química, precisa los elementos que requieren para producir más cloro para diluirlo, más alcohol, gel antiséptico, jabón líquido, entre otros elementos.

Qué piden

– Cal (hidríxido de calcio)
– Alcohol al 96%
– Cloro al 10%
– Materia prima para gel antiséptico y jabón líquido

Centro de acopio

Las donaciones se reciben en la sede del Instituto de Investigaciones de Ingeniería Química, en la Ciudadela Universitaria, del lado de la avenida Kennedy, puerta de entrada diagonal a Veris y al colegio Las Mercedarias.

Se reciben las donaciones de lunes a viernes de 09:00 a 16:00. Para más información, contactar al ingeniero Luis Pacalla, al teléfono 0981098607.

Los carros con esas donaciones irán directo a los recintos manabitas, confirmó.

El Universo

Volver