En los próximos meses los estudiantes ecuatorianos debatirán sobre temas de equidad y justicia social en el marco del “gran diálogo nacional” convocado por el gobierno para luego, en diciembre, exponer lo discutido en el Primer Diálogo Nacional Estudiantil, explicó este lunes el ministro de Educación, Augusto Espinosa.

“Es importante que la comunidad educativa participe de un gran diálogo en relación al Ecuador que todos soñamos, al Ecuador que buscamos”, señaló el ministro en una rueda de prensa sobre este tema. “No pretendemos imponer criterios o determinadas conductas sociales, vamos desde el sistema educativo a demostrar cómo se debate con seriedad la realidad del país”, indicó.

En este diálogo, denominado ‘Somos Ecuador: país justo y equitativo’, podrán participar los estudiantes de octavo, noveno y décimo de Educación General Básica y los de Bachillerato de las instituciones educativas públicas, fiscomisionales y particulares.

Los alumnos elaborarán un ensayo con el tema “El rol de la educación en la transformación social” en el que se destacarán los avances que ha experimentado el sistema educativo en los últimos años y los aspecto que han contribuido a reducir las inequidades.

Cada colegio hará una selección interna y nominará a un representante a la dirección distrital; en cada distrito se elegirán a cinco estudiantes que participarán en la selección zonal y en cada una de estas zonas se escogerá a tres participantes que se reunirán en un Encuentro Nacional de Líderes Estudiantiles.

El proceso de selección se realizará de julio a septiembre en el Régimen Costa y de septiembre a noviembre en el Régimen Sierra. Las bases de este diálogo nacional, en el que los estudiantes participaran de forma voluntaria, se colgarán en la página web del Ministerio educacion.gob.ec el próximo lunes 6 de julio para que todos los alumnos sepan como inscribirse.

Reducción de brechas en educación

Según Espinosa, este diálogo servirá para recoger los logros que ha tenido el Ecuador durante este gobierno, entre ellos la reducción de la pobreza que bajó del 36,7% en 2007 al 22,5% en 2014 y la pobreza extrema que se redujo del 16,5% al 7,7% en el mismo período.

Esta reducción significa la disminución de brechas que perpetuaban la inequidad en la educación, explicó Espionsa, quien detalló que “en 2006 existía una brecha de 10,5 puntos porcentuales entre el 20% más pobre de la población versus el 20% más rico (que estudiaba en Educación General Básica). En el 2014 esa diferencia es de 2,7%”.

Lo mismo pasó con la tasa neta de asistencia al Bachillerato que mostraba una brecha de 47,6% entre estudiantes ricos y pobres, mientras que en 2014 existe una brecha de 27,7%.

El ministro además destacó que la tasa neta de asistencia de la población indígena era de apenas el 24,2% en 2006 y que este momento es del 54,9%. Agregó además que se ha duplicado la asistencia de la población indígena y el crecimiento de matrícula es mucho mayor incluso que el que ha tenido la población mestiza.

“Este cierre de brechas es relevante en términos de buscar mayor equidad porque es abismal la diferencia en ingresos de salario de una persona que tiene título de bachiller versus una persona que no lo tiene. Entonces esto contribuye a generar equidad”, indicó el ministro.

Sin embargo, Espinosa dijo que todavía vivimos en uno de los países más inequitativos del mundo y que hay tareas que se debe ejecutar, entre ellas lograr que los niños más pobres tengan una escolaridad mayor pues ahora apenas tienen en promedio 7,2 años de escolaridad.

Andes


Volver