Ecuador tendrá una nueva política de asignación de recursos para el financiamiento de becas que en lugar de dar el dinero a las universidades dará el dinero a los estudiantes más necesitados para que puedan estudiar carreras que sean pertinentes para el desarrollo del país.

Así lo dio a conocer el presidente Rafael Correa en el Enlace Ciudadano desde Monteverde, en la provincia de Santa Elena.

El mandatario explicó que la decisión se dio después de ver las inequidades que existía en la asignación a las universidades. El gobierno entregaba más de 33 millones de dólares a la universidad Andina y a la Facultad de Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) mientras que a otras universidades les tocaba mucho menos recursos.

Por lo que señaló que más eficiente es financiar la demanda, es decir financiar las becas a los estudiantes que más lo necesiten en lugar de otorgar el dinero a las universidades y que cuesten los posgrados lo que tengan que costar.

“Se va a hacer toda una reasignación para en vez de subsidiar a la universidad, subsidiar al que necesita la beca siempre y cuando sea un posgrado pertinente para el desarrollo nacional y siempre y cuando los costos sean razonables. Porque tampoco vamos a pagar pipones ni sueldos extraterrestres para ciertos burócratas eternos”, afirmó Correa.

Además explicó que el gobierno ya está reduciendo la reasignación de la Andina y la Flacso y también a las universidades cofinanciadas. “Vamos a retirar todo ese dinero y hacer un solo fondo de becas para posgrados siempre y cuando los costos sean razonables y las carreras pertinentes. Se financia directamente al estudiante que lo necesita y no solo al de Quito sino al de todo el país”, aseguró.

René Ramírez, el secretario nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación explicó por su parte que el estado no tiene la obligación de financiar los estudios de posgrado y a pesar de esto existe la política de gobierno de financiar becas para que alrededor de 11.700 becarios estudien en las mejores universidades del mundo. Estudiantes que empiezan a retornar al país y que a partir de sus capacidades empiezan a generar una nueva oferta especializada.

En este sentido dijo que el nuevo programa de becas lo podrán utilizar todos los estudiantes de todas las universidades del país donde existan maestrías, especializaciones y doctorados.

“A través de este mecanismo podremos subsidiar a gente más pobre, segundo a gente que tenga el mérito y tercero aumentar la cantidad de financiamiento y sobre todo establecer este programa de becas justamente para poder subsidiar en todos los territorios del país y en diferentes áreas que necesita el Ecuador”, finalizó Ramírez.

Andes

SENESCYT MANEJARÁ FONDO PARA BECAS UNIVERSITARIAS

El Gobierno administrará directamente la asignación de becas en las universidades cofinanciadas, tanto de pregrado como de posgrado, para lo cual creará un fondo específico, anunció ayer el presidente Rafael Correa, en su enlace sabatino, desde Santa Elena.

Actualmente, esa tarea la realizan las universidad con los fondos que reciben del Estado. Para Correa, su propuesta “es más útil, justa y eficiente”, y se extenderá a todo el país y no solo a los estudiantes de Quito.

“Vamos a retirar todo ese dinero, vamos a hacer un solo fondo de becas para posgrado, también para pregrado en las cofinanciadas, siempre y cuando los costos sean razonables y en el caso de posgrado sean pertinentes”. Los parámetros de las becas serán determinadas por la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt).

El titular de ese ente, René Ramírez, adelantó las proridades: los más pobres y quienes tengan méritos académicos.

En este sentido, Correa volvió a cuestionar a la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB) y a la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), que reciben unos $ 35 millones anuales del Estado.

En una entrevista con este Diario, el rector encargado de la Andina, Jaime Breilh, señaló que “el sistema de becas no puede ser manejado con un sentido clientelar ajeno a la institución, tiene que ser manejado por la propia institución porque eso cierra el ciclo de su planificación curricular. La beca no es una dádiva, es un recurso de planificación educativa”.

El Gobierno pretende reducir paulatinamente las asignaciones en este año, para profundizar la medida en el 2017.

En otros temas, Correa volvió a descalificar a sus críticos –especialmente por la reforma laboral y el IESS– de quienes dijo que “solo abren la boca para demostrar su ignorancia” y llamó a sus “tuiteros” a retomar “la batalla” en las redes.

Reiteró que en los próximos días enviará a la Asamblea, con el carácter de económico urgente, el proyecto que eleva los impuestos de licores, bebidas azucaradas y cigarrillos.

El Universo

Volver