Para la educación superior cubana la cooperación internacional resulta de gran importancia ya que a través de esta las universidades se desarrollan en materia investigativa y académica con impacto de la calidad en los centros de altos estudios.

La máster Teresa Gómez Pérez, subdirectora de la Dirección de Relaciones Internacionales del Ministerio de Educación Superior dijo a Radio Rebelde que por esa vía se accede a diferentes recursos que favorecen la infraestructura de las universidades y la formación académica y científica de los profesores e investigadores.

“Tenemos convenios de cooperación internacional en todas las latitudes geográficas con más de dos mil firmados que permiten materializar el intercambio académico”.

“Los profesores cubanos acceden a programas en universidades extranjeras que influyen en su formación docente e investigativa”.

Apuntó que muchos de los que asisten a universidades, fundamentalmente de Europa, realizan estancias de investigación que les permiten desarrollar tesis de doctorados, mediante las cuales obtienen resultados importantes para las investigaciones que llevan a cabo en Cuba.

Otra de las modalidades son los proyectos de cooperación internacional mediante los cuales se reciben en las universidades del país infraestructura y equipamientos de última tecnología.

La directiva de la educación superior de la Isla informó que otro aspecto importante es el convenio integral con la República Bolivariana de Venezuela que se desarrolla desde el 2006.

“Se efectúan programas de posgrado fundamentalmente maestrías y doctorados que imparten profesores cubanos a sus homólogos en ese país; hasta la fecha se cuenta con más de mil graduados”.

Dijo que otra cuestión de relevancia es la participación de estudiantes y profesores venezolanos en eventos y simposios científicos realizados en Cuba.

De trascendencia resulta también el programa de becarios extranjeros mediante el cual la mayor de las Antillas graduó desde 1961 a la fecha más de 50 mil profesionales de todos los continentes.

Actualmente estudian en universidades adscritas al Ministerio de Educación Superior más de mil 200 jóvenes procedentes de América Latina, África, Asia y Oceanía y Medio Oriente.

Cinco décadas después de la campaña de alfabetización cubana en 1961, países como Venezuela, Bolivia y Nicaragua alcanzaron esos objetivos con fórmulas ajustadas a sus condiciones, como el método cubano de alfabetización “Yo, sí puedo” y de posalfabetización “Yo, sí puedo seguir”, que permitieron que hasta el momento en 30 países más de 9 millones de personas aprendieran a leer y escribir y avanzaran hacia nuevos niveles de enseñanza.

Radio Rebelde


VOLVER