A los éxitos que ha acumulado la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI) en este 2015 acaba de sumarse uno más: la institución recibió el certificado que avala la actividad de producción y desarrollo de software con el Modelo de Madurez de Capacidad Integrada – conocido como CMMI, por sus siglas en inglés- nivel 2.

Este reconocimiento legitima las buenas prácticas en la gestión de software. Hay otros niveles superiores que acreditan diferentes atributos de la producción de software, pero el nivel 2 marca una etapa en la que se comienza a tipificar características en la producción.

Para obtener más detalles sobre este resultado conversamos con la Doctora Miriam Nicado García, rectora de esta universidad.

“Cuando se certifica el nivel 2 se evidencia que la producción está bien documentada, bien dirigida y bien organizada. Para nosotros es muy bueno que desde fuera se percaten de que tenemos esas buenas prácticas. Esto garantiza que cuando se instala un software en una entidad no se aprecien errores.

“Cuando el software se despliega, lo hace con muy pocos márgenes de errores porque detrás hay buenas prácticas en su ejecución y eso nos da una visibilidad internacional muy grande. De ahora en adelante al hablar de la UCI podemos comenzar diciendo: Universidad de las Ciencias Informáticas, procesos productivos certificados CMMI y eso es un sello de calidad.

—¿Cuál es el impacto de este resultado en el proceso de informatización de la sociedad cubana?

—Tener en Cuba una institución que se encuentre internacionalmente certificada en su proceso productivo le da madurez a la informatización de la sociedad, porque hay una institución medida como capaz de producir software para el país y para el mundo con calidad.

En este momento tenemos muchísimos compromisos para lograr informatizar la sociedad de una manera rápida y segura y este es un paso que permite la seguridad en la informatización, porque cuando se informatiza con buenas prácticas, asegura que esa informatización reúne todos los requisitos en su gestión.

Con esto el país ha ganado y ha ganado toda la política de informatización de la sociedad cubana.

—¿Aspiran a obtener resultados similares en la parte docente o a llegar a los niveles más elevados del CMMI?

—Sí. Nosotros en el mes de enero de este año acreditamos la Maestría en Gestión de Proyectos de Software como una maestría de excelencia.

Ahora estamos certificando internacionalmente la producción de software y antes de que culmine el año aspiramos a acreditar el proceso de formación en la universidad.

Si nosotros logramos culminar el 2015 con una parte del postgrado acreditada, así como el proceso productivo y el proceso de formación, sería un 2015 de lujo para la UCI y estaríamos cumpliendo de manera muy buena con lo que nos trazamos para este año.

En una universidad cubana nunca hay un punto final. Siempre tenemos que crear, que lograr mejores resultados, innovar, ponernos en función de la sociedad, buscar nuevas vías de desarrollo, pero creo que un buen paso ha sido esta certificación y lo demás que tenemos previsto.

—¿Cuántos estudiantes tienen en este momento?

—En este momento tenemos una altísima matrícula en el primer año de 1 056 alumnos, y otros 1 700 en el resto de los años, lo que conlleva a que nuestra carrera tenga en estos momentos 3 000 alumnos de todo el país aproximadamente.

El claustro es relativamente joven. Cerca del 70% tiene menos de 35 años, pero es una fortaleza y un reto la juventud combinada con la experiencia. Todavía permanecen en la universidad muchos docentes que son master, doctores, profesores titulares, auxiliares y lo que estamos haciendo como política es lograr que los más jóvenes también aspiren en su momento a lograr maestrías, doctorados, diplomados, que les den la posibilidad de crecer como profesionales.

Granma

Volver