Continúan las repercusiones y las posiciones encontradas por la reforma educativa en el nivel universitario

  • La máxima autoridad de nuestro Plantel, en todo caso, plantea que el proyecto presupuestario del Gobierno “es, en general, una buena noticia para los estudiantes”, porque quienes estén dentro de los primeros 5 deciles “no van a tener que pagar ni matrícula, ni arancel, ni nada”.
  • La autoridad aseguró que en los próximos días se contará con un análisis acabado de la situación particular de nuestra Universidad, que tiene casi al 70 por ciento de sus estudiantes entre el primer y el sexto decil.
  • El rector manifiesta su cautela ante el nuevo escenario, porque “no sé si las cantidades son las necesarias. El aumento neto de recursos para la gratuidad será del orden de los 252 millones de dólares. Eso es menos de los US$ 500 millones que se mencionaron al principio. Pero, finalmente, constituye un aumento importante para favorecer a algunos estudiantes que, me imagino, están sin becas ni créditos. También ayudará en el diferencial que se producirá entre el arancel regulado y el arancel real”.

Luego de meses de especulaciones, el Gobierno entregó luces concretas de cómo será la primera experiencia de gratuidad en la educación superior durante el año 2016.

Entre otros aspectos que quedaron consignados en el Proyecto de Ley de Presupuesto para el próximo año, se decreta que podrán acceder a la gratuidad las 25 universidades pertenecientes al Cruch; las privadas que tengan 4 o más años de acreditación, que no tengan fines de lucro y aseguren algún tipo de participación en organismos colegiados; y los IP y CFT’s acreditados y sin fines de lucro.

Los beneficiados serán los estudiantes que estén entre el primer y el quinto decil, esto significa que en sus hogares deben tener un ingreso per cápita no superior a los 154 mil pesos y que, según proyecta el Mineduc, debieran ser unos 200 mil jóvenes.

Serán destinados al financiamiento de la gratuidad 536 mil millones de pesos, pero sólo 177 mil millones de ese total son recursos adicionales. El resto es redistribución.

Por lo mismo, el rector de la U. de Santiago, Juan Manuel Zolezzi manifiesta su cautela ante el nuevo escenario, porque “no sé si las cantidades son las necesarias. El aumento neto de recursos para la gratuidad será del orden de los 252 millones de dólares. Eso es menos de los US$ 500 millones que se mencionaron al principio. Pero en fin. Constituye un aumento importante para favorecer a algunos estudiantes que, me imagino, están sin becas ni créditos. También ayudará en el diferencial que se producirá entre el arancel regulado y el arancel real”.

Por lo mismo, el rector de nuestra Casa de Estudios cree que el anuncio “es una buena noticia para los estudiantes, en general. Tanto para los de la Universidad de Santiago como para los estudiantes que estén dentro de los 5 primeros deciles, porque desde el próximo año no van a tener que pagar ni matrícula, ni arancel, ni nada. Van a estar absolutamente financiados por la institución y la institución, a su vez, a través del Estado”.

Según la autoridad, casi el 70 por ciento de los estudiantes de nuestro Plantel están entre el primer y el sexto decil, “así que deberíamos tener entre el 1 y el 5 a un 60 por ciento de estudiantes”, aunque declinó dar cifras más concretas, ya que la compleja situación vivida en los últimos meses “nos privó de poder tener un análisis más propio con los antecedentes actualizados, pero lo tendremos en los próximos días”, aseguró el rector.

¿Beca?

Hace algunos días y antes que se conociera el detalle del Presupuesto 2016, el rector Zolezzi había asegurado que la gratuidad tenía “olor a beca” y hoy, al saber concretamente los datos, cree que “no es muy distinto a una beca, porque finalmente no sé cómo se va a transformar la glosa ‘Financiamiento del acceso gratuito a las instituciones de Educación Superior 2016’ para que no sea más que una beca”.

Analiza que podría ser a través de un decreto de la Contraloría General de la República, pero como está presentada hoy “las características que tiene, son parecidas” a una beca.

Finalmente Zolezzi cree que “aquí lo importante son los recursos que le van a llegar al joven y bajo las características que le llegarán. En este caso, va a tener recursos que llegarán a la Institución, pero él va a tener el derecho de estudiar gratuitamente en la Universidad”.

USACH

Rector Vivaldi: “La educación en Chile tiene situaciones aberrantes”

El Rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, se refirió a la gratuidad en la educación superior, luego que la ministra Adriana Delpiano explicara cómo se van a entregar los dineros en el país.

“El aporte a la gratuidad es una muy buena noticia para muchas familias. Ellos pueden sentir que ya tienen un derecho adquirido. Para nosotros, como universidades estatales, es una alegría reencontrarnos con estos estudiantes que no tienen la categoría de clientes, de transacción, eso lo consideramos un avance relevante”, dijo la máxima autoridad de la Universidad.

“Otro avance es que vamos a recibir fondos para hacer docencia a los estudiantes. Es importante que se inicie una tendencia a poner el financiamiento en las universidades, como instituciones”, profundizó.

El Rector Ennio Vivaldi aseguró que como establecimientos estatales están alegres con el tema de la gratuidad. Sin embargo, insistió en que esperan poder retomar un sistema de universidades estatales, “que hayan fondos para el conjunto de las universidades, para poder reafirmar los conceptos de docencia e investigación”.

Sobre los cálculos de gratuidad con relación a los aranceles al interior de la Universidad de Chile, el también presidente del Cuech aseguró que “se vuelve a evidenciar, por culpa de un sistema desregulado, que se castigan dos cosas con la gratuidad: aquellas universidades que hicieron esfuerzos para dejar de becar a los estudiantes de los dos primeros quinteles, no verán reconocido su esfuerzo, sino que deberán seguir invirtiendo; además, para un mismo nivel de acreditación, la universidad que cobrara más, va a recibir más, castigando a quienes han decidido mantener precios más bajos”, explicó la autoridad.

Por eso, insistió en la necesidad de cambiar estos métodos, de regular el sistema, para que este tipo de situaciones no se repitan. Ennio Vivaldi, entregó como ejemplo, el aumento en el presupuesto al crédito con aval del Estado: “Podemos imaginarse qué tipo de conversaciones tuvo esto”, dijo reiterando las desregulaciones propias de la educación superior en Chile, principalmente, porque un tercio de los recursos de ese tipo de financiamiento va directamente a las universidades privadas.

“La otra cosa obvia que se ha evidenciado es que hoy, por primera vez desde el 81, nos preguntamos qué tipo de universidades deben ser avaladas con este crédito. Además, nos preocupa cómo se van a manejar los dineros, porque los que llegan a las universidades estatales pasan por entidades contraloras, pero ¿la que se le entregará a las demás casas de estudio?, no lo sabe nadie”, criticó haciendo un llamado a elevar la transparencia en las universidades estatales que reciban recursos del Estado.

“Se evidencian por doquier las falencias de un sistema desregulado, en que no hay ningún respeto por el estudiante a quien se le hace pagar por la universidad, pero no se le garantiza la calidad”, agregó el Rector insistiendo en las “situaciones aberrantes que tiene el sistema”.

A nivel de administración interna, el Rector recordó que la Universidad de Chile, por iniciativa propia, ya entregaba casi total gratuidad para los dos primeros quintiles, por lo que en grandes términos, no será un gran cambio el que se registrará con la nueva fórmula de gratuidad impulsada desde el Mineduc.

En otros términos, el Rector dijo que como consorcio de universidades estatales les preocupa, como universidades estatales, que en el desglose del presupuesto no existen fondos significativos para las nuevas universidades estatales. “Como Universidad tutora, tengo el deber de notificar esto”.

Ennio Vivaldi aseguró que, de los trámites más importantes que quedan durante este año, el principal será la discusión que se dará en el Congreso: “Pensamos que ha habido una ligereza, una irresponsabilidad, en la forma en que se ha discutido el tema de las universidades”, acusó el doctor haciendo un llamado a las autoridades para que esta forma de discusión, cambie.

Radio UChile

Confech: gratuidad universitaria es una beca “encubierta”

El proyecto de gratuidad recibió la crítica de los estudiantes que sugieren un engaño de parte del Gobierno

La vocera de la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), Valentina Saavedra, criticó el proyecto de gratuidad en la educación universitaria y que según los planes del Gobierno, debería comenzar este 2016.

Sobre la manera en que se está presentando el proyecto, Saavedra dijo que “si ellos quieren decir que va a haber gratuidad a través de fondos basales y que dependen de la situación particular de cada estudiante o cuánto tiempo están en la carrera, claramente eso es un voucher encubierto”, dijo a Radio Bío Bío

“No es tiempo para que el Gobierno crea que nos puede ver la cara”, agregó Valentina Saavedra, quien también es la vocera de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile.

Cabe mencionar que el proyecto de gratuidad universitaria no sólo a recibido críticas de los estudiantes, sino que también de parte de los miembros del Consejo de Rectores (Cruch). En ese organismo, también apuntan a que la fórmula es una beca encubierta e incluso apuntan a que la aplicación de este proyecto no alcanzaría a solventar los gastos de una carrera en general.

Para el Gobierno, la jornada de este miércoles es clave. Ello pues la Presidenta Michelle Bachelet anunciará en cadena nacional cuál es el presupuesto que pedirá y se estima que ahí se anunciarán más detalles del proyecto de gratuidad.

Publimetro

Sólo un 41,4% de los egresados de colegios municipales ingresa a la educación superior de forma inmediata

Distintas iniciativas buscan generar igualdad de oportunidades en el acceso a la educación superior. Si en el caso de la educación particular pagada un 77% accede de forma inmediata a una institución de educación superior, la cifra en los establecimientos municpales la cifra representa sólo un 41,4%.

De acuerdo al último Informe de Acceso a la Educación Superior en Chile, elaborado por el Servicio de Información de Educación Superior (Sies) del Ministerio de Educación, de los 238.718 estudiantes egresados de enseñanza media el 2013 sólo un 49,5 por ciento de ellos logró ingresar a la educación superior.

En este escenario, son los establecimientos municipales quienes poseen el menor porcentaje de acceso. Si de los egresados de la educación particular pagada un 77% accede de forma inmediata a una institución de educación superior, en el caso de los estudiantes de establecimientos municipales esa cifra sólo alcanza a un 41,4 por ciento.

Si bien desde el año 2011 al 2013 se produjo un aumento de casi seis puntos porcentuales en términos de cobertura de los estudiantes que acceden a la educación superior, situación que también se ve en el caso de alumnos que provienen de establecimientos particular subvencionados, que pasan de 46,8% a un 50,4%, todavía resulta necesario generar iniciativas que busquen nivelar y otorgar igualdad de oportunidades. El Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (Pace) del Mineduc es uno de ellos.

El talento no discrimina

Se trata de la tercera medida comprometida por la Presidenta en sus primeros 100 días de Gobierno para restituir el derecho a la educación superior de los estudiantes más vulnerables del país. La iniciativa, que partió el 2011 como un programa piloto con un presupuesto de mil 190 millones de pesos, este año elevó su presupuesto a 6 mil millones, aumentando su cobertura de 69 a 339 establecimientos.

El objetivo que los estudiantes de sectores más desfavorecidos puedan optar a un sistema de acceso especial para el ingreso a la educación superior. Un programa que prioriza los resultados obtenidos durante la educación media, por sobre otras variables. En ese sentido, el factor que más pesa es el acompañamiento de los estudiantes durante la educación media.

La idea es detectar vocaciones, reforzar conocimientos, fortalecer aptitudes y generar en los estudiantes las herramientas socioemocionales que les permitan acceder y permanecer en la enseñanza superior.

Según explica Jaumet Bachs, coordinador nacional del programa que este año trabajará en colaboración con 29 instituciones de educación superior, la diferencia respecto a otras iniciativas, como el propedéutico, es que todos los estudiantes pueden acceder a las actividades del programa, sin distinción de rendimiento académico. Sólo al final de cuarto medio se determina quiénes tienen un cupo a la educación superior ¿Cuáles son los requisitos? Egresar de la educación media con 710 puntos ranking o en el 15% de mejor rendimiento de su establecimiento, aprobar satisfactoriamente las actividades de preparación del Pace durante la educación media y rendir la PSU (aunque no se considera puntaje). Esto porque la idea del programa no es sólo que los estudiantes ingresen y que estudien de manera gratuita. También que no deserten, por lo que la iniciativa contempla una nivelación académica, además de un acompañamiento psicosocial que asegure que egresen de la institución a la que accedan.

”Los talentos están distribuidos en todos los sectores de la población. Esta iniciativa nos permite identificar a los alumnos talentosos en los establecimientos más vulnerables de Chile, ofreciéndoles una vía de acceso garantizado a la educación superior y acompañándolos durante los primeros años para que permanezcan en el sistema”, dice Jaumet.

El representante del Mineduc señala que cuando los estudiantes y sus familias ven que hay nuevas oportunidades académicas, cambian su disposición al aprendizajes. “Hoy no todos los estudiantes tienen las mismas oportunidades, por lo que estamos perdiendo talentos. Con este programa buscamos generar mayor equidad y calidad en la educación superior, identificando a los alumnos con alto rendimiento académico en los colegios y liceos, de manera que aporten a las instituciones de educación superior diversidad social y un alto potencial académico”.

Actualmente Pace trabaja con 56 mil estudiantes de educación media, quienes participan en las acciones de preparación y acompañamiento que desarrollan 27 universidades y 2 centros de formación técnica e institutos profesionales. La primera generación de estudiantes de los establecimientos Pace que comenzaron el año 2014 tendrá mil 142 cupos garantizados en la educación superior, en marzo 2016; mientras que la segunda generación, que hoy está en tercero medio, tendrá cuatro mil 642 cupos garantizados el 2017.

La posibilidad de elegir

Bárbara Soto es periodista. Sin embargo, la ganadora del premio Mujer Impacta 2015 siempre tuvo interés por el tema educacional. Participó del programa Enseña Chile durante dos años y, luego de conocer la realidad y necesidades de los colegios más vulnerables del país, decidió aportar soluciones. Así nació “Yo Elijo”, el primer after school de Chile. El objetivo es muy claro. Que todos los estudiantes, independiente de su origen, tengan la posibilidad de elegir su futuro.

“Nosotros creemos que, lamentablemente, en Chile la gente no tiene la posibilidad de elegir lo que hace. Y eso es porque tu cuna decide tu futuro. Pareciera que uno está predeterminado. Entonces ‘Yo Elijo’ nace con la idea de dar esa oprotunidad”, dice Soto.

Según explica el programa, que nació el año 2011 como un preuniversitario social, tuvo un giro cuando se dio cuenta que no sólo bastaba con asegurar el ingreso a la universidad, tarea que hasta ahora cumplen en un 100%. También es necesario asegurar la permanencia de los estudiantes en la educación superior. “Fue ahí cuando decidimos tomarlos desde tercero medio, no sólo para prepararlos para entrar, sino para permanecer. Hoy ellos no sólo obtienen becas que cubren por completo sus carreras. Hoy ellos están firmes porque nosotros los apoyamos durante toda la carrera. Nuestro trabajo comienza desde el primer día de 3º medio hasta el último día de la universidad”.

Si bien, hasta ahora no ha egresado ninguna generación, ya que esta modalidad de acompañamiento comenzó sólo el año 2013, hasta ahora no han tenido ningún caso de deserción.

El programa, que actualmente trabaja sólo con colegios municipales, y en sectores vulnerables, tiene 150 niños y un equipo de 52 profesionales. “Nosotros no sólo nos preocupamos de la PSU. Tenemos escuelas de talento, una escuela de rock, de rugby, etc. La idea es que los niños se desarrollen de manera transversal y tengan la posibilidad de elegir. Y creo que ahí está la clave. En que tengan la posibilidad de optar a otras cosas. Además les damos mucha importancia al afecto y a que ellos sepan que siempre pueden contar con nosotros. Y cuando digo siempre, me refiero a que si en la universidad necesitan un profesor de química para la tarde, porque al otro día tienen prueba, nosotros lo gestionamos inmediatamente y lo tienen. Entonces no sólo se trata de tener una formación académica sólida, que la tenemos; también de formar valores y carácter”.

Desde las universidades

Quienes también se han preocupado de velar por la equidad en el ingreso a la educación superior son algunas casas de estudios, que han instaurado diferentes sistemas para abordar el problema. Una de ellas es la Universidad de Chile, que a través de su Sistema de Ingreso Prioritario de Equidad Educativa (Sipee) busca que cientos de jóvenes de liceos municipales de todo el país logre ingresar a la Casa de Bello través de una vía alternativa.

El objetivo de Sipee es que estudiantes vulnerables con destacado rendimiento académico, que no alcanzan el puntaje necesario para ingresar a la carrera que quieren, logren entrar a una de las instituciones de educación superior más destacadas del país por una vía alternativa. Entre los requisitos para postular se incluye el ponderar más de 600 o 650 puntos en la PSU, dependiendo de la carrera a la que se desee ingresar, optar en primera preferencia a la Universidad de Chile, cursar el cuarto medio durante el 2015, haber cursado toda la enseñanza media en liceos municipales y tener un promedio de notas de primero a tercero medio igual o superior de 5.5.

Son 450 cupos que permiten ingresar con puntajes inferiores a los que se exijen en el proceso de admisión regular. Al respecto, la directora de Pregrado de la Universidad de Chile, Leonor Armanet, explica que Sipee representa el compromiso por la equidad e inclusión que siempre ha tenido la universidad. Y, por lo mismo, la institución realiza un trabajo que permite que los estudiantes no deserten en una institución con altos estándares de exigencia. “En su proceso formativo se deben disponer de ciertos mecanismos de apoyo, y en eso también somos coherentes con nuestro modelo educativo, donde el estudiante ingresa a un proceso integral de formación”.

Publimetro

Volver

Categorías:Chile

Comentarios Cerrados

© 2017 Noticias de América Latina y el Caribe. ; 11 de Diciembre, 2017