Con el propósito de participar en el Solar Decathlon, considerado a nivel mundial el concurso más importante en el ámbito de eficiencia energética y responsabilidad, la universidad de La Salle invitó a sus estudiantes de noveno semestre de la facultad de arquitectura a hacer parte del proyecto que representaría al plantel.

Esta versión del certamen se realizó el año pasado en Cali, Valle del Cauca, y según Carlos Nader, profesor de arquitectura de La Salle, esta es una situación inusual ya que siempre se desarrolla en Estados Unidos o Europa.
De la convocatoria se eligieron 20 estudiantes de arquitectura, que a lo largo del proceso trabajaron con 17 estudiantes más de las facultades de ingeniería de automatización, ingeniería eléctrica, ingeniería ambiental y algunos provenientes de Alemania.

Para concursar, construirían una casa solar autosostenible, tendría paneles solares, un sistema de recolección y almacenaje de agua, además de uso de materiales reciclados para elaborar los muebles y la mayor cantidad de redes.

Una casa pensada para Latinoamérica y dirigida a personas de escasos recursos.

Desde el inicio, el objetivo fue construir una casa solar autosistenible. Nader le contó a EL TIEMPO ZONA que siempre intentaron construir la casa con el menor impacto ecológico posible y aunque afirmó que sabía que iban por buen camino, se sorprendieron cuando la facultad de ingeniería ambiental hizo un estudio que arrojó que la casa tenía un 75 por ciento menos de huella ecológica, que una del mismo tamaño hecha con materiales tradicionales.

Gracias a los 12 paneles solares que lograron que la casa produjera más energía de la que consumía, el Habitec Team de La Salle obtuvo el tercer lugar del concurso, además se llevó una mención de honor en el área de Marketing y Comunicación por lograr darse a conocer en redes sociales y atraer al público visitante.

El concurso, que duró un año, culminó cuando se construyeron los 14 prototipos en un terreno de la Universidad del Valle que se llamó Villa Solar y en el cual aún se puede observar la casa de La Salle.

Para los estudiantes, a quienes les aprobaron este como trabajo de grado, lo más importante fue haber participado en el concurso.

Estudiantes de La Salle armando un segundo prototipo en la sede de la carrera Séptima con calle 174, en Bogotá. Archivo particular

Agua y energía solar, la clave

La casa elaborada por más de 30 estudiantes ‘lasallistas’ estaba comprendida por tres áreas, explicó Kevin Castañeda, egresado de la facultad de arquitectura. Un área social (sala y comedor), servicios (cocina, lavado y baños) y tres habitaciones que podían modificarse.

La casa tiene la cualidad de poder mover los paneles que dividen las habitaciones para crear tres o una sola, de acuerdo con las necesidades de la familia.
Los muebles y el sistema de recolección de agua lluvia, entre otros, fueron elaborados con materiales reciclados y hasta un sistema de calefacción de agua que funcionaba con el sol fue implementado allí.

Si usted visita Cali, aún puede conocer en vivo y en directo el prototipo en tamaño real.

Carolina Delgado

El Tiempo

Volver