Cinco estudiantes de la U.N. Sede Palmira integran el grupo de 300 universitarios que adelantarán procesos de desarrollo sostenible, superación de pobreza, fortalecimiento de gobernabilidad, víctimas y paz, para la recién creada cartera ministerial.

Dos de ellos, Julián Felipe González Tobón y Bryan Fernando Isanoa, estudiantes de décimo semestre de Diseño Industrial, acompañarán la conformación de 25 microempresas de Cartagena (Bolívar), mediante la construcción del modelo canvas, un formato de negocios para el  emprendimiento.

Hasta el momento, se han registrado 21 proyectos de este tipo. En ellos, los estudiantes de la Sede Palmira serán claves para la puesta en marcha de las iniciativas empresariales, en aspectos como el diseño.

La iniciativa partió de un macroprograma llamado “Campus de innovación microempresarial”, que busca innovar los procesos productivos de las organizaciones, y entorno al cual se han reunido diversas instituciones educativas.

Así, “se busca fomentar el comercio local para que genere mayores ingresos y nuevos puestos de trabajo”, señala el estudiante Julián González, quien apoya la iniciativa del programa ‘Manos a la paz’, adelantado por las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y respaldado por el ministro del Posconflicto.

Otro proyecto que recibirá acompañamiento de los estudiantes de la U.N. es el de microfranquicias, que busca la inclusión de microempresas locales a grandes marcas del mismo sector. Por ejemplo, en el sector belleza, la reconocida peluquería local Mónica Cruz, de Cartagena, acogería pequeñas salas de belleza. Con ello, se podría impulsar la generación de empleo.

De esta forma, se busca apoyar e implementar mejoras dentro del marco estructural de cada microempresa, incluyendo a la academia, a través de sinergias que mejoren el crecimiento económico.

“Esta iniciativa está dirigida a población en situación de vulnerabilidad, ya que si se hace con grandes entidades, probablemente el desarrollo quede en manos de personas que ya gozan de estabilidad económica”, destaca el estudiante González.

Los futuros profesionales permanecerán vinculados a estos proyectos por un periodo de cuatro meses. Su selección se dio luego de participar en una convocatoria abierta en enero del presente año, en la que se presentaron 8.000 estudiantes universitarios de todo el país que quisieran apoyar al programa desde su profesión.

En total, fueron 300 los estudiantes seleccionados. De ellos, la Universidad Nacional Sede Palmira cuenta con otros tres diseñadores preseleccionados: Jennifer Rivera, quien trabajará con emprendedores ibaguereños; David Quintana, quien lo hará con villavicenses y, finalmente, Diego Peña, estudiante de ingeniería agrícola, que trabajará con microempresarios caqueteños.

Agencia de Noticias UNAL

Universitarios viajarán a las regiones para apoyar el posconflicto

Unos 300 estudiantes de 70 instituciones participan en programa Manos a la paz, de Gobierno y ONU.

Alrededor de 90 estudiantes de diferentes universidades colombianas se están dando cita en la sede de la Universidad Central (Bogotá) para capacitarse dentro del programa Manos a la paz, fomentado por el Ministerio del Posconflicto y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (Pnud), y que busca apoyar a las regiones que históricamente han sufrido el conflicto armado con proyectos de desarrollo rural y social.

Estos jóvenes se suman a otros 200 que están haciendo lo propio desde otras ciudades del país y que se unieron a la iniciativa para viajar a los municipios que los acogerán desde el 7 de marzo pasado. Dentro de los primeros lugares que se verán beneficiados están El Salado (Bolívar), Tame (Arauca), San José del Guaviare, Quibdó (Chocó), Cartagena (Bolívar) y Tumaco (Nariño), entre otros 196 que hacen parte de esta primera fase del programa.

En esas zonas, los universitarios, que representan a más de 70 instituciones de educación superior colombianas, apoyarán a las comunidades en actividades relacionadas con las carreras que están cursando en este momento.

Algunos de estos programas pertenecen a carreras como administración pública, trabajo social y ciencias ambientales.

Ellos trabajarán con las comunidades durante tres meses, tiempo durante el cual se capacitará a la segunda cohorte de Manos a la Paz. Cabe mencionar que estos estudiantes harán parte de dichos proyectos en calidad de pasantes y recibirán una remuneración económica.

“Este es el preámbulo de la integración de Colombia; hombres y mujeres que en sus prácticas universitarias normalmente no irían a estos lugares. Este programa es una especie de Cuerpos de Paz a la colombiana, porque son personas privilegiadas por estar en una universidad y que prestan un servicio apoyando a otros que lo necesitan”, aseguró Rafael Pardo, ministro del Posconflicto, y agrego que espera que para el próximo año unos 10.000 estudiantes se sumen al proyecto para que viajen a todos los municipios del país.

El Tiempo

Volver