En la mejor universidad del Perú y países parecidos, sus bibliotecas de Humanidades no pasan de los 70 u 80 mil libros. En una Universidad  de EEUU o de Europa, los libros de esta área u otra, que están al pleno servicio  de sus estudiantes superan los 7 u 8 millones de textos. Diferencia abismal para entender la distancia que nos separa la promoción de la cultura y la tentación de  la erudición para el desgobierno.

El comentario viene a propósito del esfuerzo de  40 años que ha significado a la Biblioteca Nacional del Perú, la fundación Arma Plaza y Cedodal, para  publicar Ciudades y Fortalezas  del  Siglo XVII, cartografía española y americana en la BNP,  colección Libros y Manuscritos Raros del Perú, con los aportes  de  archivos y fuentes  de España, Perú y Argentina.

Recorriendo los textos sobre las ciudades amuralladas,  la labor de los ingenieros militares (carrera que entonces no existía formalmente) en la elaboración de planos, la reproducción de  la cartografía  y de textos de ambos mundos, el lector puede apreciar los planos del País Vasco, Cataluña, Baleares, Navarra, Extremadura, Murcia, Andalucía, Gibraltar.

Tenemos ocasión  de conocer Budapest, Messina. Y en cuanto a la América, una decena de ciudades de México. Caribe (Beque, Puerto Rico), Colombia (Santa Marta), las islas Galápagos de Ecuador, Lima, seis  ciudades  de Chile.

Complementa esta visión universal, incluyendo los planos de África y Asia, como Ceuta y Filipinas. En suma,  tenemos la posibilidad de acceder a un libro que nos muestra documentos, mapas, armas,  barcas para trasladar un cañón, las plazas defendidas y atacadas.  Y una profusa bibliografía y planos seleccionados, que evidencian  que el intercambio Europa-América no fue un camino improvisado.

Gobernar, es cultura, es respeto a la creación  y solo así es factible, con la erudición, orientar, desorientar, confundir o destruir. Solo la respuesta coherente, de nuestros mejores intelectuales debe y tiene el derecho de recibir la atención de un Estado  al servicio de las  mejores causas.

Como precisan las primeras páginas de este libro que acaba de ser presentado a la  comunidad, nos pone en valor un fondo documental excepcional que ha pasado desapercibido y plantea interrogantes  medulares relativos  la historia urbana de Iberoamérica.

En boca  de Ramón Gutiérrez, el autor principal, y la documentación que acompaña esta  cartografía, más cartas, descripciones, perfiles costeros y vistas de ciudades, permiten asociar  este material de la administración de los  virreinatos  de Nueva España y Perú. Los planos están fechados entre 1676 y 1692.  Cada documento tiene la  autoría de un destacado profesional de la época.

En el presente, este libro, sin duda cobra importancia sobre las relaciones geográficas, redactadas  durante el  virreinato peruano. Las páginas explican cómo las comunidades indígenas, regiones y provincias del Perú formaban parte de una geografía conquistada  ya cristianizada.

Las relaciones en entonces “no permitian visibilizar”  la existencia de “geografías sagradas”  nativas y pasaban por alto los derechos  de las comunidades indígenas a sus territorios.

Analizar estas páginas, meditando las cosmovisiones  del espacio, permiten hacer  visibles  lo que Ítalo  Calvino habla en sus  Ciudades Invisibles, espacios  transparentes para la convivencia creativa.

La bibliografía que incluye es una viva lección para  emprender y guiar la política  como servicio público.

No se puede construir el futuro, sin conocer o evitando el acceso a las fuentes del pasado. El libro que referimos es un esfuerzo del argentino Ramón Gutiérrez, Félix Benito y la presentación de Ramón Mujica Pinilla director de BNP, del Centro de documentación de Arquitectura Latinoamericana, 2014.

El sueño de los estudiantes es que este  tipo de libros lleguen a todos. La tecnología está a disposición de los que aman a los niños  y desean el uso eficiente de los recursos para acceder a la escuela más alejada de las comunidades  del Perú. La vida empieza por tener un techo digna, una ciudad acogedora y centros de educación al servicio de un mundo local ligado al Mundo.

El Mercurio Digital


Volver