La primera marcha del año organizada por la Confech a nivel nacional, bajo la consigna “Que Chile decida su educación”, convocó a cerca de 180.000 manifestantes a lo largo del país según señalaron los organizadores.

Esta masiva movilización estudiantil, también sirvió como una forma de protesta frente a la crisis política que se vive en el país en el marco de los casos Penta, SQM y Caval. En la manifestación, además se sumaron sectores sociales relacionados con trabajadores y movimientos ambientalistas entre otros.
La presidenta de la Fech, Valentina Saavedra, expresó “nos parece importante que en esta crisis que está teniendo el sistema político se busque una solución real”.

“Creemos que un acuerdo por arriba no va a ser finalmente lo que legitime realmente la política, lo que la acerque a la sociedad en general y creemos que ahí el gobierno tiene algo que decir”, dijo la dirigente.
Saavedra además dijo que “aquí se requiere una respuesta clara, qué están esperando para abrir los espacios para que la sociedad participe y sea protagonista de los cambios”.

“Hacemos un llamado a que haya una respuesta, no puede ser que el gobierno siga en una pasividad, observando cómo cae en una crisis de legitimidad el sistema político, sino acá la política hay que rescatarla en la medida en que esta responda realmente a los intereses sociales”, concluyó la vocera.

En Santiago la marcha terminó con disturbios que se centraron principalmente en la intersección de Ricardo Cumming con la Alameda.

Por su parte el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Austral, Byron Velásquez, dijo que “esta movilización tiene un objetivo no menor, que es dejar en claro a la clase política que los actores sociales del país no están dispuestos a soportar que quienes están vinculados con casos de corrupción como Penta, Caval o Soquimich, voten temas relevantes para el futuro del país como las reformas estructurales”.
Junto con el rechazo a los actos de corrupción, asociados al financiamiento de campañas políticas, los dirigentes emplazaron al ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, a que los haga parte de los procesos legislativos respecto de los proyectos de la Reforma Educacional que aún deben ser enviados al Congreso, tal como lo detalló el vocero de la Cones, Ricardo Paredes.

A su vez, desde Carabineros cifraron en 40.000 al número de manifestantes y lamentaron que 7 funcionarios de la institución resultaran lesionados producto de los incidentes que se registraron al finalizar la movilización.

Además de esta marcha, la convocatoria del movimiento estudiantil contempla un cacerolazo a contar de las 20 horas, como una forma de protesta para aquellos que no pudieron concurrir a la marcha.

BioBioChile


VOLVER