Consternación, dolor, pesar, rabia, produjo entre estudiantes, profesores y ciudadanas y ciudadanos, el asesinato de los jóvenes Exequiel Borbarán y Diego Guzmán, ambos estudiantes de la Universidad Santo Tomás de Viña del Mar y este último, militante del Comunal Quillota de las Juventudes Comunistas (JJCC) de Chile.

La noche del jueves 14 de mayo y primeras horas de la madrugada del 15 de mayo, hubo velatones y manifestaciones en Valparaíso, Santiago, Concepción, Talca y La Serena, para expresar el dolor por la muerte de los dos muchachos y repudiar el hecho criminal.

Valentina Saavedra, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech), concurrió a la manifestación en Santiago y dijo que “las diferencias quedan de lado (en estas situaciones)”. Añadió que “a cualquiera de nosotros nos pudo haber pasado y ninguno de nosotros es delincuente”. Indicó que los jóvenes asesinados “estaban haciendo uso de su libre expresión y de ocupar las calles como todos los estudiantes lo hicimos”. Enfatizó que “no puede ser que la propiedad privada valga más que la vida de las personas, que se defienda la propiedad privada por sobre las vidas”.

El presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (Feuc), Ricardo Sande, declaró que “esto es algo que como dirigentes nos duele mucho, porque es un compañero que está en las calles defendiendo sus ideales y no se puede comprender un acto como éste”.

Ricardo Paredes, de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones), sostuvo que “ni siquiera estamos hablando de represión del Estado, estamos hablando de violencia civil, ése es el legado que ha dejado la Dictadura, el odio de unos con otros”.

El Rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, se mostró conmocionado por el hecho y declaró que se trata de “una noticia terrible, realmente estoy sin palabras. Creo que para toda la gente que vive en torno a las universidades es un hecho lamentable y por supuesto damos las condolencias a los familiares; realmente es una noticia muy trágica”.

La diputada del Partido Comunista, Camila Vallejo, hizo un llamado a que “se deje de criminalizar la protesta social, hay una odiosidad que se incrementa, también hacemos un llamado a que los medios de comunicación contribuyan a que no se siga criminalizando la protesta social”.

El director del Instituto Nacional de la Juventud (Injuv), Nicolás Preuss, repudió el crimen de los dos estudiantes chilenos. Declaró que “hoy vemos con orgullo como los grandes cambios son impulsados por los jóvenes. Son ellos los que salen a la calle a reclamar por más y mejor educación, y estos dos estudiantes estaban marchando en busca de una respuesta a sus demandas”.

Agregó que “como Instituto Nacional de la Juventud expresamos toda nuestra solidaridad a sus familias. Los jóvenes tienen derecho a expresarse por lo que encuentran injusto o requieren, y no terminar por ningún motivo de la forma como culminó la manifestación realizada en Valparaíso. Nunca más queremos esto en Chile”.

El gobierno repudió el asesinato de los dos estudiantes y Mónica Arancibia fue designada Fiscal Preferente para seguir el caso.

Exequiel Borbarán y Diego Guzmán, habrían sido asesinados por disparos de bala ejecutados por Giuseppe Briganti, en cuyo domicilio se encontró el arma, 5 millones de pesos y droga. Este sujeto registra varias detenciones desde el año 2010 por agresiones e informes de prensa indicaron que en redes sociales se jactó de usar armas.

El Martutino

Declaración Pública de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile respecto al asesinato de los compañeros Diego Guzmán y Exequiel Borbarán

Antes los hechos ocurridos el día 14 de mayo del presente, donde fueron asesinados los estudiantes Diego Guzmán y Exequiel Borbarán de la Universidad Santo Tomás de la Región de Valparaíso, como Federación de estudiantes de la Universidad de Chile declaramos lo siguiente:

Repudiamos severamente el uso de la violencia civil que tuvo como consecuencia la muerte de estos dos compañeros mientras se encontraban realizando actividades en apoyo a la convocatoria estudiantil del día 14 de mayo.

Exigimos que estos hechos no queden impunes, y se utilicen todos los medios judiciales de manera efectiva para que se haga justicia. Asimismo, repudiamos a quienes han fomentado y perpetuado un discurso de violencia y odiosidad, expresado en las llamadas “detenciones ciudadanas” que han acontecido en el último tiempo.

Entendemos que este hecho no es un caso aislado, si no que es consecuencia de un modelo social que sobrepone lo individual por sobre lo colectivo, llevando incluso a valorizar la propiedad privada por sobre la vida de las personas.

A su vez, rechazamos el trato que han dado los medios de comunicación a este caso buscando la criminalización de las luchas por la conquista de derechos sociales que permitan dar una salida a este sistema enajenante.

Es nuestro deber como estudiantes no bajar los brazos en la búsqueda de una reforma que consagre la educación como un derecho al servicio de las mayorías del país y no el interés de unos pocos.

Hacemos el llamado a no inhibirnos en la lucha por nuestros derechos, sino que a salir con más fuerza a conquistar la educación por la que hace tantos años nos venimos movilizando, ya que ésta es la mejor manera de mantener vivo el recuerdo de nuestros compañeros.

Fech

Declaración pública de las Juventudes Comunistas ante el asesinato de dos jóvenes estudiantes en la marcha de este 14 de Mayo.

pcch-jjcc

Ante el asesinato de dos jóvenes estudiantes en la marcha del 14 de mayo declaramos:

Con profundo dolor recibimos la noticia del asesinato de dos jóvenes estudiantes en Valparaíso, quienes participaban de la movilización por la educación. Exequiel Borbarán y Diego Guzmán Farías, este último compañero militante del comunal Quillota de las Juventudes Comunistas. Dos jóvenes que cayeron en la lucha por una sociedad distinta, sin ninguna provocación, simplemente realizando propaganda como tantas y tantos hemos hecho durante estos años. A sus familiares, amigos y compañeros, nuestro más sentido pésame.

Ambos compañeros fueron parte de los cientos de miles de estudiantes, profesores, trabajadores de la educación y la sociedad en su conjunto, que salimos una vez más a las calles, en unidad, con masividad y alegría, para conquistar los sueños de una educación pública, gratuita y al servicio de las grandes mayorías. Hemos dicho fuerte y claro que no queremos más una educación segregada, sujeta a las lógicas crueles del mercado, que ha generado endeudamiento en cientos de familias. Y hemos ido más allá: queremos una nueva Constitución, por que no aceptamos una Constitución ilegítima creada a puerta cerrada en los días más oscuros de nuestra historia y que sostiene un modelo injusto. Luchamos por un Chile distinto, un Chile donde hombres, mujeres, niñas y niños vivamos en dignidad, justicia, igualdad y felicidad: un Chile de derechos garantizados por el que nuestros mártires también estaban luchando.

Este hecho nos muestra que ese Chile de derechos aun no existe; que la violencia y el individualismo son elementos estructurales del sistema heredado de la dictadura; que el fascismo contra quienes sueñan con una sociedad distinta y luchan por ella no ha terminado.

Hay sectores políticos de nuestro país que se han sentido con el derecho de frenar los procesos de transformación en curso y han contribuido de distintas maneras a generar un ambiente de criminalización y odiosidad frente a la movilización social. Les decimos claramente: lo acontecido hoy no nos amedrentará ni nos inhibirá. No abandonamos la lucha cuando mataron a muchos de los nuestros para derrotar a la dictadura cívico militar; tampoco lo haremos ahora en la lucha por conquistar nuestros derechos y profundizar la democracia.

La dolorosa muerte de nuestros compañeros confirma la necesidad de seguir luchando. Es por eso que hacemos un llamado a continuar con la movilización, a no amedrentarse, a no permitir que hechos como estos se repitan, a exigir justicia, y sobre todo, a cumplir los sueños por los que Exequiel, Diego, y tantas y tantos compañeros han dado la vida. Ante ellos y nuestro pueblo, prometemos hoy más que nunca, luchar hasta vencer.

jjcc

Camila Vallejo lamenta asesinato de estudiantes en Valparaíso y llama a “no seguir criminalizando la protesta social”

cariola-vallejo-230x230

“Nos interesa mucho que se entienda que este es un derecho, que si bien pueden haber acciones aisladas de violencia, nada puede justificar este accionar, ni de parte de civiles ni por parte de Carabineros. Tiene que resguardarse el derecho social a manifestarse”, expresó la diputada comunista junto a su compañera de bancada Carol Cariola.

Las diputadas comunistas Camila Vallejo y Carol Cariola lamentaron este jueves el asesinato de dos jóvenes a manos de un civil, ocurrido esta tarde después de la marcha estudiantil en Valparaíso.

“Queremos solidarizar con la familia de estos dos jóvenes, también con todos los estudiantes que hoy día se ven afectados porque perdieron a dos de sus compañeros, porque estaban luchando, e insistir que nada justifica la violencia que se ha cometido contra estos dos jóvenes”, dijo Vallejo.

La ex presidenta de la FECh hizo también un llamado a que “se deje de criminalizar la protesta social, hay una odiosidad que se incrementa, también hacemos un llamado a que los medios de comunicación contribuyan a que no se siga criminalizando la protesta social”.

“Nos interesa mucho que se entienda que este es un derecho, que si bien pueden haber acciones aisladas de violencia, nada puede justificar este accionar, ni de parte de civiles ni por parte de Carabineros. Esto tiene que de alguna manera entenderse en profundidad, tiene que resguardarse el derecho social a manifestarse, entendiendo que obviamente hay otro elemento que es el orden público, pero nada justifica un asesinato como este, ningún civil, ningún carabinero puede acometer estas acciones que son brutales”, insistió.

Carol Cariola, por su parte, anunció que “vamos a tomar todas las medidas que sean necesarias, porque creemos que esto no puede quedar en la impunidad, se tiene que hacer justicia de esta situación por los dos jóvenes que fueron asesinados, por dos estudiantes, que tal como en otro momento nosotros, jóvenes estudiantes que fuimos parte de procesos de movilización, salimos a la calle a movilizarnos entendiendo que caminábamos por un país libre, por un país democrático, por un país donde a los jóvenes no se les asesina por marchar”.

“Creemos que esto no nos hace bien, que el país tiene que tomar las medidas, esperamos que el gobierno ponga todos los esfuerzos a disposición, porque de esto tienen que haber medidas concretas de justicia, nunca más en Chile puede volver a ocurrir una situación como esta”, concluyó.

El Mostrador


VOLVER