Expedientes sumarios y actas de la Junta Directiva son parte de los documentos que el Archivo Central de nuestra Casa de Estudios está recopilando, organizando y digitalizando con el fin de permitir a la comunidad universitaria y a la ciudadanía acceder a parte de la historia guardada por décadas en las bodegas de nuestra Universidad. En un nuevo aniversario del Golpe Militar de 1973 el llamado fue a reencontrarse con el pasado y construir desde ahí el futuro.

La necesidad de reconstruir la historia reciente y la búsqueda de la verdad marcaron la ceremonia en la que más de un centenar de académicos, estudiantes, funcionarios y amigos de la Universidad de Chile recordaron los 42 años del Golpe Militar.

El Rector Ennio Vivaldi en su intervención, llamó a los presentes a tomar conciencia de que “los hechos ocurridos en 1973 van a marcar nuestra vida y nuestra cotidianeidad” y, haciendo un explícito homenaje a los ausentes, señaló: “Esa ausencia que sentimos cotidianamente es el llamado más importante a la responsabilidad, a entender las consecuencias de nuestros actos, a darle una dimensión humana a las luchas políticas como la que estamos dando hoy, por recuperar una educación pública en todos los niveles, por volver a tener un sistema de universidades estatales. Eso es lo que está en juego”.

La ceremonia en conmemoración por los 42 años del Golpe, realizada en la Casa Central de la Universidad de Chile, y que fue organizada por la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones, fue encabezada por el Rector Ennio Vivaldi, junto a la vicerrectora de Asuntos Académicos, Rosa Devés; el vicerrector de Asuntos Económicos, Enrique Manzur; y la vicerrectora de Extensión y Comunicaciones, Faride Zeran, entre otras autoridades académicas. Ángela Jeria, galardonada con la Medalla del Senado Universitario 2007, Lorena Fries, directora del Instituto de Derechos Humanos, Valentina Saavedra, presidenta de la FECH y Cristina Tapia, presidenta de la Federación de Asociaciones de Funcionarios de la Universidad de Chile (FENAFUCH), entre otras destacadas personalidades, participaron de la actividad.

Alejandra Araya, directora del Archivo Central Andrés Bello, y quien ha liderado el proceso de desclasificación de documentos del periodo de intervención militar de nuestra Universidad, hizo un repaso por la historia que permitió conocer estos archivos y subrayó la importancia de su recuperación e inclusión en la Colección Archivo Histórico de la Universidad de Chile. “Concluir una historia no es clausurarla, es abrirse a escuchar a las voces y los ecos de esas voces. Es el signo contrario de la imposición desquiciada de la dictadura de declarar pasado el presente”, aseguró Araya.

En su exposición, la directora del Archivo Central advirtió estar consciente de que esta es “una tarea que recién se inicia y que nos obliga a seguir testimoniando, recopilando, escuchando nuestras historias, abrir cajones, sacar las bodegas y abrir los ojos y oídos a una demanda del ahora, del nuevo presente. Una demanda de total democracia, justicia y libertad para construir lo que hoy queremos y merecemos”.

Búsqueda de la verdad

También participó de la ceremonia el profesor Claudio Nash, académico de la Facultad de Derecho y coordinador de la Cátedra de Derechos Humanos, quien refiriéndose a los años de intervención militar de nuestro plantel afirmó: “Sin duda esta violencia fue parte de un proyecto político y cultural que pasaba, entre otras cuestiones, por la destrucción de la Universidad de Chile. No bastó con intervenirla militarmente, con humillarla con autoridades  que no estaban a la altura de la Institución, con desmembrar la presencia internacional de esta casa de estudios, sino que también querían borrar la esencia de la vida universitaria, que es su diversidad, la libertad de cátedra y el espíritu crítico (…) De todo ello quedó registro escrito. La represión al interior de la universidad tuvo pretensiones de legalidad y de eso dan cuenta los archivos de la dictadura”.

Y Nash no solo habló de verdad dentro de nuestra Casa de Estudios, también señaló la necesidad del país de conocer lo sucedido. “Si bien se han tomado medidas para reconstruir la historia de este periodo, aún no sabemos todo lo que sucedió, no conocemos las historias personas y colectivas de dolor y persecución; no conocemos a los seres anónimos que salvaron vidas, no sabemos quienes ayudaron a la dictadura, los que persiguieron, delataron y aterrorizaron: hemos fallado en el conocimiento y el reconocimiento de la verdad, y por eso hoy estamos aquí”.

Finalmente, Antonio Skármeta, Premio Nacional de Literatura 2014 y ex académico de nuestra Universidad, realizó una semblanza de la figura de Freddy Taberna, estudiante de Geografía proveniente de Iquique que fue posteriormente presidente del centro de estudiantes de la Facultad de Filosofía y Educación en 1965 y fusilado en Pisagua en 1973. Luego de relatar algunos episodios de la vida de Taberna, el escritor señaló que éste se ha “ido perfilando en un personaje que trasciende su propia vida, que fue fructífera”.

El homenaje de Skármeta incluyó además la lectura del poema “Balada de Freddy Taberna” del escritor Hernán Miranda.

U de Chile

Texto del botón