Para llegar a más personas, la UNAM es la única institución pública en México que imparte cursos a través de Coursera, plataforma que le da la oportunidad de tener presencia en 124 países y, a los inscritos, la opción de cursar, a su propio ritmo, alguna materia, tema o carrera.

Al terminar el programa virtual se extiende un certificado. Quienes tengan una cuenta de correo unam.mx quedarán exentos de pago, de no ser así es posible solicitar ayuda financiera.

Max Ulises de Mendizábal, director de Tecnologías de la Información de la Coordinación de Universidad Abierta y Educación a Distancia (CUAED) de esta casa de estudios, señaló que por el momento hay dos materias disponibles: Pensamiento Científico y Ser más Creativos.

Giovanni Dubois, gerente de Relaciones de América Latina de Coursera, refirió que con esta alianza las posibilidades de difusión se amplían exponencialmente, pues su infraestructura da acceso a 11.5 millones de usuarios y alberga un catálogo de más de mil asignaturas.

“Nuestra oferta es vasta y abarca desde ciencia, matemáticas, informática y administración, hasta negocios, humanidades y arte. A la fecha, la UNAM ha colaborado con 23 cursos”.

Mooc

El sistema de trabajo se basa en una plataforma llamada Mooc (acrónimo de massive open online course). Al crear una, el profesor debe anticiparse a la mayor cantidad posible de eventualidades y preguntas de los estudiantes, explicó Dubois.

Se recomienda que las sesiones sean cortas —de entre cuatro y nueve minutos— y enfocadas a un concepto. También es deseable aprovechar recursos multimedia que reduzcan la carga cognitiva e involucren a los alumnos.

“Los Mooc están abiertos a todos. Quien desee optar por un certificado puede hacerlo después de cumplir ciertos requisitos. Aquellos que no necesiten el documento omiten los exámenes y toman el curso”, acotó.

Posibilidades de la red

En videoconferencia desde la ciudad estadounidense de San Francisco, Andreina Parisi-Amon, especialista de Coursera, explicó que su sistema de enseñanza no es rígido y se basa en el aprendizaje.

“Tomar una carrera o materia en línea reporta beneficios, como la interacción generada si usuarios de varias partes del mundo coinciden en una temática. Además, los internautas pueden acreditar carreras alternas y en diferentes idiomas con profesores de todo el orbe”, sostuvo.

Aquí cada quien avanza a su ritmo, pues los módulos son intercambiables. Se han dado casos de sujetos que en dos semanas han terminado programas que deberían demorar 42 días, algo conveniente para trabajadores de tiempo completo (70 por ciento de nuestros inscritos tienen más de 30 años, empleo y familia), agregó.

Además, tras ser evaluado a través de cuestionarios o por sus compañeros, el individuo puede obtener un certificado con validez global, concluyó.

Fuente: Dirección General de Comunicación Social – UNAM


VOLVER