Todavía falta para que la primera carrera de cine en Bolivia se convierta en una realidad. El proyecto basado en una investigación de Mauricio Souza y Guillermo Mariaca, que presentaron el libro Las 12 películas fundamentales de Bolivia, consultaron con actores de cine en Bolivia para pensar como debería ser una carrera en cine nacional.

El proyecto pasó por la revisión de Gabriela Paz, que estudió cine en la Universidad Católica de La Paz y de Pamela Romano, licenciada en literatura, que actualmente realizan producciones audiovisuales. Ahora el proyecto y la currícula esperan por una comisión formada por los vicedecanos de todas las facultades, pero ya cuenta con el apoyo de la decana de la facultad de Humanidades, María Eugenia Pareja.

Visiones
“Hoy en día un cineasta boliviano no tiene identidad. Cuando como cineasta quieres abrir tu NIT, no existe tal categoría, entonces yo tengo que jugar. Soy un poco investigadora, también de comunicadora, son como 40 opciones que te dan para explicar qué eres o qué oficio tienes como profesión, porque no está en el sistema nacional, es un detalle chico que te demuestra lo poco creíble que es ante el Estado nuestra situación”, indicó Gabriela Paz.

La carrera tendrá dos orientaciones: documentalización y ficción y contará con un examen de ingreso como cualquier carrera de la universidad pública. “La mayoría de las escuelas de cine en otros países que hemos investigado te ofrecen cine de ficción por defecto y las estrategias de una realización documental son mucho más investigativas, es otro tipo de producción y, justamente, teniendo la base de la facultad de Humanidades, nos parece importante tener esa veta de producción. Por otro lado, Bolivia es un país que históricamente tiene un peso en el documental y es porque el documental trabaja con la idea del cine posible”, comentó Pamela Romano.

Por su parte, Paz añadió: “En Bolivia se hizo un híbrido entre ficción y documental, Vuelve Sebastiana, de Jorge Ruiz y El coraje del pueblo, de Jorge Sanjinés son ejemplos en estas áreas y en saber mezclarlas”.
El principal problema de las escuelas de cine en Bolivia, es que no están en el sistema nacional, por eso uno de los puntos clave de la carrera de cine, es que ofrece una licenciatura en cuatro años. “Queremos reparar este tema, la mayoría de los bolivianos que estudiaron cine lo hicieron fuera y vuelven con un título que no lo pueden convalidar”, agregó Romano.

Ley vital
El martes 29 en La Paz se realizó una charla sobre la Ley del Cine, entre cineastas de Bolivia y el ministro de Cultura, Marko Machicao, que duró 14 horas. Victoria Guerrero, representante del Congreso Nacional del Cine 2013, destacó la creación de un fondo. “Financiará producciones, becas de especialización”, afirmó Guerrero. La financiación de este fondo saldrá de un aporte especial que se les pedirá a los exhibidores de películas y a los que filmen en Bolivia. También deberá salir del Tesoro General de la Nación, aunque por parte del Ministerio prefirieron no hablar de porcentajes. Asimismo, se llegó a un acuerdo sobre la Cinemateca para la preservación de archivos nacionales, financiar esta institución privada y conseguir los derechos de nuevos archivos. Machicao aseguró que se reunirá con representantes del cine en Santa Cruz y Cochabamba

El Deber

Volver