Cada año decrece el número de bachilleres que aprueban el examen de ingreso a las universidades debido a las falencias en la formación secundaria. El Foro Departamental de Articulación entre Educación Secundaria y Universitaria concluyó ayer con la tarea de conformar   una comisión permanente para revertir esos índices.

Uno de los temas  principales del foro  fue el bajo nivel de formación que tienen los bachilleres. “Siempre hay una distancia entre secundaria y universidad; pero ésta se    profundiza cada año, según los propios informes que han dado las universidades del Sistema,  la  Escuela Militar de Ingeniería (EMI) y la Universidad Católica. El nivel del bachiller  cae dramáticamente”, informó el director prefacultativo de la Facultad de  Ciencias Sociales de la UMSA, Federico Zelada.
Aseguró  la deficiente formación que brindan  las unidades educativas se evidencia cada año con la significativa disminución del número de estudiantes que logran ingresar a esa facultad. “En 2014 de unos 1.500 postulantes aprobó el   28%  y este año de los 1.600 sólo aprobó  el 20%. Eso debe preocuparnos”, dijo.
Zelada remarcó que cada año la brecha entre postulantes y aprobados se va profundizando, por lo que considera  necesario hacer algunos cambios a la educación secundaria. Sugiere fomentar las áreas de matemáticas, lenguaje, física y química con la ampliación de horas.
“No queremos bachilleres con cultura general y con una formación simplemente informativa -explica-. Información tiene cualquier ciudadano de a pie, en la universidad se requiere conocimientos profundos y la base sólida para consolidarlos ”.
El vocero del evento,  Ramiro Huanca, -docente de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UMSA-   comentó que una de las áreas que hay que  mejorar con  prioridad en la secundaria es  lenguaje.
“Es el área más débil de la educación boliviana. Los bachilleres no pueden escribir  siquiera una oración, cuando en la universidad se requiere que escriban textos complejos”, apuntó. Y el lenguaje -que articula la lógica de pensamiento- es   transversal para todas las carreras: desde humanidades hasta ciencias puras, sociales e ingenierías.
Según datos de la Dirección Departamental de Educación (DDE), en la  gestión 2014 se graduaron 45.898 bachilleres. No hay datos oficiales de cuántos postularon  a la universidad y de ellos cuántos lograron ingresar.
El director de Secundaria del Ministerio de Educación, Ramiro Cuentas, explicó que  los bachilleres que se graduarán este año “son resultado de una transición entre la anterior norma y la actual Ley Educativa Avelino Siñani-Elizardo Pérez”.
El nuevo modelo, de acuerdo a la ley  vigente es el sociocomunitario productivo. Con él,  los bachilleres egresan con dos títulos: humanístico y técnico.
Prefacultativos “paliativos”
Huanca comentó que los cursos prefacultativos de las universidades se convirtieron en un “curso para paliar  los vacíos y  ausencias de deficiente formación con la que llegan los bachilleres.
Según Zelada,  gran porcentaje de  estudiantes reconoce que los cursos prefacultativos  ayudan a los bachilleres  a “entender el mundo universitario”.

El foro concluyó con la determinación de crear la Comisión Permanente de Articulación entre educación secundaria y  universitaria. “Se espera que la comisión organice talleres, coloquios para reformar el conocimiento”. Los resultados del encuentro paceño se presentarán  en un  foro nacional.

Cuentas: Universidades deben  analizar sus pruebas

Las universidades deben analizar los resultados de sus pruebas para identificar las fallas y fortalezas de los postulantes, afirmó el director de Secundaria del Ministerio de Educación, Ramiro Cuentas.
“Las universidades deben  identificar si los bachilleres fallan en cultura general, matemáticas o  lenguaje, después de una evaluación de las pruebas. Además, hay que  hacer un  análisis de la elaboración y el contenido de las pruebas -saber qué preguntan- para comparar los contenido requeridos  con los abordados en  secundaria. Así se podrá detectar  las  debilidades para revertirlas”, indicó Cuentas.
El docente de  la facultad de humanidades de la UMSA, Ramiro Huanca, dijo que el perfil del bachiller que se requiere en la universidad es de quien practique el    razonamiento lógico y abstracto y tenga competencia para la producción de  textos.
El director Departamental de Educación, Basilio Pérez,  consideró  necesario que la universidad se adapte al nuevo modelo para que los profesionales se formen en las cuatro dimensiones: ser, saber, hacer y decidir. “Tal como manda la ley educativa”.

Página Siete

Foro Educativo propone capacitar para acortar brecha entre secundaria y universidad

La vicedecana de la Facultad de Humanidades, Mirka Rodríguez, explicó el martes que en ese foro educativo existen propuestas y que entre las más interesantes está la de capacitar a los maestros de las unidades educativas como a los estudiantes.

“Una de las propuesta muy interesantes es que se requiere que la universidad participe para la capacitación de los maestros y estos coadyuven a los estudiantes de secundaria; y la otra es la de darles a los estudiantes una orientación vocacional que se inicie desde el primer año de secundaria, de acuerdo a los intereses que tienen cada uno de los bachilleres”, agregó.

Señaló que el objetivo de ese foro que se realiza entre el 16 y 18 de noviembre en instalaciones de la UMSA, pretende engranar el perfil del estudiante de secundaria con el perfil de ingreso a la Universidad.

Por su parte, el director nacional de Evaluación Académica de la Escuela Militar de Ingeniería (EMI), Luis Guachalla, señaló que ya no solo es un escuchar y un teorizar la educación, sino es más que todo ver al estudiante como un ser participante y no como un objeto receptor.

“La formación basada en competencias involucra el ser, el saber, el hacer y el decidir, la que está plenamente ligada con la competencia que debe tener el estudiante,”, acotó.

Recordó que cada año al menos 800 estudiantes ingresan al primer semestre de las distintas carreras que ofrece la EMI, pero que de estas tan solo 200 pasan al segundo semestre o continúan sus estudios.

A su juicio, todo se enmarca en el nivel de exigencia y el nivel en el que egresan los estudiantes de secundaria “tal vez la educación es un poco débil y no satisface los requerimientos de la universidad”.

El secretario académico de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), Ismael Quispe, solicitó integrar la educación del bachiller con la universidad para tratar de reducir estas brechas de formación, conocimiento, habilidades y destrezas.

Reveló que a la UPEA cada año se postulan 15.000 estudiantes de los que 10.000 ingresan a carrera.

Ansur

La UMSA pide a los colegios reforzar cinco asignaturas

Lenguaje, Matemáticas, Física y Química son materias que requieren fortalecimiento en los colegios para mejorar la formación de bachilleres y así aumentar sus posibilidades de ingreso a las universidades públicas, según el Foro de Articulación de la Educación Secundaria y Universidad.

“Hemos planteado trabajar en estas áreas, además de tecnología. En la reunión preparatoria de la UMSA salió claramente (la necesidad) de lenguaje porque la mayoría de los docentes se quejan de que los estudiantes no saben leer ni escribir bien”, informó Mirka Rodríguez, vicedecana de Humanidades y Ciencias de la Educación y coordinadora del foro.

Dicho evento es organizado con la Dirección Departamental de Educación (DDE) de La Paz, con el objetivo de consolidar una articulación entre la educación secundaria y la universitaria. El evento fue inaugurado ayer en el auditorio de Ciencias Sociales y concluirá hoy, a las 18.00.

En una reunión previa al foro se observó que los bachilleres llegan a la casas de estudios superiores, del sistema público, con contextos distintos de formación con relación a contenidos, bibliografía y procesos de aprendizaje, apuntó Ramio Huanca, docente de la UMSA y organizador.

Según Rodríguez, inclusive las facultades de Ciencias Puras y de Ingeniería piden a estudiantes que tengan una lectura de comprensión. “Se les plantea problemas y ellos tienen que saber discernir los datos que se les pide, pero eso es lo que no hay”. El problema de la comprensión de la lectura y escritura, como base para los trabajos de monografía y la misma tesis, se identifica en los primeros semestres, cuando hay bastantes quejas de docentes, dijo la vicedecana.

Libros. La Facultad de Humanidades presentará en el foro Palabra Viva, de Wálter Navia, un libro para la lectura de comprensión y producción de textos, como propuesta para los estudiantes de secundaria, explicó Huanca, docente de Literatura. Este texto se usa principalmente en los colegios privados como libro base para lectura, indicó Rodríguez.

En el primer día del foro, la DDE de La Paz expuso sobre el perfil del estudiante del sistema educativo.  “El alumno no solo tiene formación técnico humanística, sino que ha desarrollado otras áreas como el teatro, danza y música”, resaltó el director de la DDE, Basilio Pérez.

A decir de Huanca, el nuevo modelo educativo tiene vigencia hace tres años, por lo que aún falta tener resultados de su implementación. Pero observó que no se haya convocado a las universidades para su tratamiento, para así crear esta vinculación con la educación superior. Según el programa del evento, los contenidos, lineamientos metodológicos y referencia bibliográfica que se usan en colegio serán analizados hoy.

Sectores en el evento

Educación

En el Foro de  Articulación de Educación Secundaria y Universidades participan la DDE de La Paz, la UMSA, el magisterio paceño, representantes de colegios privados e instituciones educativas.

La Razon

Volver